Expertos HC

¿Los coches autónomos tendrán límite de velocidad?

Si los vehículos auto-conducidos son más seguros que los manejados por personas, ¿podrían 'saltarse' algunas normas de seguridad vial como la del límite de velocidad? La polémica está servida.

Imagen nocturna de una carretera en la que un coche pasa deprisa delante de una señal de limitación de velocidad
Imagen de Erdmann-Crew en Pixabay

Los límites de velocidad son un número, pero no es especialmente mágico. No es como si uno fuera seguro a 105 km/h -uno de los límites de velocidad más frecuentes en las autopistas de los EE.UU.- y temerario a 106 km/h, a pesar de que así es como está escrita la ley. Más bien se trata de que el riesgo de accidentes aumenta gradualmente con la velocidad. El riesgo de tener un accidente es más difícil de medir, pero la gravedad de un accidente está relacionada con el cuadrado de la velocidad del impacto.

Hay una velocidad a partir de la cual podemos juzgar que el riesgo de accidente está por encima de los límites aceptables. Pero no es tan sencillo como marcar un número fijo para todas las condiciones. Varía de conductor a conductor y de un automóvil a otro. Influye la hora, las condiciones climáticas y la carretera. Como muestra la menor tasa de accidentes de la autopista, algunos conductores son más seguros a velocidades muy altas en carreteras bien diseñadas que otros conductores en carreteras secundarias.

Y aunque los alemanes ya llevan un tiempo haciéndolo, EE.UU. no está preparado para permitir oficialmente que los conductores decidan cuál es la velocidad adecuada para una seguridad aceptable. Más bien se hace de manera no oficial e irregular.

Dos opciones para el coche autónomo

¿Cómo entra un coche autónomo en este mundo? Hay dos formas de verlo:

  • Al igual que con su antecesor, el control de crucero, el operador de un robocar puede configurar el vehículo para que funcione a cualquier velocidad dentro de sus límites generales, independientemente del límite de velocidad de la carretera. Las decisiones morales y de seguridad recaen en esta persona.
  • El vehículo debe estar programado para no romper el límite de velocidad, ni permitir que su operador lo haga. Debe ser consciente de todos los límites y obedecerlos.

Creo que la primera opción es mejor y más probable. Es más probable porque el público tiene un gran amor por tener el control de su automóvil, incluso si está automatizado. Los intentos de poner limitadores de velocidad por ley han sido rechazados, y los coches que se venden rutinariamente pueden ir mucho más rápido que cualquier límite de velocidad permitido. Algunos vehículos cuentan con limitadores de velocidad debido a las normas de EuroNCAP y los altos costos de las multas en Europa, y otros tienen motores muy potentes con limitadores de velocidad que les impiden alcanzar velocidades realmente locas -aunque esta restricción puede desactivarse para el uso en la pista de carreras-.

«Un vehículo que se ciña al límite de velocidad irá mucho más lento que el resto del tráfico en la mayoría de las autopistas de EE.UU. y se verá obligado a conducir en el carril derecho».

Algunas personas también quieren que se limite la velocidad para personas específicas, como los jóvenes o los aparcacoches, pero no los quieren para sí mismos -salvo que estén a punto de perder su carné de conducir- En Canadá, un conductor de camión logró que un tribunal declarase que poner un limitador de velocidad sobre él fue una violación inconstitucional de sus libertades básicas.

La gente, normalmente, no quiere que su tecnología los desobedezca o haga cumplir la ley.

Creo que es más interesante examinar si limitar los vehículos al límite de velocidad es lo correcto. A primera vista, considerando que más lento generalmente significa más seguro, parece que tales límites mejorarían la seguridad. Esto no será verdad si, como parece probable, el conductor podrá tomar el volante y conducir manualmente.

Un viaje incómodo

Un vehículo que se ciña al límite de velocidad irá mucho más lento que el resto del tráfico en la mayoría de las autopistas de EE.UU. y se verá obligado a conducir en el carril derecho. En realidad, este es un carril malo para conducir, porque significa interactuar con muchos automóviles que se incorporan a la carretera. Esto también significa variar más la velocidad a medida que los automóviles frenan por unirse o abandonar la vía.

