Prueba a fondo

Skoda Karoq Sportline

El Kodiaq es el segundo SUV de la actual gama Skoda. Descubrimos en esta prueba si es una compra inteligente, también desde el punto de vista tecnológico.

Un Skoda Karoq Sportline de color blanco en una foto aparcado y tres cuartos delantero frente a la entrada de un recinto

¿Qué debes saber de nuestro protagonista?

Que es un todo camino que mide 4,38 m de largo, 1,84 m de ancho y 1,60 m de alto. Que sólo se vende con esta carrocería de cinco puertas, tiene cinco plazas y la capacidad de su maletero es de unos muy buenos 521 litros.

Que esta versión lleva un motor 1.5 TSI turbo de gasolina con cuatro cilindros e inyección diecta. La versión probada cuenta con un cambio automático-secuencial de siete velocidades -aunque quien lo prefiera también dispone de caja manual de seis marchas- y únicamente está disponible con tracción en las ruedas delanteras. Las prestaciones, con datos homologados y facilitados por la marca, son: una velocidad máxima de 203 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos.

Que es un coche relativamente ligero, con un peso de 1.393 kg, pero con una aerodinámica discreta: el Cx es de 0,347. A pesar de ello, los consumos oficiales son muy razonables, con un gasto medio en carretera de 4,8 l/100 km, un consumo de 6,5 l/100 km en ciudad y una media total de 5,4 l/100 km.

Que la versión analizada lleva el equipamiento más deportivo, conocido como Sporline. De serie cuenta con elementos tecnológicos como el cuadro de mandos digital, sistema de frenado de emergencia en ciudad, llamada de emergencia, sistema de navegación, care connect, control de funciones por voz, selector de modos de conducción… Su precio es de 31.765 euros, aunque con las actuales promociones de la marca -financiando el coche con la marca-.

Aún así, hay que pagar 1.405 euros por el navegador Columbus con la pantalla táctil de 9,2”, el asistente de aparcamiento -655 euros-, el sistema de sonido Canton -270 euros-, la radio digital DAB -110 euros-, la posibilidad de incluir un módulo LTE con punto de conexión WiFI a bordo -220 euros-, el cargador inalámbrico para el móvil, el detector de obstáculos en el ánglulo muerto de los retrovisores -385 euros-, el control de velocidad adaptativo -630 euros-, el aisistente de mantenimiento en el carril -395 euros-, acceso y arranque por botón -640 euros, que lleva aparejada una alarma- o el reconocimeinto de señales de tráfico -70 euros-.

En poco más de dos años, Skoda ha multiplicado por tres su oferta de SUV; donde antes competía sólo con el Yeti, ahora lo hace con el Kamiq, el Karoq y el Kodiaq

Todas las marcas buscan potenciar su imagen de marca recurriendo a llamativas campañas de publicidad. Escoger un buen lema es vital: son pegadizos, fáciles de recordar y, si son realmente buenos, perduran durante mucho tiempo.

Desde hace años, la checa Skoda se asocia con dos palabras que, haciendo un repaso a la trayectoria de la firma durante lo que llevamos de siglo, parece que le viene que ni pintado: “simply clever”. Y es que sus productos siempre han destacado por ser compras sencillas, inteligentes y con una excelente relación entre lo que pagas y lo que te llevas a cambio. Sin embargo, a pesar de lo racional del lema, había que dar un paso más allá y apostar por algo más. Y ese algo más podríamos resumirlo en otras dos palabras: ‘Skoda Connect’.

Y es que el interior de un Skoda no sólo destaca por soluciones curiosas y bien pensadas, como las papeleras en las puertas, los paraguas incorporados, los rascadores de hielo… sino también por su sofisticación y grado de tecnología. El que más ha empezado a explotar esa fórmula no ha sido ni su modelo más grande y lujoso -el Superb-, ni siquiera su primer gran SUV -el Kodiaq- sino un modelo con el que Skoda sabe que se juega mucho: el Karoq.

Ahora que vivimos de lleno el boom de los todo camino, existen multitud de subsegmentos derivados de este concepto, y el de los SUV compactos está siendo el de mayor tirón. Por lo tanto, rivales no le faltan al protagonista de nuestra prueba -Seat Ateca, Hyundai Tucson, Kia Sportage, Ford Kuga, Nissan Qashqai…-, así que tal vez conscientes de ello, en la firma checa decidieron ir con todo.

