Prueba a fondo

Skoda Kamiq Sport

El fabricante checo ha sido el último en rematar su catálogo de SUVs con un modelo muy urbanita. Llegar tan tarde a la pelea puede jugar en su contra... Especialmente, si su tecnología no está a la altura. ¿Juega con fuego este rojo Kamiq?

Imagen frontal del Skoda Kamiq

Qué debes saber sobre el Skoda Kamiq Sport:

Que es la última incorporación de Skoda: Se trata de un ‘B-SUV’ que viene a completar -por debajo- la gama de todo caminos del fabricante checo. Emplea la plataforma MQB-A0, al igual que sus ‘equivalentes’ del Grupo Volkswagen: el VW T-Cross o el Seat Arona.

Que, como es tradición en la marca, tiene ‘secretos’. Por ejemplo, en el reverso de la tapa que cubre la boca del depósito de combustible tienes un rascador de hielo. También está presente el ‘tapón-embudo’ para rellenar el líquido lavaparabrisas sin mancharse. ¡Y la lámpara que ilumina el maletero… puede servir como linterna portátil!

Que es bastante tecnológico… si lo pagas. El acabado Sport de nuestra unidad de pruebas ya incluye de serie elementos como el limitador de velocidad, el sistema que te mantiene dentro del carril o el freno automático de emergencia en ciudad. Pero lo bueno está en la pestaña de opciones. Allí deberás acudir si quieres disfrutar de ajuste eléctrico para el asiento del conductor, luces automáticas o detector de fatiga, extras presentes en el ejemplar de nuestro test. Eso sí, el precio ‘se infla’ hasta los 29.950€.

«A pesar de todo lo que comparte con el Scala -que es mucho- y las hechuras que hereda también del Karoq, el Kamiq está llamado a superar el éxito de ambos».

Conforme una moda se alarga en el tiempo, más fácil se vuelve apreciar su evolución. Los llamados ‘Sport Utility Vehicles’ comenzaron siendo enormes ‘mastodontes’ de siete -y más- plazas. Pero, con el paso de los años, el mercado ha ido demandando modelos más contenidos.

Ello nos ha llevado hasta el mercado europeo -y español- de nuestros días, el cual tiene por epicentro los SUV de segmento ‘B’. Modelos como el Renault Captur, el Nissan Juke o el Peugeot 2008 han acaparado la popularidad de sus parientes urbanos -sobre los cuales se basan-, y también la de los compactos ‘de toda la vida’.

En este escenario de máxima rivalidad, parece arriesgado insertar un modelo completamente nuevo. Pero en Skoda confían plenamente en su Kamiq. A pesar de todo lo que comparte con el Scala -que es mucho- y las hechuras que hereda también del Karoq, el Kamiq está llamado a superar el éxito de ambos.

Una apreciable mejoría

Comenzando por las ayudas a la conducción, parece que el control de crucero inteligente -sistema habitual en el consorcio alemán- ha perfeccionado aún más su acostumbrada suavidad de funcionamiento. Sin embargo, con el frente despejado aún tarda en recuperar si encuentra ocupados los carriles contiguos.

Imagen posterior del Skoda Kamiq

En comparación con el Scala que probamos en su día, podemos constatar que la función ‘Stop&Go’ también ha recibido una mejora sustancial. Tan sólo encontramos un error -muy puntual- durante la prueba, por el cual el asistente precolisión se superpuso -sin motivo aparente-, desprogramando la velocidad seleccionada.

Y si aquél se quedaba a pocos pasos de la semiautonomía, el Kamiq entra de lleno en ella gracias a su ayuda al mantenimiento de carril. Su integración con los sistemas anteriores es casi perfecta, y su actuación sobre el volante es prácticamente imperceptible. Además, la cámara del parabrisas tarda muy poco en leer las líneas de la carretera.

Detalle de mandos en el volante del Skoda Scala Sport

Otra tecnología que ha recibido buen ‘pulimento’ es el detector de ángulo muerto. El nuevo ‘Side Assist’ -que nos trae recuerdos del VW Touareg– ya funciona como debe, incluso en congestiones de tráfico. Tiene, además, un cono de acción muy amplio que te evita -por ejemplo- ‘sustos’ en cruces y rotondas.

Dicho cono parece compartirlo con la alerta de tráfico cruzado posterior. Este sistema -que puede ‘frenarte’ para impedir que colisiones- ha detectado en nuestra prueba varios vehículos a una distancia ciertamente considerable de la parte posterior.

Menú de ADAS del Skoda Kamiq

Por norma general, valoramos positivamente que los sensores de maniobra sean capaces de detectar la presencia de los bordillos más bajos. Pero aquí, pensamos que los técnicos de Skoda ‘se han pasado’ de sensibles. Hemos registrado ‘falsos contactos’ con bordillos que el coche podía superar perfectamente por altura… e, incluso, con hierba alta.

