Prueba a fondo

AudioLab: Seat Beats Audio

La firma española apuesta en su gama por un especialista joven, dinámico y muy 'pop'. ¿Puede convencer su creación a los audiófilos tradicionales? ¿Dónde están los límites en un equipo de audio como éste?

Detalle del sistema Beats Audio en el Seat Arona

Qué debes saber sobre el equipo Beats Audio de Seat

Que se trata de un opcional disponible en toda la gama. Al momento de cerrar esta prueba, todos los Seat del catálogo -desde el Ibiza hasta el Tarraco– pueden equiparlo.

Y que es -además- muy económico, pues su precio no llega apenas a los 600 euros. Mejor aún: en el Arona Excellence que utilizamos para el test, cuesta exactamente 500€ según el configurador web de la marca.

Que supone un refuerzo sobre la instalación de serie. Junto a los seis altavoces, añade un amplificador con 300 vatios de potencia y un potente ‘subwoofer’, el cual se sitúa bajo el maletero.

«Lo cierto es que el espíritu jovial y dinámico de Beats Audio casa muy bien con el de los productos más ‘urban’ y ‘chic’ de Seat, como el Arona».

En estos momentos, los puristas de la alta fidelidad no pueden estar más confusos. La constante evolución de la tecnología ha permitido, entre otras ventajas, que cualquier sitio sea el ideal para escuchar música con verdadera calidad de sonido.

Atrás quedan, pues, los tiempos de tener un rincón exclusivo en casa para la escucha de nuestros discos favoritos. Si estás dispuesto a pagar el precio que cuestan, puedes tener ‘gadgets’ que convierten tu cabeza en el mejor auditorio del mundo.

Calidad y portabilidad son los dos pilares del ‘leit-motiv’ de Beats Audio. Esta compañía norteamericana sorprende por su juventud pues, a diferencia de las ‘vacas sagradas’ del sector -como Bose, JBL o Harman Kardon-, surgió en el relativamente cercano 2008.

En aquel entonces, Dr. Dre -icónico rapero de la época dorada de la ‘West Coast’- y el veterano productor musical Jimmy Iovine crearon una marca cuyo primer producto se convertiría en un fenómeno cuasi viral. Unas veces por calidad, otras por diseño, los auriculares Beats by Dre se volvieron un ‘must have’ para toda una generación de jóvenes… que arrasaban con el género en las tiendas tras ver a sus ídolos -por ejemplo, la estrella de la NBA LeBron James- utilizándolos.

Desde su adquisición por parte de Apple en 2014, Beats ha buscado ampliar sus áreas de negocio, exportando su ‘know how’ y sus tecnologías a otros dispositivos que también incluyen funcionalidades sonoras. Tras unas aventuras iniciales con la telefonía móvil, terminaron por unirse al ‘gran juego’ de los fabricantes de coches.

Si bien su primer cliente fue el consorcio FCA -modelos como el Fiat 500 poseen sistemas firmados por ellos-, a día de hoy la compañía mantiene una estrecha colaboración con otros constructores. Entre ellos figura Seat, que cuenta con ellos para todos los vehículos de su catálogo.

Imagen de un Seat Arona Xcellence

Lo cierto es que el espíritu jovial y dinámico de este especialista casa muy bien con el de los productos más ‘urban’ y ‘chic’ de Martorell. Como, por ejemplo, la unidad de Arona -equipada con el acabado Xcellence– que nos cedió la marca para realizar la prueba.

Una cámara -no del todo- estanca

Es de justicia empezar destacando uno de los grandes aciertos del fabricante español en lo referente a la integración del sistema. El ‘subwoofer’ se descubre al levantar la moqueta del maletero, encajonado en un módulo especial de plástico que -a su vez- cabe justo en el espacio interior de la rueda de emergencia. Un detalle muy inteligente que cuesta ver en otros coches, los cuales pareciera que prefieren ‘robarte’ espacio de carga o complicarte un simple pinchazo.

Subwoofer del sistema Beats Audio del Seat Arona

La colocación del resto de altavoces podemos calificarla como correcta. No obstante, la colocación de los ‘woofers’ traseros en la parte inferior de las puertas posteriores beneficia la acústica de las plazas delanteras… en severo detrimento de quienes viajen detrás. Quizás mejoraría significativamente con la instalación de dos más a la altura de la bandeja.

En términos de software no hay queja, el tacto de la pantalla multimedia y su respuesta son magníficas. El ecualizador -que ofrece niveles de control para graves, medios y agudos- se deja manipular por intuición. Y sus efectos se notan de verdad. Lo único que podríamos echar en falta es el control dedicado del ‘subwoofer’, que sí está presente en otros como el Tarraco o el Ateca.

