Prueba a fondo

Porsche Cayenne GTS

Mezcla de SUV y deportivo, el Porsche Cayenne se las apaña para no dejar a nadie indiferente. Su nueva versión GTS toma claro partido por las prestaciones. ¿Cómo le ayuda la tecnología a romper el crono?

Imagen frontal del Porsche Cayenne GTS

Qué debes saber sobre el Porsche Cayenne GTS:

Que es uno de los Porsche más ‘veteranos’ del catálogo. Salvedad hecha, claro está, del mítico 911, el Cayenne es ya una denominación con historia propia. Surgió en 2002, en un momento en el cual la casa de Stuttgart se encontraba explorando otros formatos diferentes al cupé de dos puertas. No sólo se convirtió en su primer SUV, sino también en el primer Porsche -comercial- de la historia con cuatro puertas, años antes de la aparición del Panamera. Asimismo, fue el primero en estrenar una mecánica híbrida -la cual pusimos igualmente a prueba en su día-.

Que la versión GTS representa la deportividad de la gama. Al igual que el resto de modelos, las siglas GTS anuncian un carácter deportivo sin ambages. En este Cayenne, se traduce en los 460 CV que emanan de su 4.0 V8. A pesar de lo escandaloso de la cifra -y como leerás más adelante-, mantenerlos bajo control es sencillo gracias a la transmisión automática PDK, la tracción integral y las diversas modalidades programables de conducción que ofrece.

Que, además de deportivo, es tecnológico. Esta terminación incluye de serie elementos como el control de crucero, el control de estabilidad, la frenada automática de emergencia, arranque sin llave o sensores de aparcamiento delanteros y traseros. Pero el verdadero ‘jugo’ está en la lista interminable de opcionales: techo panorámico, chasis activo con suspensión neumática, dos equipos de audio de alta fidelidad… Nuestra unidad incorporaba algunos de ellos, dejando una tarifa final sólo apta para bolsillos solventes: aproximadamente, unos 161.526€ en total.

“El apellido ‘GTS’ no es ningún adorno en el Cayenne. Corre, ‘curvea’ y se sostiene como se espera de un deportivo de palabra y obra. La tecnología lo hace posible. ¿Qué hay de malo?”

Nada puede -ni debería- tener en común el trabajo del periodista con la más mecánica de las tareas. Pero, de cuando en cuando, sucede que no te hallas tan ‘inspirado’ como de costumbre. Y, entonces, rezas a todos los dioses para que te toque analizar el vehículo más común posible. Algo que no levante ni polémica -evitando malgastar tinta en disquisiciones que no llegan a ningún sitio-, ni pasiones -evitando ser el centro de miradas indeseadas-.

Vaya fortuna la mía.

Digo, porque me encuentro ante un Porsche Cayenne GTS. Si, ya de por sí, hablamos de un modelo que lleva casi veinte años -se dice pronto- creando úlceras entre los puristas de la marca, lo de este ejemplar en concreto es ‘demasié’. Desde fuera, su ‘Rojo Carmín’ -toma nota: un opcional de 2.715€- y sus trabajadísimas llantas multiradio de 21 pulgadas conforman una estampa muy acorde con la actual noción de ‘estilo VIP’. Vamos, que no desentonaría en manos de una estrella del pop o un futbolista de Primera División.

Lo sabe, y lo lleva con orgullo: ha nacido para llamar la atención. También la mía propia, aunque -tomando ya mi actitud probadora- lo hace de otro modo, cuando me veo obligado a apretar el botón de la -preciosa- llave para abrir un coche con un valor de seis cifras. Y es que, de serie, la única función ‘manos libres’ disponible es el arranque. Si quieres olvidarte por completo de que la llevas encima -como ocurre con la mayoría de automóviles modernos-, deberás pasar por caja.

Pero dejemos este detalle a un lado, y vayamos a lo mollar. Independientemente de la forma que tenga cada uno, en un Porsche siempre te sientas igual. A la manera de las carreras, te ‘hundes’ en un asiento que no te va a soltar, y el centro del volante casi aparece en línea frente a tus ojos. Puedes intentar acomodarte a una postura más ‘estándar’ -cuentas con mil y un ajustes eléctricos para ello-, pero mejor no lo hagas. Porque, como también se dice de las academias de inglés… el resto de coches te han enseñado a sentarte ‘mal’.