Imagen de un coche en autopista

Este viaje más incómodo, más el tiempo de viaje más largo, creará una gran tentación de tomar el volante manualmente en muchas autopistas.

Aquí es donde entran las matemáticas. Si suponemos que los robocars tienen una tasa de accidentes que es solo el 50% de la tasa del conductor humano, el conductor está duplicando este riesgo si decide tomar el control del vehículo. Si suponemos que el riesgo de accidente es un 25% mayor a 120 km/h que a 105 km/h, esto se aplica tanto al vehículo como al conductor humano que se mueven a esa velocidad.

De hecho, es probable que el vehículo autoconducido haga un mejor trabajo a la velocidad más alta. El vehículo conocerá la forma exacta de la carretera y la capacidad de sus neumáticos, y lo ajustará a medida que viaja para hacer un mejor trabajo.

En muchas carreteras, todos los carriles se mueven más rápido que el límite. El automóvil limitado se convertiría en una obstrucción al tráfico.

Eficiencia

Cabe señalar que, cuanto más rápido se vaya, se gasta más combustible, al menos en estos niveles. Sin embargo, esta es una variable independiente. Las personas valoran habitualmente su tiempo más que el coste del combustible, y quieren ir más rápido, pase lo que pase. Si un coche autónomo no va tan deprisa como al dueño le gustaría, el conductor tomará el control manual y, por tanto, gastará más energía. La forma de resolver este desperdicio es mediante impuestos al combustible.

Pruebas

Incluso aquellos que abogarían por que los vehículos tuviesen una velocidad limitada podrían pensarlo dos veces al considerar el tema de las pruebas. Para estar seguros, los coches automatizados deben probarse exhaustivamente en condiciones de manejo del mundo real, y en los EE. UU., eso implica exceder el límite de velocidad.

«Cumpliendo estrictamente con las reglas, el automóvil autónomo no podrá experimentar exhaustivamente situaciones que solo se encuentran en los carriles centrales o izquierdos».

Un automóvil con velocidad máxima fijada al límite de velocidad solo puede probarse en un pequeño subconjunto de situaciones de conducción reales. Si bien se podría argumentar que si nunca se sobrepasa la velocidad no es necesario comprobar tales situaciones, la realidad es que en los test de velocidad limitada no se probará adecuadamente las condiciones que vayan más allá de conducir en el carril derecho. Cumpliendo estrictamente con las reglas -circulando más lento que el resto del tráfico y manteniéndose a la derecha-, el automóvil no podrá experimentar exhaustivamente situaciones que solo se encuentran en los carriles centrales o izquierdos, incluido echarse a la derecha para dejar pasar a demonios de velocidad y varios otros flujos complejos de tráfico.

Esto presenta otro enigma para las compañías que realizan las pruebas, que pensarán dos veces sobre los problemas de responsabilidad indirectos de instruir a sus conductores de prueba para que excedan el límite de velocidad. Pero por seguridad no puede haber otra opción.

Más allá de la ley

El código actual del vehículo es complejo, pero efectivamente expresa solo dos principios para los vehículos en movimiento:

  • Seguridad ante todo.
  • No obstaculice sin motivo el tráfico.

La mayoría de las regulaciones están escritas para ayudar a las personas a obedecer estos principios cuando conduzcan. No se puede confiar en que los humanos lo hagan por sí mismos.

En cambio, en los vehículos sí que se puede confiar, y pueden ser hasta mejores con un reglamento completamente diferente y mucho más simple. Todos los robocars con el mismo software conducirán de manera similar, y solo habrá un número modesto de proveedores de software diferentes en el mercado.

Si un vehículo comete un error y viola el código o los principios de una manera que el fabricante se enfrente a un castigo, el software se modificará y ningún coche volverá a cometer ese error. Esto es muy diferente de cómo actúan los humanos. Si un humano comete un error, eso significa que es más probable que otras personas cometan el mismo error, y la ley se modifica para prohibirlo.

