Expertos HC

Si tienes coche y este aparatito, en Japón harás cosas increíbles

Este servicio es conocido en España por hacer más cómodos y sencillos los pagos en los peajes. Pero en Japón le han metido más tecnología para que sea capaz de hacer eso... y muchas cosas más.

Imagen nocturna de una abarrotada calle de una ciudad japonesa, con carteles de neón y tráfico circulando
Photo by Ben Cheung from Pexels

Cuando viajamos al extranjero podemos llegar a pensar que, en cuestiones de circulación por carretera, no hay excesiva diferencia. Más allá de particularidades como si se conduce por la derecha o por la izquierda, pocos suelen fijarse en los detalles que hacen característica cada región. Al menos en lo que se refiere a la parte automovilística.

En este artículo vamos a seguir comentando las particularidades que tiene el mundo del automovilismo y los vehículos en un país tan peculiar a ojos occidentales como es Japón. Hoy en concreto nos centraremos en los sistemas de telepeaje, que son, en realidad, mucho más que eso.

Diferencias entre los peajes de España y Japón

ETC System son las siglas en inglés de Electronic Toll Collection -en español, sistema electrónico de cobro de peaje-. Es un sistema utilizado en Japón para el pago automatizado en las autopistas. Los conductores españoles que utilicen vías con un sistema similar saben lo cómodo que es poder circular por una autopista sin tener que detenerse en un peaje para pagar en metálico o con tarjeta. Para ello, aquí usamos un dispositivo que conocemos como Via-T.

En nuestro caso, este dispositivo nos sirve para circular también por Portugal y algunas carreteras francesas. Además, existen alternativas para aquellos conductores, especialmente para los transportistas, que circulan por múltiples carreteras europeas. Se trata, en ambos casos, de un sistema cómodo y práctico de gestionar los pagos en los peajes. Sin embargo, como veremos más adelante, el sistema japonés está incluyendo características muy interesantes.

Diferencias de formato entre el Via-T español y el ETC japonés

En lo que se refiere únicamente al pago de los peajes con el sistema ETC, este se realiza mediante una comunicación inalámbrica con una antena colocada en el peaje y un dispositivo situado en el vehículo. Este último incluye una tarjeta pre/post pago.

Aquí vemos la primera diferencia con el sistema que utilizamos en España. Si bien la antena y el dispositivo de comunicación instalado en nuestro vehículo coinciden en ambos casos, en el japonés se añade un tercer elemento: la mencionada tarjeta.

Estas tarjetas son emitidas por empresas de crédito y son muy parecidas a una tarjeta de crédito convencional, con la particularidad de que también existen en la modalidad de prepago, algo muy extendido en la cultura japonesa y que se usa para pagar desde los billetes de metro hasta un refresco en una tienda de conveniencia. En resumen, el esquema de funcionamiento quedaría tal que así:

Esquema de funcionamiento del ETC – Fuente: ITS-TEA

Peculiaridades y seguridad de la tarjeta ETC

Para entender el porqué de este peculiar funcionamiento, hay que tener en cuenta que todas las autovías y autopistas son de pago, y que a estas se puede acceder incluso desde el mismo centro de una megaurbe como Tokio u Osaka. De hecho, muchas de ellas atraviesan ciudades mediante pasos elevados que discurren entre -e incluso a través de- edificios.

La autopista que atraviesa el Gate Tower Building en Osaka – Fuente: Japonismo.com

Este uso intensivo de las autopistas de peaje hace que el desembolso económico para usarlas de forma habitual sea bastante elevado. Por ese motivo, las tarjetas ETC permiten que exista una variedad de precios y descuentos en los peajes ajustándose a las necesidades de cada conductor según la fecha, temporada o el horario en que se usen, incluyendo también modalidades de tarifa plana.

El motivo por el cual se decidió separar el sistema de pago de peajes en Japón en tres componentes -en lugar de dos como hacemos en España- fue separar la información entre el propietario del vehículo y el pagador del peaje.

De esta forma, la información del vehículo se almacena en el dispositivo que se comunica con la antena ubicada en el peaje, mientras que la información asociada con la persona a la que se cargará el coste del peaje queda almacenada en la tarjeta ETC. Esta configuración permite aumentar las posibilidades del sistema, como ya se viene haciendo desde hace algunos años, ya que permite añadir varios servicios además del pago de los pejes.

En lo que respecta a la seguridad de este sistema, parece que los desarrolladores se tomaron en serio este aspecto, ya que, según la descripción donde se explica su funcionamiento, podemos leer que «ETC utiliza un estricto procedimiento para impedir los incidentes de seguridad producidos por técnicas de spoofing -suplantación-, tampering -manipulación- y wiretapping -intervención de la línea telefónica-«.

