Expertos HC

El coche autónomo de Google nos da una vuelta… y esto fue lo que ocurrió

¿De qué te das cuenta cuando circulas en un vehículo sin conductor? Pues de algunos puntos a favor, otros en contra y, sobre todo, de lo mucho que nos facilitarán la vida estos coches cuando lleguen.

Un grupo de personas aguardan para subirse al coche autónomo de Google

1. Los seres humanos somos conductores terribles

Bebemos. Nos quedamos dormidos. Enviamos mensajes de texto. En los Estados Unidos, 30.000 personas mueren por accidentes automovilísticos cada año. Los accidentes de tránsito son la causa principal de muerte en todo el mundo para los jóvenes de 15 a 24 años, y durante un choque, el 40% de los conductores ni siquiera pisan el freno.

Somos organismos defectuosos, que se precipitan a gran velocidad en recipientes cubiertos de vidrio, metal, distracción y muerte. Este es uno de los «disparos a la luna» de Google: eliminar el error humano de un trabajo que, durante los últimos cien años, ha sido completamente humano.

2. Los automóviles autónomos de Google son tímidos

El coche en el que viajamos no me pareció peligroso. Me pareció cauteloso. Conducía lenta y cuidadosamente, y tuve la impresión de que es más probable molestar a otros conductores que lesionarlos. Google puede ajustar el nivel de agresividad en el software, y los prototipos autónomos que actualmente se utilizan en Mountain View están acelerados para actuar como conductores noveles nerviosos.

En las primeras versiones que probaron en circuitos cerrados, los vehículos fueron programados para ser altamente agresivos. Aparentemente, durante estas pruebas, que involucraron pistas de obstáculos llenas de conos de tráfico y objetos inflables de prueba de choque, hubo muchos frenos chirriantes y motores rugientes y testigos aterrorizados. Aunque poco práctico en el camino abierto, una parte de mí desearía haber podido experimentar esa versión también.

3. Son monos

La nueva flota de Google fue diseñada intencionalmente para parecer adorable. Nuestros cerebros están diseñados para tratar objetos inanimados -o animados- con mayor cuidado, precaución y reverencia cuando se parecen a un ser vivo. Se han realizado estudios psicológicos en los que los participantes, cuando se les pedía que dañaran un objeto inanimado, tenían menos probabilidades de dañarlo si tenía una cara. Los participantes en el estudio golpearían alegremente una patata con un martillo, salvo que se les pusiera un poco de pelo y un par de ojos, en cuyo caso su moral volvería a su sitio.

Al convertir los autos autónomos en un adorable robot con forma de nube de azúcar, Google espera desarmar espiritualmente a otros conductores. También sospecho que la ternura se usa para calmar parte de la furia que podría surgir por estar atrapado detrás de una de estas cosas. Están diseñados como mensajeros de distancia moderada, no como guerreros a campo abierto, por lo que su velocidad máxima es de 40 kilómetros por hora.

4. No está terminado y no es perfecto

Algunos de los escenarios en los que los vehículos autónomos tienen más problemas son los lugares donde los seres humanos también sufren más, como atravesar cruces de cuatro vías o manejar una luz roja -¿frena repentinamente, o la pisotea y pasa la luz?-.

En un momento durante el viaje, estábamos tratando de girar a la derecha en una carretera concurrida. La atención de todos se dirigió a la izquierda, esperando una que se abriera el tráfico. Pero cuando el camino se despejó y era seguro doblar a la derecha, el coche no se movió. Al principio pensé que era un error, pero cuando miré a mi derecha había un peatón parado muy cerca de la acera, que indicaba con el lenguaje corporal que estaba planeando cruzar. Esta fue una interacción muy humana: el automóvil estaba esperando una señal visual adicional del peatón para detenerse o marcharse, y el peatón esperaba una señal del automóvil. Cuando el peatón no se movió, el coche sin conductor tomó la delantera y se introdujo en la carretera.

