Novedades

Por qué el Mercedes EQC necesita los cambios que llegarán en 2021

Hasta ahora, el Mercedes EQC ha tenido una vida comercial no exenta de problemas... Pero la marca se prepara para resolver el más acuciante: el tiempo de carga de su batería.

Mercedes EQC tres cuartos frontal
EQC 400 4MATIC; hightechsilber metallic; Ledernachbildung ARTICO / Stoff Sunnyvale zweifarbig indigoblau / schwarz;Stromverbrauch kombiniert: 20,8 – 19,7 kWh/100 km; CO2-Emissionen kombiniert: 0 g/km* ; *Stromverbrauch und Reichweite wurden auf der Grundlage der VO 692/2008/EG ermittelt. Stromverbrauch und Reichweite sind abhängig von der Fahrzeugkonfiguration EQC 400 4MATIC; high tech silver metallic; Two-tone ARTICO man-made leather / Sunnyvale fabric indigo blue / black;Combined electric energy consumption: 20.8 - 19.7 kWh/100 km; combined CO2 emissions: 0 g/km* ; *Electric energy consumption and range have been determined on the basis of Regulation (EC) No. 692/2008. Electric energy consumption and range depend on the vehicle configuration

Mercedes va a introducir una serie de mejoras en el EQC el año que viene. La estética no sufrirá cambios, pero la firma de la estrella se ha propuesto subsanar los puntos débiles que se achacan a su SUV eléctrico.

Las mayores críticas a las que se han enfrentado el EQC, se deben al tiempo que se tarda en cargar su batería. Con el cargador actual, el usuario necesita nada menos que 11 horas para realizar una recarga completa de su batería de 80 kWh. La propia marca reconoce que este dispositivo no estaba completamente terminado en el momento de presentar el modelo. Para remediarlo, Mercedes sustituirá el cargador de 7,4 kW por uno de 11 kW y una potencia de corriente continua de hasta 110 kW, con la que se podrá recargar el 80% en solo 40 minutos. Este nuevo elemento irá acompañado por un cable de carga liso, frente al cable en espiral de cinco metros con el que el EQC llega a los concesionarios.

Por dentro, en 2021 el EQC incoporará de serie la radio compatible con el estándar digital DAB, y el sistema multimedia MBUX de la marca, con una pantalla de 10,25 pulgadas. Además, Mercedes rectifica un pequeño detalle: el mando del acoplamiento del remolque desaparece de la puerta del conductor, pasando a accionarse únicamente a través del menú de configuración. Todo este equipamiento de serie se completa con nuevas luces de advertencia en las puertas traseras. Por fuera, se sumará la opción de aplicar un nuevo tono de pintura: el color Gris Mojave.

Un modelo con contratiempos

La ausencia de un sistema de carga rápida ha sido uno de los principales culpables a los que se atribuyen las bajas ventas del Mercedes EQC hasta el momento. También se han achacado a unos supuestos problemas con el suministro de las baterías por parte del proveedor LG Chem, que Mercedes ha desmentido. De hecho, la marca mantiene su previsión de producir 50.000 unidades del EQC a lo largo de 2020. Por otro lado, sus 390 kilómetros de autonomía se antojan escasos frente a la competencia. El Audi e-tron ofrece 436 km, y el Tesla Model X alcanza los 507 km.

Desde luego, el EQC no empezó su vida comercial con buen pie. Nada más comenzar su venta, Mercedes tuvo que llamar a revisión a 1.700 unidades por un defecto en la transmisión. En Alemania, durante el 2019 se vendieron 548 unidades, frente a las 3.578 de su rival más directo, el Audi e-tron. En España, Mercedes ha vendido un total de 47 unidades en todo 2019, frente a los 165 e-tron que los clientes adquirieron a Audi. Mientras tanto, al final el EQC no llegará a EE.UU. hasta el 2021.   

Para el 2023, Mercedes ya trabaja en la segunda generación del EQC. Con ella se desechará la plataforma EVA-I que comparte con los Clase C y GLC, ya que impide el alojamiento de baterías más grandes.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.