El exterior ya da una pistas

A veces es complicado saber cómo de tecnológico es un modelo con sólo observar el exterior; sin embargo, en el Skoda ya hay elementos que demuestran que un vehículo es avanzado si cuida mucho los pequeños detalles. Por ejemplo, nuestro Karoq cuenta con un original dispositivo de bienvenida que, al acercarnos al coche, desbloquear los seguros y abrir las puertas proyecta el logo de la marca en el suelo -esta funcionalidad forma parte del ‘Paquete LED’ que supone 315 euros-.

Como detalle curioso, esa luz no se proyecta desde la parte inferior de los retrovisores, sino desde la zona inferior del marcado de la puerta. Otro elemento interesante es el portón posterior con acceso manos libres… o, como dicen en Skoda, con ‘pedal virtual’.

EN esta foto se ve el sistema de apertura automática del maletero en el que basta pasar el pie por debajo del paragolpes trasero para que se abra de manera automática.

Básicamente consiste en un sensor que ubicado bajo el paragolpes trasero detecta si hacemos el movimiento de pasar el pie por debajo de esa zona del coche. De esta manera, y siempre que llevemos con nosotros el mando a distancia del coche, el portón trasero se abrirá de manera automática -siempre que hayamos pagado los 620 euros que cuesta la opción- y sin esfuerzos -aunque para cerrarlo hay que pulsar un botón situado en el propio portón-.

Por supuesto, no falta un completo sisema de luces principales de leds, que aparte de alumbrar mucho y bien, cuentan con función adaptativa -supone un extra de 200 euros-, de tal manera que las propias luces son las que se encargan de ajustar su alcance y su anchura -lo que se conoce como ‘cono de luz’- para adaptarse, por ejemplo, al entorno por el que circules -un entorno urbano, una carretera-, la velocidad, las circunstancias climatológicas…

Echando un vistazo alrededor del coche también notaremos la presencia de numerosos sensores de ultradonido en los paragolpes que forman parte de ayuda al aparcamiento; viene de serie, junto con la cámara trasera… aunque para disponer de la variante más sofisticada, hay que pagar 655 euros por el park assist, capaz de estacionar al Kodiaq tanto en batería como en línea.

En este último caso, tal y como hemos podido comprobar, el Skoda apenas necesita un hueco unos 60 cm más grande que la longitud del coche. De esta manera, cualquier espacio de unos cinco metros de largo es válido para que este sistema ‘se atreva’ a meter dentro el coche.

El dispositivo se completa con una función de alerta por tráfico cruzado: quiere decir que vamos  a salir de un estacionamiento dando marcha atrás, el dispositivo nos alertará si se está acercando otro vehículo por alguno de los dos lados. Curiosamente, en la versión con aparcamiento asistido, el coche sólo advierte de que podemos chocar con otro coche… mientras que en la variante sin el asistente, el Kamiq es capaz de realizar una frenada de emergencia si percibe ese riesgo de impacto.

El primer Skoda en parecerse a Tesla

Hay dos cosas que transforman el habitáculo del Kodiaq. Dos elementos que en este acabado vienen incluidas de serie y ofrecen muy buen resultado. El primero es el conocido como Virtual Cockpit, que de manera irremediable se ha ido extendiendo por todos los vehículos del Grupo Volkswagen, con independencia del segmento o precio del modelo… y que, precisamente, hizo su debut en Skoda con este Karoq.

Como ya es sabido, este cuadro reemplaza la tradicional instrumentación de relojes ‘con agujas’ por una pantalla de 10,3” -hay una variante de 12” pero para los modelos más excluisvos de VW, Audi…-.

En resumen, ofrece cuatro vistas o configuraciones, si bien luego se puede personalizar al detalle la información mostrada en cada una de ellas. Hay un modo ‘clásico’ que por apariencia imita a un cuadro de mandos convenciona, con sus dos grandes relojes -velocímetro y cuentarrevoluciones- franqueando un espacio central para mostrar desde información del navegador hasta del ordenador a de abordo, asistentes a la conducción…

El modo ‘extendido’ permite aprovechar todo el ancho de la pantalla para reflejar desde lo que estamos escuchando en el equipo de sonido hasta el mapa del navegador, sin duda lo más llamativo de esta modalidad. Eso sí, sigue quedando espacio para mostrar la velocidad, la marcha del cambio que va insertada, las indicaciones del lector de señales de tráfico -una opción de apenas 70 euros-.