Los automóviles utilizan una combinación de mapeo láser 3D, GPS y radar para analizar e interpretar su entorno, y las últimas versiones son totalmente eléctricas con un alcance de aproximadamente 160 kilómetros. El radar es interesante porque permite que el automóvil vea a través de los objetos, en lugar de depender de la línea de visión. En un momento durante nuestro viaje, el automóvil reconoció y se detuvo ante un ciclista que estaba oculto detrás de una hilera de setos.

A pesar de las ventajas sobre un ser humano en ciertos escenarios, sin embargo, estos vehículos aún no están listos para el mundo real. No pueden conducir en la nieve o con fuertes lluvias, y hay una variedad de situaciones complejas que no procesan bien, como pasar por una zona de obras. Google espera que con suficientes kilómetros y datos registrados, los coches lleguen a gestionar todo esto tan bien -o mejor- que un humano.

5. Quiero que esta tecnología tenga éxito

Soy parcial. A principios de este año, mi madre tuvo un derrame cerebral. Dañó la corteza visual de su cerebro y su visión se vio afectada hasta el punto de que probablemente nunca volverá a conducir. Esto la redujo de ser un ser humano completamente funcional e independiente con una carrera y una vida social ajetreada a alguien que está confinado en su hogar, discapacitado e impotente.

Cuando se habla de vehículos sin conductor, la gente tiende a hacer muchas preguntas superficiales. ¿Cuánto costarán? ¿Se supone que esto debe reemplazar mi coche particular? ¿Se supone que esto reemplazará a los taxis o Uber? ¿Qué sucede si necesito usar un autoservicio?

Ignoran las preguntas más inteligentes. Ignoran el hecho de que el 45% de las personas con discapacidad en los Estados Unidos todavía trabajan. Ignoran el hecho de que el 95% de la vida útil de un automóvil está estacionado. Ignoran cómo esta tecnología podría transformar la vida de los ancianos o erradicar la necesidad de construir aparcamientos, garajes o estaciones de servicio. Y lo descartan del todo porque no creen que un ordenador pueda ser tan bueno para moverse en la autopista como ellos.

Ignoran la gran, gran y hermosa imagen que los mira directamente a la cara: que esta tecnología podría mejorar nuestras vidas mucho más.

6. No fue un viaje emocionante, y eso es algo bueno

Viajar en un vehículo sin conductor no es el emocionante y cibernético paseo que se puede esperar. El automóvil conduce como lo haría una persona y, después de unos minutos, olvidas que está conducido de forma autónoma. Olvidas que un robot está diferenciando a los coches de los peatones, de los ciclomotores y de los mapaches. Olvidas que millones de fotones se disparan desde un láser e interpretan, procesan y reaccionan a las señales manuales de un ciclista. Olvidas que en lugar de una inteligencia orgánica, que ha tenido millones de años para desarrollar la capacidad cognitiva de atravesar un cruce de cuatro vías, estás siendo llevado por una artificial, que nació hace menos de una década.

La parte desafortunada de algo tan disruptivo es la estupidez inevitable y ardiente que va a surgir del público en general. Incluso si en unos años se demuestra que los autos autónomos son diez veces más seguros que los coches operados por humanos, todo lo que se necesitará es un trágico accidente y la sociedad se volverá loca. Habrá indignación. Habrá politización. Habrá hashtags.

Va a apestar.

Pero digo al diablo con el público. Permítanles pasar sus vidas dando vueltas en una autopista atestada con todos los otros orangutanes medio absortos en sus teléfonos móviles.

Yo miro la imagen más grande. Todos los automóviles autónomos que circulan actualmente en la carretera aprenden unos de otros, y cada automóvil posee colectivamente 40 años de experiencia de conducción. Y esta tecnología aún está en pañales.

Abogo por ignorar las anécdotas y abrazar los datos.

Estoy listo para nuestro ejército de coches de Google con forma de nubes de azúcar.

*Artículo publicado originalmente en The Oatmeal.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.