Interior del Porsche Cayenne GTS

Un cuarto de vuelta a un llavín-interruptor de arranque, y el Porsche Cayenne GTS cobra vida. Y te das cuenta de que esas tres letras no están ‘de adorno’. Corre, ‘curvea’ y se sostiene como debería hacerlo un deportivo de palabra y obra. Se puede debatir sobre la sensatez de que una ‘mole’ de 2.200 kg acelere de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos. O sobre lo ilógico de sus 460 CV y 270 km/h de velocidad punta, únicamente aprovechables en un circuito… o en la ‘Autobahn’. Pero está meridianamente claro que la tecnología actual lo hace posible. Y no hay nada de malo en ello.

Todo un culturista

Hechos a la idea de que la discreción no será nuestra divisa, pasamos a decidir la mezcla de ‘espíritu racing’ que queremos probar hoy. El selector de modos de conducción nos lo facilita: ‘Normal’, ‘Sport’, ‘Sport Plus’ y el configurable ‘Individual’. Puedes seleccionar el que más te apetezca, y hacerlo con la tranquilidad de que notarás las diferencias entre ellos. Según le pides más ‘radicalidad’, la dirección se endurece sobremanera, el acelerador enloquece con rozarlo y la suspensión neumática gana firmeza hasta parecer casi unos amortiguadores ‘coil over’ de competición.

Selector de modos de conducción del Porsche Cayenne GTS
Menú de modos de conducción del Porsche Cayenne GTS

Ya que hablamos de esta última, mencionar que cuenta con sus propios ajustes para complicarte todavía más la elección. Son cuatro niveles de altura con respecto al suelo: ‘Bajo’, ‘Medio’, ‘Alto’ y ‘TT’. Tendrás que combinarlos con los ‘presets’ del diferencial electrónico -‘Nieve’, ‘Barro’, ‘Arena’ y ‘Carrera’- para extraer el máximo partido de su tracción integral en cada situación.

A todo esto, el rugido del 4.0 V8 se hará notar -con la dosis exacta de picardía- durante todo el trayecto. Pero, con una sola pulsación, una electroválvula en el escape se abre… y el Porsche Cayenne GTS se vuelve aún más ‘elocuente’, si cabe. Toca esbozar una sonrisilla culpable y emprender, ya sí, la marcha.

La primera ayuda a la conducción que ponemos en funcionamiento es el control de crucero. Lamentablemente, al carecer de los opcionales adecuados, nos encontramos con un sistema que, de serie, no es capaz de adaptar la velocidad automáticamente en función del tráfico. Oportunidad perdida para analizar las virtudes semiautónomas que promete su completo sistema ‘InnoDrive’.

Panel de instrumentos del Porsche Cayenne GTS
Opciones del Porsche Cayenne GTS

No obstante, el funcionamiento de este extra ‘básico’ es sumamente bueno. Se agradece, por ejemplo, sus comedidas aceleraciones y frenadas cuando la velocidad real se aleja de la programada. En esta faceta, no pocos coches -hoy por hoy- reaccionan de forma desmesurada.

Este carácter de ‘gigante benévolo’ es también perceptible en su ‘capacidad sensorial’. El juego de sensores de aparcamiento -delantero y trasero, de serie- posee una calibración conservadora: con un pitido continuo, aún restan entre 7 y 10 cm de espacio antes del obstáculo. El complemento -aunque opcional- es una cámara de visión trasera con toda la calidad de imagen que cabría esperar. No obstante, en un coche de este nivel, no estaría de más equipar por defecto el -igualmente opcional- sistema de asistencia completa con su ‘Surround View’.

El privilegio del buen mando

Como buen coche alemán, la lógica impera en el habitáculo del Porsche Cayenne GTS. Justo donde esperas encontrarlo -en el centro del salpicadero-, te aguarda su sistema multimedia ‘Porsche Communication Management’. Su pantalla panorámica de 12 pulgadas ofrece una calidad gráfica difícil de mejorar, y la respuesta a nuestras acciones es magnífica.