La tercera configuración, denominada ‘Moderna’, reserva una gran parte central para mostrar información como, por ejemplo, el mapa y deja los laterales para que el usuario escoja datos personalizados, como la velocidad, información del ordeandor de a bordo, indicaciones del navegador por pictogramas…

Finalmente hay un modo básico, quizá el más interesante para circular de noche, pues deja el cuadro prácticamente en negro y es el conductor el que elige lo que quiere ver de información, ya sea la velocidad, la autonomía…

Al igual que sucedió con las luces diurnas de led, ahora todo coche que no incluya un cuadro de mandos digital da la sensación de estar tecnológicamente anticuado

Toda esa información que se deja a libertad de elección del conductor es fácil de seleccionar desde uno de los menús de la otra gran pantalla que encontramos en el habitáculo: la de la consola central, táctil y con un generoso tamaño de 9,2”.

Incluida de serie con el sistema de navegación Columbus -que supone 1.405 euros-, destaca por sus dimensiones -20,8 cm de ancho y 10,4 cm de alto-, su magnífica resolución -1.280 x 640 pixels- y por, como todo buen sistema multimedia de última generación, sus innumerables funciones.

IMagen de la pantalla de 9,2 pulgadas ubicada en la consola central del Skoda Karoq.

Empezando por lo más sencillo, cuenta con puerto USB, dos ranuras para tarjetas SN, bluetooth, lector de DVD, compatible con sistemas de telefonía, punto de acceso WiFI… Tampoco le falta una memoria interna de 64 gB, capacidad para leer imágenes en los principales formatos -JPEG, PNG, GIF… visionar vídeos MPEG, DivX, MOV, WMV…

Tal vez lo menos llamativo sea la potencia de sonido del equipo que incluye de serie, con 4x20W, si bien eso tiene solución recurriendo al equipo opcional Canton, una opción totalmente recomendable porque Skoda la cobra muy barata: 270 euros por un dispositivo que llega a 10 altavoces -cuatro delante, cuatro detrás, uno sobre el salpicadero y un subwoofer en el maletero- y una potencia total de 575W.

Hasta aquí, parece que no hay grandes innovaciones en este sistema, pero sí que dispone de cosas curiosas. Tal vez la más llamativa es la que tiene que ver con el control gestual de funciones. Basta pasar la mano por delante de la pantalla, de izquierda a derecha, para que una cámara te detecte y transforme los gestos en desplazamiento por las emisoras del equipo de audio, las pistas de un disco…

Algo interesante, pero que con el tiempo seguramente pueda aprender nuevos gestos, como el de subir o bajar el volumen -algo que ya es posible, por ejemplo, en algunos BMW-.

También dispone del tradicional sistema de control de funciones por voz, aunque no llega a la complejidad de los asistentes virtuales, como el MBUX de Mercedes. Teniendo en cuenta que Seat ya ha hecho que sus sistemas multimedia se puedan integrar con Amazon Alexa, es muy probable que también lo acabemos viendo en la marca checa en breve.

WiFi a bordo, pero si tienes datos

Este sistema también dispone de conexión WiFi para que los pasajeros puedan conectar sus dispositivos -móviles, portátiles, tablets… hasta un total de ocho aparatos- dentro del coche. Para que ese punto de conexión sea ‘visible’ para nuestros aparatos, primero hay que ira ‘menú’, ‘ajustes’, WLAN y ‘Hotspot móvil’.

Foto del salpicadero del Skoda Kodiaq con el acabado Sportline.

El sistema cuenta con buen nivel de seguridad -el nivel conocido como WPA2- y una contraseña de acceso bastante robusta aunque, eso sí, para tener Internet habrá que insertar, en el cajetín situado a tal efecto dentro de la guantera, una tareja SIM -por cierto, de tipo ‘mini’, no sirve la ‘nano’- y adquirir con el proveedor que deseemos un plan de datos mensual.

Aparte de eso, otras de las ventajas de ser un coche tan conectado es que es posible realizar actualizaciones de software del sistema multimedia, de la base de datos del navegador… Como es lógico, al introducirla también contaremos de línea de teléfono a bordo.

Por supuesto, si no tenemos una SIM a bordo, el sistema también se puede conectar a una red WLAN externa -un punto de WiFi, por ejemplo el que genere nuestro móvil- y disfrutar también de todas estas ventajas.