Interior del Seat Arona Xcellence

Tan sólo hemos encontrado un defecto de severidad, al menos desde un punto de vista puramente audiófilo. La potencia percibida del equipo sobrepasa -y no por poco- el sellado insonorizante del coche. De hecho, en los niveles de volumen más altos surgen resonancias -y temblores- fáciles de percibir en múltiples puntos: ventanillas, tiradores de las puertas, retrovisores…

La ‘discoteca’ todoterreno

Su exquisitez con la calidad de los archivos nos obliga a recomendarte que vayas pensando en convertir tu biblioteca musical a FLAC. O, aún mejor, desempolva tu viejo iPod y prepárate para disfrutar. Definitivamente, los códecs ‘sin pérdida’ hacen aquí que los MP3 parezcan ‘prehistóricos. Si prefieres preservar la ciberseguridad de los puertos USB y usar Bluetooth… haz caso al consejo de la pantalla y pon el volumen en tu dispositivo al máximo.

Aviso Bluetooth sistema multimedia Seat Arona

Como decíamos anteriormente al hablar de la insonorización, la sensación que percibes en el interior del Arona es que su potencia bruta parece muy por encima de los números declarados. De hecho, el nivel de volumen adecuado para un uso razonable se sitúa muy cerca de la mitad del rango disponible.

Salvo que quieras buscarte un dolor de cabeza, subir de ahí no tiene demasiado sentido. No obstante, si te quieres arriesgar descubrirás que no se manifiesta distorsión alguna, ni ruidos parásitos.

Ecualizador del sistema multimedia del Seat Arona

Entrando ya a valorar la calidad sonora, es preciso recalcar que las notas graves son su verdadero punto fuerte. El ‘subwoofer’, gracias a su contacto cercano con la carrocería, extiende su sensual influencia por todo el habitáculo.

¿Qué estilos musicales encajan mejor?

Sin duda, el ‘pop’ actual es el mejor adaptado de todos. Los agudos -que suelen encarnar sus cantantes– se alternan a la perfección con los ocasionales golpes graves. También mima a los sintetizadores, piezas clave de la actual subcultura ‘Synthpop’ que persigue revivir el sonido de los ochenta.

Siguiendo con los bajos, los siguientes agraciados son el trance y el ‘drum n bass’. Ambos estilos los utilizan, directamente, como base rítmica y esqueleto de todos sus temas. Aquí la experiencia logra asemejarse bastante a lo que puedes experimentar en una pequeña discoteca.

Probando con grandes éxitos del rock descubrimos que a este Beats Audio le gustan las guitarras eléctricas. Por ejemplo, con temas ‘grunge’ recoge muy bien su distorsión, así como la percusión de la batería. Y con grandes éxitos del rock español, evoca muy fielmente su típico ‘ambiente de carretera’.

¿Y cuáles encajan peor?

Sin ser -ni mucho menos- una experiencia desagradable, las esencias tan ‘básicas’ y casuales del folk provocan que los temas de este género no terminen de ‘colmar’ nuestra satisfacción auditiva. Los instrumentos, por tanto, no destacan demasiado y la voz -columna vertebral de sus canciones- se convierte en la principal fortalecida.

Por todo ello -y, sobre todo, en comparación con el resto de estilos probados-, debemos concluir que éste es el más alejado de la filosofía del equipo.

Y para terminar… ¿alguna sorpresa?

Varias han sido las ‘sorpresas musicales’ que nos hemos llevado durante la prueba. La primera de ellas es que en los géneros ‘de fusión’ -como el ‘New Age’- no se amilana ante la combinación de sonidos de muy distinta índole: étnicos, ambientales, electrónicos… Se las arregla sobradamente para proporcionarte toda una experiencia inmersiva, la cual persiguen estos artistas.

El jazz, el blues y el soul encuentran un acomodo insospechado también. Y es que, al contar con pocos instrumentos, cada uno de ellos tiene su sitio bien definido. Asimismo, sus voces típicas -tan quejicosas y castigadoras- quedan bien inmortalizadas.

No en vano, la escucha de la voz -sobre todo, femenina- es otro gran placer con este equipo. Tanto si se trata de voces ‘arrolladoras’ como ‘cálidas’, el procesador integrado en el amplificador recoge todos sus matices con muy buen criterio.

Por último, la música clásica -y, por extensión, el ‘bel canto’– fue la mayor sorpresa de todas, pues antes de comenzar nuestra prueba dimos por sentado -erróneamente- que este estilo se encontraba en las antípodas del Beats Audio. Todo lo contrario: es capaz de conseguir que te sientas como en la ópera. Es agradable, incluso, oír el ‘rumor’ de los estudios y escenarios, el cual otorga mucho ‘cuerpo’ a estas obras eternas.

VALORACIONES
Prestaciones y experiencia acústica
8.5
Tecnologías de sonido
8
Compatibilidad con formatos y soportes
9
Posibilidades de ajuste
7.5
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.