A falta de la vista 360º -que ya equipan muchos rivales-, tienes un completo gráfico cenital de toda esta ‘zona sensible’ con sus niveles de distancia. En la posición de pitido continuo, aún te quedarían entre 7 y 10 cm antes de estropear la pintura contra algo.

Interior del Skoda Kamiq

Si ya los faros full Led del Scala nos llamaron la atención, los del Kamiq sólo pueden calificarse como ‘virguería’. Sorprende comprobar cómo el avance de la técnica logra concentrar tanta potencia lumínica… en un espacio tan reducido y lineal.

Si añades el imprescindible ‘Light Assist’, contarás con iluminación dinámica -que modifica el haz de luz mientras trazas las curvas-, conexión automática de las luces de carretera y unos preciosos intermitentes animados.

Virtual Cockpit del Skoda Kamiq

Finalizamos el capítulo en el ‘Virtual Cockpit’, que -como ya nos tiene acostumbrados el Grupo VW- posee un gran número de opciones para visualizar los datos que necesitas en cada momento. Cada una de las diferentes propuestas de panel contiene huecos en los cuales puedes colocar información supletoria como las instrucciones del navegador, el consumo medio o la autonomía que te queda.

Potencial para la conectividad

El salpicadero del Kamiq -que comparte con el Scala- parece transmitir aquí una mayor sensación de calidad. Eso sí, mantiene el mismo planteamiento: para cualquier cosa -que no sea la climatización-, debes tocar la pantalla central.

Menú del sistema multimedia del Skoda Kamiq

En esta ocasión pudimos contar con el sistema multimedia Amundsen, que es el más completo. Su pantalla de 9,2 pulgadas -de buen tacto y rápida respuesta-, está flanqueada por diez botones capacitivos, que te conceden acceso directo a las principales funciones. No obstante, hubiéramos preferido que el control del volumen estuviese delegado en una -más intuitiva- moleta giratoria.

Si la cantidad de menús que posee te abruma -aunque están bien planteados-, dispones de una ‘home’ para agrupar a tu gusto los que necesites. Esto es muy útil a la hora de utilizarlos en marcha, pues con un solo vistazo podrás acceder a sus funcionalidades.

Home del sistema multimedia del Skoda Kamiq

Donde ‘machaca’ el Kamiq es en la conectividad con los smartphones. El sistema Smart Link te permite utilizar Android Auto y Apple CarPlay… aunque te hayas dejado el cable en casa. Basta con vincular el dispositivo por Bluetooth para disfrutar de tus ‘conversaciones’ con Siri u OK Google. Teniendo en cuenta que ni siquiera muchas firmas ‘premium’ ofrecen esta posibilidad, lo de este Skoda tiene mérito.

En cuanto a la asistencia vocal, Laura -la inteligencia artificial de Skoda- nos ha vuelto a ‘dar plantón’. Después de analizar el problema llegamos a la conclusión de que, para disfrutar de ella, es imperativo que el vehículo lleve una SIM instalada. La falta de dicha tarjeta también impide disfrutar de las ventajas de la navegación conectada, si bien podrás trazar y seguir rutas a tus destinos con normalidad.

Radio en el Skoda Kamiq

Al igual que en el Scala, el equipo de audio marca el camino de lo que encontraremos en la marca a partir de ahora. Sin embargo, nos ha dado la impresión de que el Kamiq posee una mejor acústica interior. Los audiófilos -a falta de un sistema Canton como el del Kodiaq– podrán sacarle mucho partido a la instalación opcional de diez altavoces y 405 watios.

Sus puertos USB de ‘tipo C’ son una medida de ciberseguridad ‘genialmente sencilla’. Eso sí, con el inconveniente de tener que utilizar un adaptador algo endeble… y fácil de extraviar. Tampoco podemos ignorar el hecho de que los puertos para las plazas traseras sean opcionales -por 50€- en un vehículo tan ‘familiar’.

Amigo de tu intimidad

Pero lo que el Kamiq hace muy, pero que muy bien, es proteger tus datos personales. Este factor -que podrá parecer una tontería- es muy admirable, en términos de ciberseguridad de los ocupantes. Y, curiosamente… ningún rival lo tiene en cuenta.

Menú de privacidad del Skoda Kamiq
Ajustes de privacidad en el Skoda Kamiq

Además de los ya clásicos perfiles de usuario, este modelo incorpora un menú de ajustes de privacidad. Desde él, puedes decidir qué información comparte el coche con el exterior. Para ello, cuentas con cuatro ‘preajustes’ -de mayor a menor seguridad- que limitan la disponibilidad de los servicios conectados… a cambio de que nadie sepa -por ejemplo- dónde está el coche, o cuándo debe pasar su próxima revisión. En un mundo de coches cada vez más conectados, una opción para ‘circular de incógnito’ es muy bienvenida…

VALORACIONES
CONECTIVIDAD
8.5
ASISTENTES A LA CONDUCCIÓN
8
TECNOLOGÍA DE CONFORT
8.5
TECNOLOGÍA DE ENTRETENIMIENTO
7.5
Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.