Conectado a tu móvil

De serie esta versión del Karoq es compatible con Android Auto, Mirror Link y Apple Car Play, de manera que mediante el cable del teléfono y conectándolo al puerto USB del coche es posible disfrutar de varias de las funcionalidades de nuestro smartphone de una manera más cómoda, a través del sistema multimedia del coche: envio de WhatsApp, servicios de música en streaming, navegación.

¿Qué otras cosas puedes hacer desde esta pantalla?

ACCEDER AL SELECTOR DE MODOS DE CONDUCCIÓN
Puedes escoger entre la modalidad Eco, Normal, Sport o Individual -hay un quinto modo, denominado Snow, pero sólo para los Karoq con tracción total, algo incompatible con nuestra versión 1.5 TSI gasolina-. Según la que escojas, el vehículo realizará ajustes en varios de sus sistemas, como la dureza de la dirección, la respuesta del motor, la del cambio de marchas si es automático… e, incluso, cómo actúa el sistema de alumbrado de las luces en las curvas, el climatizador y hasta el control de velocidad adaptativo.

AHORRAR MIENTRAS CONDUCES
También ofrece un muy atractivo ‘entrenador’ que te ayuda y aconseja para que tu conducción sea lo más eficiente posible. Se llama ‘Drive Green’ y su pantalla principal se compone de varios elementos.

Por ejemplo, hay una pequeña bolita que sube o baja según de fluída sea tu conducción. Lo más llamativo es el gran diagrama de barra que valora, a intervalos de cinco segundos y con barritas, cómo de eficiente conduces. Para eso tiene en cuenta si mantienes una velocidad constante, si cambias de marcha cuando debes -aunque en la versión automática eso es secundario-, si frenas o aceleras más de la cuenta…

Imagen de la pantalla central del Karoq mostrando los datos del nivel de eficiencia de la conducción.

Con todo lo anterior, el Skoda te otorga una valoración de puntos que va de 0 a 100: cuanto más alta sea la nota, mejor lo estarás haciendo. En todo caso, resulta muy complicado superar los 90 puntos y casi imposible llegar a los 100. Por supuesto, no falta un indicador con el consumo medio de combustible… ni tampoco una serie de símbolos que van apareciendo para decirte que lo estás haciendo bien, que la velocidad a la que vas afecta de manera negativa a la eficiencia, que no estás siendo fluido…

CONTOLAR LA CLIMATIZACIÓN
Aunque el Karoq mantiene, acertadamente, los mandos físicos para controlar el aire acondicionado y la calefacción, también se pueden hacer ajustes en la climatización desde la pantalla: subir o bajar la temperatura, el nivel de velocidad del ventilador, separar entre conductor y pasajero, conectar la luneta térmica… y lo hace empleando unos atractivos gráficos.

Desde la pantalla central se pueden elegir los colores para la iluminación ambiental del interior.

ELEGIR EL COLOR QUE QUIERES EN EL INTERIOR
Para hacerlo hay que solicitar la opción del paquete led, por 315 euros. Con él instalado, es posible cambiar la decoración del interior jugando con el color con el que iluminan dichos leds la zona de las puertas delanteras, el salpicadero… Es posible elegir un tono uniforme para todas las zonas o para cada una por separado.

CONTAR CON ‘INFORMACIÓN DEPORTIVA’
Al escogerlo, en la pantalla aparecen tres relojes; uno de ellos marca la termperatura del motor, otro puede señalar las fuerzas ‘G’ al acelerar o frenar y un tercero enseñarte la presión en bares a la que actúa el turbo.

SELECCIONAR PERFIL DEL CONDUCTOR
Si pagamos 35 euros, con este sistema el usuario puede configurar ajustes para distintos conductores. De esta manera, cada uno puede escoger sus preferencias que van desde el modo de conducción hasta los reglajes del asiento -si dispone de control eléctrico de los mismos-, el climatizador, los asistentes a la conducción, la iluminación exterior e interior, la música del equipo de sonido o el navegador. Todo esto se escoge desde el sistema multimedia y queda registrado en una de las tres llaves que se facilitan.

