Novedades

…y, de repente, el Mercedes GLC es cuatro veces híbrido

El GLC es el modelo con el que Mercedes compite en el segmento de los SUV de lujo de tamaño medio. Frente a todos sus rivales aporta una tecnología que le hace único. ¿De qué se trata?

IMagen de un Mercedes GLD hibrido enchufable recargando
GLE 350 de 4MATIC;Kraftstoffverbrauch gewichtet 1,1 l/100 km, CO2-Emissionen gewichtet 29 g/km, Stromverbrauch gewichtet 25,4 kWh/100 km* GLE 350 de 4MATIC;Weighted fuel consumption 1.1 l/100 km, weighted CO2 emissions 29 g/km, weighted power consumption 25.4 kWh/100 km*

Que las marcas tienden a reducir el nivel de emisiones medio de sus modelos es algo ya no sólo de cara la galería, sino una necesidad para cumplir con las normativas, cada vez más estrictas, en materia anticontaminación. Una de las maneras de conseguirlo es mediante la incorporación en la oferta de una versión híbrida enchufable, también conocida como PHEV.

Mientras que hay marcas que confían ‘su suerte’ a una gama compuesta sólo por ese tipo de versiones -como Toyota en su nuevo RAV4-, otras combinan una o varias motorizaciones clásicas con otra PHEV -como el Mitsubishi Outlander, sin duda el referente en cuanto a éxito de ventas de este tipo de modelos-…

Mercedes, al estilo de estas últimas, ha decidido ampliar la oferta de su GLC… no con una, sino con dos variantes híbridas enchufables. Pero, ojo, no se trata de dos coches que llevan la misma motorización con diferentes potencias -algo que, por ejemplo, ya ofrecen marcas como VW, Peugeot…-.

Se trata de dos PHEV completamente distintos, uno turbodiésel -Mercedes sigue siendo de las pocas marcas que confía en esa combinación- y PHEV turbo de gasolina. Y lo mejor de todo, es que la marca alemana ofrece esa mecánica tanto en el GLC ‘normal’ como en el de carrocería coupé.

Sin duda, esas son las ventajas de haber desarrollado estas tecnologías en diferentes modelos de la gama, durante los últimos años. De hecho, la marca alemana presume de que estos coches son híbridos-enchufables ‘de tercera generación’ -esta tecnología ya la hemos visto tanto en el Clase C como en el Clase E-. Comenzando por el diésel, su denominación comercial es la de GLC 300 de 4MATIC -con un ‘Coupé al final si se trata de la versión de diseño más deportivo-.

IMagen interior de un Mercedes GLC Coupé

Este coche combina un propulsor 2.0 turbodiésel de cuatro cilindros en línea y 194 CV con otro propulsor eléctrico de 90 kW para lograr una potencia combinada de 225 CV. El coche se apoya en una batería de ión-litio de 13,5 kWh, que es una capacidad razonable.

De hecho, en este modelo, es capaz de conseguir una autonomía media, homologada con el ciclo realista WTLP, de entre 38 y 51 km. Mercedes asegura que la batería se puede cargar en una toma doméstica o bien utilizando un Wall Box, en un plazo que va de hora y media a cinco horas.

En todo caso, para este coche, la marca declara una velocidad máxima de 210 km/h, una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos y un consumo medio de entre 1,7 y 2,2 l/100 km. Otras de sus cualidades es que es capaz de funcionar en modo eléctrico a velocidades de hasta 130km/h, de tal manera que hablamos de un modelo que, si se recarga a diario, es capaz de realizar trayectos urbanos e interubanos sin necesidad de consumir una sola gota de combustible.

El de gasolina también muy bueno

En este caso, su nombre es el de 300e 4MATIC; como su hermano diésel, hablamos de un SUV con tracción total y cambio automático. La parte mecánica es también muy interesante, con registros totales que se asemejan a los de su hermano diésel. Así, este GLC lleva un propulsor 2.0 turbo de gasolina con cuatro cilindros y 211 CV, combinado con un motor eléctrico de 122 CV para ofrecer en conjunto idéntica potencia que el GLE, es decir, 235 CV.

La batería del motor eléctrico cuenta con la misma capacidad: 13,5 kWh, mientras que la autonomía media es correcta, con valores de entre 39 y 43 km. Este hecho también es el responsable de que el consumo medio total del vehículo sea de entre 2,3 y 3,0 l/100 km.

IMagen de un Mercedes GLD hibrido enchufable en versión coupé

Por el contrario, las prestaciones del modelo son excelentes. Por ejemplo, la velocidad máxima es notable, con nada menos que 230 km/h, y lo mismo se puede decir de la aceleración, ya que pasa de 0 a 100 km/h en sólo 5,7 segundos. ¿La principal pega del modelo? Que el maletero ve reducida su capacidad a 395 litros, si bien se puede ampliar hasta los 1.445 litros si se abaten los asientos traseros.

En cuanto a los precios, el GLC diésel PHEV arranca en los 64.200 euros de la versión ‘clásica’ y sube hasta los 67.150 euros si quieres la variante coupé. El GLC híbrido enchufable de gasolina es un poco más barato: 62.375 euros con la carrocería normal y 65.325 euros el coupé.

Una buena noticia es que si adquieres cualquiera de estos modelos antes del 30 de septiembre, Mercedes te obsequia con su paquete Plug&Go, mediante el cual la marca alemana incluye, sin coste, la instalación del punto de carga en tu casa o trabajo, con tres años de garantía, gracias al acuerdo entre Mercedes-Benz España e Iberdrola.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.