Movilidad

Este peaje lo pagarás… aunque te lo saltes

La multinacional española acaba de conseguir la luz verde para un proyecto que dará mucho que hablar. ¿Qué ocurre cuando dejas el control del tráfico… en manos de una inteligencia minuciosamente programada?

Imagen de la Interestatal 66 en Virginia

Dentro del microcosmos de los coches conectados, uno de sus pilares fundamentales es -sin duda- el de la interacción entre éstos y las infraestructuras de las calles y carreteras. Y aunque pueda parecer un campo todavía por explotar, lo cierto es que existe un exponente de conectividad que lleva ya mucho tiempo entre nosotros. Nos referimos, por supuesto, a los sistemas de telepeaje.

En la actualidad, las principales compañías del sector se encuentran varios pasos más allá, centrando sus investigaciones en la tarea de otorgar funciones adicionales -y más complejas- a estos mecanismos de control, en aras de convertirlos en un agente regulador del tráfico… que jamás necesitará vacaciones.

El hábil organizador

De entre las anteriores, podría decirse que Indra ha dado un paso de gigante en la evolución de estos sistemas de peaje. Recientemente, la firma española ha obtenido un contrato con el estado norteamericano de Virginia para la instalación de ‘peajes inteligentes’ en sus autopistas.

El acuerdo -valorado en 75 millones de euros- tendrá como ‘primera piedra’ la instalación de un peaje de tipo ‘free flow’ -es decir, sin barreras que obliguen a los vehículos a detenerse- en la Interestatal 66, una de las vías de comunicación más utilizadas en la región.

La citada instalación contará con la tecnología Mova Collect de Indra, una solución basada en inteligencia artificial capaz de aprender los hábitos del tráfico -horas punta, cantidad media de vehículos en un periodo de tiempo, velocidades de paso más habituales…- para ofrecer una radiografía concienzuda del mismo.

Entre los datos que puede extraer se encuentran la densidad del tráfico y otras variables más particulares, como el tipo de vehículo que cruza bajo su pórtico y el número de personas que lo ocupan.

Con toda esta información puede -por ejemplo- modificar en tiempo real el precio a pagar por el uso de los carriles más rápidos. De este modo, ante un incremento en la tarifa, los conductores decidirán cambiar a las líneas más económicas o gratuitas, despejando el camino para quien quiera gastar algo más… a cambio de llegar antes a su destino.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.