MANEJAR APLICACIONES INCLUIDAS DE SERIE
Cuando el coche tiene acceso a Internet, en la pantalla contamos con diferentes widgets para acceder a los titulares de las noticias del día -clasificadas por secciones-, información meteorológica, del precio del carburante en las estaciones de servicio próximas, de puntos de interés…

CONECTAR COCHE Y TELÉFONO
La marca checa ofrece para sus modelos la app conocida como ‘Skoda Connect’. Totalmente gratuita y disponible tanto en móviles Android como Apple, permite manejar funciones a distancia del coche.

Una vez descargada hay que realizar un registro en la web con los datos básicos -nombre, apellidos, dirección de correo, número de bastidor del coche, teléfono-. A continuación se nos enviará un código con el que concluiremos, desde dentro del vehículo y a través de la pantalla del sistema multimedia, la vinculación de coche y teléfono.

IMagen de la pantalla principal de la app de Skoda
All-focus

Esta app -desde la que se pueden gestionar varios Skoda al mismo tiempo-, nos informa en todo momento si el coche tiene el cierre centralizado bloqueado o no -aunque no permite accionarlo a distancia-, conocer su nivel de autonomía, los kilómetros exactos, cuándo toca realizar el próximo cambio de aceite o inspección periódica -marcado en días y kilómetros restantes-…

Skoda ofrece una de las apps más interesantes y completas entre las marcas generalistas. Tiene muchas funciones y resulta sencilla e intuitiva de manejar

Lo más interesante es que se puede saber la posición exacta del vehículo, esté donde esté, aunque siempre que el coche se encuentre detenido. Asimismo, si nos encontramos a menos de 500 metros del vehículo, podemos accionar a distancia tanto el claxon como los intermitentes.

Por supuesto, la app también guarda un diario de a bordo con los datos de los últimos trayectos: distancia recorrida, tiempo empleado, velocidad y consumo medio… Como en el caso del ordenador de a bordo del coche, podemos pedir que nos muestre esa información del último trayecto, desde la última vez que repostamos o bien un cálculo total.

Otras cosas que se pueden hacer son: enviar destinos desde casa al navegador del Skoda, activar el sistema de calefacción independiente -para lo que solicita un segundo código PIN que el usuario elige desde la propia app-, encontrar concesionarios y establecer un calendario que te permite concertar las visitas de manera anticipada, solicitar informes del estado del coche -motor, frenos, luces, ruedas, elementos de comodidad…-

Imagen de los asientos delanteros deportivos del Skoda Karoq Sportline.

Por último, de cara sobre todo a dejar el coche a terceros, la app dispone de un sistema de notificaciones mediante la cual podemos establecer un determinado límite de velocidad y una zona de uso del vehículo. Si el coche supera dicha velocidad o rebasa el área que hayamos marcado, el usuario recibe una alerta tanto en el móvil como por correo electrónico.

Esta app se combina con una segunda aplicación secundaria, de nombre ‘MySkoda’ y que es meramente informativa, aunque también ofrece funciones interesantes. Por ejemplo, se puede guardar una posición para recordar dónde has dejado el coche aparcado y que luego te lleve hasta él. Incluso es posible hacer una fotografía del lugar y poner una alarma por si es un sitio de aparcamiento de pago.

Aparte de esto, esta app sirve como libro de instrucciones virtual, contiene información de lo que significan los distintos testigos del cuadro de mandos, te da consejos escritos y en forma de video…

Y, cómo no, llamada de emergencia

De serie, todos los Karoq llevan una e-SIM integrada… pero con las funciones básicas que le permiten realizar una llamada a los servicios de emergencia del 112 en caso de accidente -indicando la posición del vehículo-, así como que el usuario se ponga en contacto con la asistencia en carretera por si sufre una avería.

Botones situados en la parte superior, junto al retrovisor central, que activan la llamada de emergencia y la asistencia en carretera,

El dispositivo se puede manejar de manera manual desde unos botones el techo; además, hay otro botón que permite desactivar dicha funcionalidad para que el coche no transmita su posición.

Ayudas a la conducción: casi de todo

Como vehículo de nueva generación, el Karoq cuenta con todos los asistentes que Skoda puede ofrecer en estos momentos… o casi todos -se echa en falta un HUD o dispositivo de proyección de datos en la zona del parabrisas-. Aún así, con su conjunto de sensores, cámaras y radar… y siempre que hayas abonado previamente los 1.405 euros del denominado ‘Paquete de asistencia II’, este Skoda dispone de la mayor parte de ADAS que existen hoy en la categoría de los SUV compactos: asistente de mantenimiento en el carril, control de velocidad adaptativo, cámara de lectura de señales de tráfico, avisador de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores…

En los atascos todo es más facil

Uno de los dispositivos a los que es más sencillo habituarse es el asistente de conducción en atascos. En realidad, para que pueda funcionar necesita de otras dos funciones que hagan un muy buen trabajo.

