Novedades

VW Taigo: ser ‘guapo’ también tiene un precio

El nuevo CUV de VW -es decir, modelo de tipo SUV pero con cierta imagen deportiva y de coupé- ya ha fijado su precio; ¿compensa respecto a lo que cuesta un T-Cross equivalente?

Imagen tres cuartos delantero vw Taigo

El siguiente paso en la colonización del mercado por parte de los SUV pasa por… la expansión del sub-grupo de los CUV, es decir, aquellos que tienen cierta imagen deportiva y de coupé. Entre los de tamaño más compacto, este VW será de los primeros.

Y es que parece claro que VW no quiere, en esta ocasión, quedarse a la zaga; después de llegar un poquito tarde a la categoría de los SUV compactos, ahora toma la delantera a casi toda la competencia y lo hace con un vehículo que se fabrica en Landaben, Pamplona, al igual que el modelo T-Cross del cual se deriva… que, a su vez, comparte plataforma y mecánicas, entre otros elementos, con el exitoso Polo.

Y sí, será un coche eficiente, tecnológico y conectado… pero lo que va a vender, antes que nada, es su estilo y diseño. Aunque el punto de partida, como hemos comentado, es el T-Cross, lo cierto es que el Taigo ha cambiado notablemente de aspecto y no se han limitado a variar la apariencia de la zona trasera para hacerlo más ‘coupé’, sino que también es distinto todo el frontal.

Con un tamaño de 4,26 metros de largo, resulta ser lo bastante compacto para poderse usar en el día en todo tipo de entornos, incluido los urbanos, sin que sea un engorro, y también tiene suficiente ‘cuerpo’ como para gozar de cierto empaque. En él vemos detalles interesantes como los faros delanteros, que pueden ser de leds matriciales para ofrecer iluminación inteligente que no deslumbre a otros conductores y también una banda de led que atraviesa la parrilla delantera.

La parte trasera también ha quedado muy resuelta y por lo que se percibe en las primeras imágenes, se podrá elegir la variante con acabado deportivo R-Line con paragolpes específicos, llantas de mayor tamaño, más superficies pintadas en el color de la carrocería -por debajo habra otros acabados como el ‘Taigo’, el ‘Life’ o el ‘Style’-…

El interior sí que es claramente similar al del T-Cross y el Polo; por ejemplo, se nota en que parte del frontal del salpicadero puede llevar inserciones en plástico a juego con el color exterior del coche. Esa banda, que lo recorre horizontalmente de lado a lado, integra frente a la zona del conductor la instrumentación, que puede ser un cuadro totalmente digital de 10,25″ -de serie lleva una más pequeña, de 8″-, así como el sistema multimedia, en este caso en la parte central de la consola, con un tamaño de hasta 9,2″ de pantalla en la variante más completa. Por cierto, este dispositivo es el MIB3, es decir, la última generación de un sistema plenamente conectado -viene con tarjeta SIM virtual-.

Imagen interior del VW Taigo

Eso se nota, por ejemplo, es que es compatible con una completa app en el móvil del usuario para controlar información y funciones del coche de manera remota; también en que puede contar con acceso a servicios en streaming -música-, control por voz natural -para que te puedas dirigir al coche con comandos vocales que uses habitualmente y que te entienda-, o que puedas guardar configuraciones en la nube y así las tengas disponibles cuando te subas en otro VW que también ofrezca esa funcionalidad. Por supuesto, también resulta compatible con Android Auto y Apple Car Play en sus variantes inalámbricas.

Por último, del interior destaca el climatizador automático -y bizona- con superficies sensibles al tacto, la iluminación ambiental, el volante similar al de los Polo/Golf, el acceso y arranque por botón, el selector de modos de conducción, un airbag que se despliega entre las dos plazas delanteras… y, curiosamente, la ausencia de un freno de mano eléctrico, ya que el Tiago sigue recurriendo a la clásica palanca.

Basado en la plataforma MQB de VW, es decir, la misma de los Polo, T-Cross, Seat Ibiza o nuevo Skoda Fabia, entre otros, es de esperar varias cosas. Por un lado, un buen aprovechamiento del espacio interior y un maletero por encima de los 430 litros. Por otro lado, muy buenas cualidades en carretera, porque hablamos de una plataforma robusta y con buenas suspensiones, aunque siempre con tracción delantera.

¿Otras ventajas de la plataforma? Se espera un muy resultado en las pruebas de choque de EuroNCAP; también porque dispondrá de numerosos asistentes a la conducción, incluyendo un control de crucero adaptativo capaz de funcionar a velocidades de hasta 210 km/h, el sistema de control de mantenimiento de carril, el de aviso de obstáculos en el ángulo muerto de los retrovisores, el de frenada de emergencia en caso de riesgo de colisión…

Imagen tres cuartos trasero VW Taigo

Y en cuanto a los motores, de momento los ‘clásicos’, es decir, un 1.0 turbo gasolina en versiones de 95 ó 110 CV, acompañado del 1.5 TSI de cuatro cilindros con 150 CV; el cambio, manual de cinco o seis velocidades, con la posibilidad en los más potentes de elegir la caja automática de siete marchas. De momento, parece que los eléctricos pasan a la historia. Y de los que hay no cuentan con algún tipo de microhibriación.

Los precios del modelo, que deberán enfrentarse a coches como el Hyundai Bayon, el Seat Arona o el Ford Puma, entre otros, ya han sido anunciados… si bien las primeras unidades circulando por España no las veremos hasta principios de 2022, cuando comiencen las entregas.

La gama arranca con el acabado Life, a elegir con el motor 1.0 TSi de 95 CV y cambio manual por 23.910 euros; como con el TSI de 110 CV con la transmisión automática por 25.170 euros. Por encima queda situado el acabado R-Line, que tiene como escalón base el 110 CV automático por 28.020 euros, siendo tope de gama el mini-GTI con el único propulsor de cuatro cilindros: un 1.5 de 150 CV y cambio automático. Su precio es de 29.925 euros.

Ahora bien, ¿qué tal son estos precios y cuánto suponen respecto a su hermano el T-Cross? En principio no es mucho, porque hay diferencias de unos 500-600 euros. Pero el problema son las buenas promociones de este último, de tal manera que la diferencia real con el Taigo oscila entre los 2.500 y los 4.200 euros.

Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.