Home del sistema PCM del Porsche Cayenne GTS
Navegación en el Porsche Cayenne GTS

Tal vez se le podría reprochar ligeramente por el carácter ‘laberíntico’ de algunos de sus menús, cosa que puede dificultarte encontrar una cierta función cuando la necesitas con presteza. Por fortuna, puedes crear para cualquiera de ellas un ‘acceso directo’ y colgarlo en la ‘home’ principal, la cual es plenamente modular.

Y, si de ‘atajos’ hablamos, cuentas con dos bloques repletos. El primero se aloja en la columna a la izquierda de la pantalla… aunque es bastante sensible al movimiento, lo cual la vuelve algo imprecisa en marcha. Mucho más confiable -en esa situación- es el conjunto de sensores hápticos del pedestal central, preparados para devolver un sonido al ‘tocarlos’.

En el apartado de la conectividad, el PCM viene ‘sobradamente preparado’. A la guisa de otros modelos del Grupo VW, cuatro conectores USB-C -dos delante, dos detrás- aportan las conexiones físicas. Bluetooth, por su parte, trabaja a la perfección con terminales modernos… si bien en iPhones con algunos años sólo es capaz de aprovechar su función telefónica, desdeñando su reproductor musical.

Por último, las conexiones con el exterior se sustentan sobre su router WiFi integrado -vinculable con un gran número de dispositivos- y su ‘Modo Privacidad’. Esta opción, que ya hemos visto en varios de sus ‘parientes’ generalistas, te permite elegir si deseas compartir la geolocalización del coche -en tiempo real- o si, por el contrario, prefieres viajar en completo ‘incógnito’ a ojos de la red.

Ajustes equipo audio Bose del Porsche Cayenne GTS
Reproducción de música en el Porsche Cayenne GTS

Durante todo este largo camino me ha acompañado, además del sonido del motor, el del equipo de audio opcional Bose Surround Sound System. Dispone de 14 altavoces -cada uno, con canal de amplificación propio- y 710 vatios de potencia. Y es justo decir que -a falta de escuchar el aún superior Burmester– se convirtió, desde la primera escucha, en uno de los mejores sistemas jamás analizados en nuestro CarLab. Ofrece un sonido muy claro, con un efecto envolvente calculado a la perfección y ayudado por tecnologías propias de Bose como -por ejemplo- la cancelación activa de ruidos.

Llega el momento de finalizar la prueba del Porsche Cayenne GTS. El Centro Porsche recibe de vuelta a su escandaloso ‘hijo pródigo’, bajo un sol de temprano atardecer que -en combinación con la pulcritud ‘high tech’ del sitio- deja, a modo de despedida, una última imagen épica de mi ‘compañero’ que bien podría cerrar una superproducción de Hollywood.

Imagen posterior del Porsche Cayenne GTS

Los créditos finales discurren por mi imaginación, mientras recupero la condición de usuario del transporte público y los últimos efluvios del ‘microambiente’ de su habitáculo me abandonan. Y la conclusión aparece de forma inequívoca: debemos estar agradecidos a la tecnología, pues también permite que existan coches que burlan el sentido común. Coches que son, precisamente, los que se ganan un hueco en nuestra memoria.

DISPOSITIVOCUÁNTO CUESTA QUÉ TAL FUNCIONA¿DEBES PAGAR POR ÉL?
Interior del Land Rover DefenderPark Assist con ‘Surround View’1.615€Bien
Imagen posterior del nuevo Porsche Cayenne CoupéTecho panorámico2.294€BienNO
Interior del Porsche Cayenne CoupéPorsche InnoDrive*3.502€Muy bien
Imagen del interior del Porsche Cayenne Coupé y su llamativo salpicaderoHead-Up Display1.670€BienTÚ DECIDES
Detalle de un altavoz del sistema Bose del Renault TalismanEquipo Bose Surround System1.541€Excelente
*Conjunto de sistemas compuesto por control de crucero adaptativo, regulación de la velocidad basada en la navegación, mantenimiento activo de carril, asistente en cruces y parada de emergencia -en caso de ausencia del conductor-.

VALORACIONES
CONECTIVIDAD
8.5
ASISTENTES A LA CONDUCCIÓN
8
TECNOLOGÍAS DE CONFORT
8.5
TECNOLOGÍAS DE ENTRETENIMIENTO
9
Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.