Por un lado, está el asistente de mantenimiento de carril -Lane Assist-, que con la ayuda de la cámara ubicada en la zona del retrovisor interior lee las líneas de la carretera y, en caso de que perciba que vamos a salirnos el carril, realiza suaves

correcciones en la dirección para mantenernos lo más centrados posibles. Siempre tiene cierta tendencia a aproximarse más al lado izquierdo del carril -su principal prioridad es que nos salgamos de la vía-. Pero en general su funcionamiento es bueno… aunque, como recordamos siempre, es un elemento de confort, no es un dispositivo que transforme al Karoq en un coche autónomo.

Foto del Skoda Karoq blanco con acabado Sportline aparcado y en tres cuartos trasero

El propio manual de instrucciones o el sistema cuando percibe que no llevamos las manos en el volante, te recuerda que debes ser el que, en primer y último término, controles el vehículo.

El otro sistema es el control de crucero adaptativo o ACC, que emplea un radar para mantener la distancia frente al coche que te precede, reduciendo la velocidad e incluso frenando ante una situación de potencial riesgo.

Pues bien, como decíamos, la combinación de ambos lo que permite es que llegados a un atasco, entre el dispositivo que te guía por el carril y el que controla la situación de otros vehículos para adaptar nuestra velocidad, permiten el Karoq encargarse de casi todo el trabajo cuando se mueve en un atasco, poniéndose en marcha y frenando por sí solo -algo que, como habrás intuido, sólo es posible en las variantes con cambio automático-. El bautizado originalmente como ‘Traffic Jam Assistant’ sólo está activo a velocidades de hasta 60 km/h.

Cuando se da cuenta de que no es una broma…

Una interesante función del Lane Assist es el llamado ‘Asistente de Emergencia’. Sin durante un trayecto por autopista nota que no tomas el control del volante, incluso cuando te advierte con señales luminosas y acústicas, deducirá que algo te pasa. En ese momento, este sistema comienza a actuar frenando el coche, manteniéndolo dentro del carril y activando las luces de emergencia.

No se le escapa una señal

La cámara encargada de leer las señales de tráfico es otra de esas pequeñas ayudas muy útiles que aporta una extra de información valioso durante la conducción. Lo bueno es que no se limita a las señales de velocidad máxima, sino también a las de prohibido adelantar, y las muestra tanto en la instrumentación principal como en la del navegador.

Imagen de Skoda Karoq blanco aparcado en tres cuartos delantero delante de una pared en la que pone Recepción

A pesar de que el libro de instrucciones recoge diversas limitaciones del sistema -por ejemplo, que puede no ver bien la señales si las condiciones de visibilidad son malas, si el sensor de la cámara es deslumbrado por sol de frente, si se circula demasiado rápido, si ñas señales están en mal estado…- lo cierto es que en un tramo de prueba de diez kilómetros con cerca de 70 indicaciones, en la prueba acertó todas las señales… e, incluso, leyó una de más situada en una vía de servicio contigua a la calzada por la que circulábamos.

En conclusión: una forma inteligente de acceder a la tecnología

Visto lo visto, podríamos decir que en la actualidad Skoda se ha convertido en la marca ‘simplemente inteligente’ para acceder a los más modernos dispositivos multimedia y de ayuda a la conducción. Por precio, sigue siendo en muchos casos -y a igualdad de producto- la forma más asequible de acceder a un producto del grupo Volkswagen.

Sin embargo, ese precio competitivo no significa que los dispositivos incluidos -que, cuando hay que pagarlos con sobreprecio, también tienen una tarifa más competitiva que en los Seat, VW o Audi similares- ofrezcan un resultado inferior, sino equiparable.

VALORACIONES
Conectividad
8,5
Asistentes de conducción
7,5
Tecnología de confort
6,5
Tecnología de entretenimiento
8
App
8
B. Rozas
Apasionada del movimiento, tenga la forma que tenga. Transportarme es un sueño. Los automóviles son los que mejor lo expresan. Periodista, conductora, correctora. Saber cada día un poco más y contarlo. HackerCar es el medio ideal para continuar creciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.