Expertos HC

Qué papel juega el coche en las ciudades inteligentes

Los coches ya son inteligentes. Y las ciudades empiezan a serlo también. ¿De qué forma afectará eso a nuestra forma de movernos? ¿Cómo se entenderán los vehículos con su entorno?

Skyline nocturno de los rascacielos de una ciudad
Imagen de Tumisu en Pixabay

Los coches han evolucionado a lo largo de los años y, poco a poco, se están convirtiendo en una parte integral de Internet de las cosas -IoT-. Se trata de un sistema que está cambiando radicalmente la forma en que los humanos interactúan con el mundo que los rodea. Al igual que otros dispositivos conectados, los automóviles de hoy también pueden obtener acceso en tiempo real a todo tipo de información: desde facilitar el contacto entre el vehículo y el concesionario a alertar a los servicios de emergencia si el propietario del automóvil está involucrado en un accidente de tráfico.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

El concepto de estos vehículos conectados a Internet no es tan antiguo. De hecho, General Motors fue la primera compañía automotriz que estableció las bases para los servicios de automóviles conectados a mediados de la década de 1990 al presentar OnStar, un sistema a bordo desarrollado en colaboración con Motorola que proporcionaba conectividad remota al contactar a los servicios de emergencia en caso de que ocurriera un accidente. Ahora, muchas compañías ofrecen servicios conectados similares que proporcionan análisis predictivos, telemática, diagnóstico remoto de automóviles, servicios de navegación paso a paso, etc.

Además, la definición de servicios de automóviles conectados ha cambiado completamente hoy. La mayoría de los fabricantes de automóviles están ofreciendo funciones de conectividad avanzadas como control remoto, mapas de visualización satelital con visualización de tráfico en vivo, medios de transmisión en el automóvil, navegador de Internet, y otros. El futuro de los automóviles conectados también parece más prometedor con tecnologías avanzadas como Vehicle to Infrastructure -V2I-, Vehicle to Vehicle -V2V-, Vehicle to Cloud -V2C-, Vehicle to Pedestrian -V2P- y Vehicle to Everything -V2X-.

No solo depende del coche

Todas estas tecnologías permiten que un automóvil se vuelva lo suficientemente inteligente como para conectarse a su entorno y comunicarse con ellos. Para que esto suceda, la infraestructura debe ser lo suficientemente inteligente como para controlar esta inteligencia sobre ruedas. Y esta infraestructura tiene que ser una configuración que todos conocemos como una ciudad inteligente: un área urbana integrada con millones de sensores electrónicos de IoT. 

Esto significa que las ciudades inteligentes del futuro tendrán que abordar la infraestructura sobrecargada de sensores que requeriría una planificación adecuada en la que todos los sistemas críticos de la ciudad, como telecomunicaciones, transporte, energía, servicios públicos, atención médica, etc. deberían poder comunicarse y coordinarse juntos.

¿Qué pasos se están dando?

Los gobiernos de todo el mundo están trabajando para tal planificación. Por ejemplo, un estudio del Departamento de Transporte de EE. UU. ha presentado todas las posibilidades y desafíos asociados con los vehículos conectados y la automatización urbana. Y un informe de Research and Markets predice que el mercado global de ciudades inteligentes para tecnologías de información y comunicaciones alcanzará los 774,8 mil millones de dólares en 2021.

Muchos países desarrollados de todo el mundo están invirtiendo fuertemente en el desarrollo de ciudades inteligentes. En 2017, el fundador y multimillonario de Microsoft Bill Gates comprometió 80 millones de dólares para ayudar a construir una ciudad inteligente en el estado estadounidense de Arizona. Se dice que su inversión agiliza la adopción de vehículos conectados.

En el evento CES 2018, Ford Motor Company reveló Transportation Mobility Cloud -TMC-, una plataforma abierta -basada en la nube- que conecta ciudades enteras con un programa abierto de comunidad de desarrolladores. Esta solución recopila datos en toda la ciudad en tiempo real y puede organizar automóviles, autobuses, trenes y personas en una ciudad que manejaría las curvas, reduciría el problema de la congestión y generaría un cambio económico y ambiental positivo.

Ford, junto con su socio tecnológico Qualcomm, ayudará a los automóviles a comunicarse con otros vehículos en la carretera y en la ciudad circundante hablando el mismo idioma. El vehículo celular para todo -C-V2X- hará que esto suceda. El vehículo con motor C-V2X también podrá detectar a un conductor angustiado, cuya condición se informará automáticamente en todo el ecosistema que se pondrá en contacto con los servicios de emergencia.

El modelo de ciudad inteligente presentado por Ford es solo uno de los pocos ejemplos que nos dan la esperanza de creer en una era futurista de esas que podemos leer en una revista o ver un vídeo en YouTube.

*Artículo escrito por Megan Davis y publicado originalmente en IoT Tech Expo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.