Usuarios de la silla Nino de Nino Robotics

Una vez que los robocar sean certificados como seguros, pueden conducir incluso más rápido de lo que los humanos podrían hacerlo con seguridad. Si bien esto no es energéticamente eficiente -se gastaría más gasolina-, en muchos sentidos podría tener sentido dejarlos ir incluso más rápido que los humanos. Esto podría hacerse en la autopista, donde el carril izquierdo no tiene límite de velocidad y los vehículos más lentos deben girar hacia la derecha, o podría involucrar carriles de alta velocidad habilitados para coches autónomos en ciertos momentos del día.

Si el problema es la eficiencia, una posible solución es que el permiso para usar carriles de alta velocidad se conceda solo a los vehículos compartidos, autobuses y otros medios de transporte colectivo. En el sistema actual de viajes compartidos, se espera que las personas hagan el trabajo duro y sufran los inconvenientes de organizar los viajes compartidos para que puedan usar un carril con menos congestión que los carriles principales. Solo unas pocas personas hacen esto: solo una pequeña fracción de los viajes compartidos son «inducidos». el resto son parejas o personas que ya comparten el viaje.

Pero en un mundo de coches sin conductor, donde puedes dejar tu vehículo para que se una a un viaje compartido especial y luego te recoja en el camino de regreso, y donde un robotaxi de corto alcance puede recogerte de donde te dejen tus compañeros de viaje compartido, compartir el auto de verdad se vuelve mucho menos inconveniente. Si a eso se le suma un incentivo adicional, como el circular por un carril especial de 160 km/h la mayor parte del viaje, sería bastante atractivo y ahorraría energía.

Incluso sin un carril especial, un límite de velocidad de 135 o de 145 km/h en el carril izquierdo para coches autónomos compartidos podría hacer que ese viaje sea muy atractivo. Y más aún si se aplica una regla de estilo alemán de abandonar el carril izquierdo si alguien viene detrás a una velocidad mayor.

¿Un carné de conducir para el coche autónomo?

La idea de tener un código de circulación menos restrictivo para los vehículos sin conductor es un desafío legal. Solo vendrá después de muchas vueltas. Curiosamente, los regímenes legales actuales pueden ofrecer una forma de hacerlo más rápido. La ley de Nevada -EE.UU.-, por ejemplo, declara que si bien el código del vehículo se refiere regularmente a cosas que el «conductor» debe hacer, un automóvil autónomo será tratado como si el «conductor» fuera la persona que activó el sistema. Al principio esa será la persona sentada detrás, pero sin sostener el volante.

Primer plano de un carnet de conducir que asoma por el bolsillo de unos pantalones vaqueros
Imagen de Andreas Breitling en Pixabay

La ley de Nevada también tiene un anexo especial a la licencia de conducir. El objetivo inicial era asegurarse de que las personas que operaban los automóviles recibieran formación sobre cómo operarlos. Con el tiempo, esto se vuelve menos importante ya que los vehículos harán todo el trabajo y, de hecho, queremos permitir que las personas con discapacidad los usen.

Inicialmente, este respaldo podría ofrecer un enfoque legal interesante. Crea una nueva clase de permiso de conducir. Este carné solo es válido cuando se opera un coche autónomo debidamente certificado. Con esta clase de licencia, ciertas restricciones del código del vehículo -como los límites de velocidad- podrían ser diferentes de las que tienen las personas con el carné normal. Esto tiene precedentes, aunque la mayoría de las clases de licencias le permiten hacer cosas como operar vehículos más grandes o transportar pasajeros por dinero, etc. ¿Por qué no uno que le conceda un límite de velocidad diferente?

Esta no es una situación perfecta. La verdad es que es el automóvil el que demostraría su capacidad para seguir con seguridad un código diferente, no la persona. Pero nuestro sistema de leyes está mucho más ligado a las personas que a las máquinas, por una buena razón.

*Artículo escrito por Brad Templeton y publicado originalmente en su blog personal.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.