Esto se consigue mediante procedimientos de autenticación y cifrado, tal y como podemos ver en el siguiente diagrama:

Sistemas de seguridad implementados en ETC – Fuente: ITS-TEA

En definitiva, podríamos decir que el sistema ETC incorpora unas medidas lo suficientemente robustas como para garantizar una privacidad del usuario mayor comparada con otros métodos más convencionales como las tarjetas que solo hacen uso de la banda magnética. Además, los mecanismos de autenticación mutua, el cifrado de los datos y las revisiones anti-manipulación ofrecen capas de seguridad bastante robustas.

Una evolución constante

A pesar de que el sistema funciona realmente bien y lo usan más del 92% de los conductores japoneses, el desarrollo de esta tecnología no ha cesado. En 2016 apareció la nueva versión ETC 2.0, que ya ha sido adoptada –según cifras oficiales– por un 21,2% de los conductores nipones.

Entre los nuevos servicios y posibilidades que el ETC 2.0 ofrece podemos encontrar los siguientes:

  • Evitar congestiones de tráfico, ya que permite la transmisión del estado de la circulación en tiempo real y sobre una amplia área. Además, permite mostrar imágenes del estado de la carretera unos kilómetros más adelante de nuestro vehículo.
  • Soporte para una conducción segura mediante el envío de imágenes acerca del estado de la calzada más adelante. Esto hace posible alertar de accidentes de tráfico, objetos en la calzada, malas condiciones meteorológicas o automóviles detenidos.
  • Apoyo en caso de desastres. Proporciona información útil tan pronto como se produzca un desastre, como por ejemplo terremotos, tsunamis, accidentes de tráfico, ataques de Godzilla, etc.
  • Ofrecer servicio en base a los registros del conductor. Esto le permite ahorrar en las tarifas de los peajes, simplificar los procedimientos de autorización de aquellos vehículos de tamaño especial e indicarles la mejor ruta a seguir, y apoyar la gestión de vehículos del sector privado como los usados por los transportistas.
  • Expandir los servicios del sector privado, gestionando la entrada y salida de vehículos de los parkings y permitiendo el pago sin efectivo. También en aquellas tiendas y restaurantes que permitan el pago sin bajarse del coche y la retransmisión de información local usada en rutas turísticas.
Nuevas posibilidades del Sistema ETC 2.0 – Fuente: ITS-TEA

De esta forma, ETC 2.0 permite ofrecer varios servicios de apoyo al conductor mediante el uso de comunicación inalámbrica entre los sistemas ETC 2.0 a bordo del vehículo y las antenas colocadas a lo largo de la carretera. Ya solo por el uso que puede hacerse para descongestionar algunas carreteras representa una tecnología prometedora.

Pero nunca hemos de olvidar la parte de la ciberseguridad. Y es que, en caso de que este sistema sea vulnerado por un atacante, este podría generar el efecto contrario y causar atascos kilométricos de la nada.

Conclusión

Como acabamos de ver, el sistema ETC presenta varias similitudes con nuestro Via-T en lo que se refiere a la comodidad del pago en los peajes. Sin embargo, su versión 2.0 va mucho más allá y permite ofrecer información muy útil a los conductores. Algo que, por otra parte, están integrando algunos fabricantes de automóviles también en Europa y América por su cuenta.

Esperamos que esta tecnología se siga desarrollando teniendo en cuenta también la seguridad de los datos almacenados y de las comunicaciones entre los vehículos y el sistema. De esta forma nos podremos evitar graves problemas provocados por un uso malicioso de todo este sistema que pueda desembocar en daños graves.

Josep Albors
Soy responsable de Investigación y Concienciación de ESET España. Tengo más de 14 años de experiencia en el mundo de la seguridad informática y estoy especializado en el análisis de malware. También edito el blog de ESET España y colaboro en el blog internacional de ESET en español, WeLiveSecurity, además de otras múltiples publicaciones relacionadas con la seguridad de la información. He sido ponente en algunas de las conferencias de seguridad más importantes de España, además de colaborar con iniciativas como X1RedMasSegura. También he impartido charlas de concienciación y educación en seguridad informática y privacidad en centros educativos de todo tipo. Además, soy profesor en cursos de experto en seguridad y derecho tecnológico y congresos sobre ciberseguridad organizados por varias universidades españolas, y he colaborado con la Guardia Civil, Policía Nacional y el Ejercito de Tierra en la formación de nuevos agentes en materias relacionadas con la seguridad informática, ciberinteligencia y la prevención de la ciberdelincuencia.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.