Tecnología HC

De ‘mono’ a ‘online’: cómo ha evolucionado el VW Golf por sus radios

Es muy fácil ver la evolución del mundo del automóvil centrándose en cómo han cambiado aspectos como el diseño exterior, el rendimiento de los motores o el equipamiento de seguridad. Pero hay otra forma de analizar ese progreso.

Imagen de una cinta de cassette
Foto: Pexels en Pixabay

En este caso, Volkswagen ha querido mostra la evolución de algo que parece tan secundario, pero que es tan importante en los viajes, como los equipos de radio. Un elemento que hace décadas era un lujo y un reclamo en el equipamiento de un modelo, y que ahora ya se da como algo obligatorio.

Y lo hace con su modelo más icónico, el Golf y cómo ha ido cambiando desde que las radios sólo captaban las emisoras en amplitud modulada hasta la época, con la radio por Internet, en el que tienes a tu disposición miles de emioras de todo el mundo.

En el Golf 1, allá por 1974, las cosas eran sencillas para los equipos de sonido. Este icónico modelo podía incluir como lujosa opción la denominada radio ‘Braunschweig’ -nombre de una ciudad de la Baja Sajonia, el Alemania-. Su diseño y funcionamiento eran muy simples porque tampoco había muchas funciones que controlar: un botón giratorio en el lado izquierdo servía para encenderla y regular el volumen y otro en el lado derecho permitía mover el dia para seleccionar tu estación de radio favorita. Por lo demás, en la parte central había otros tres botones: uno para onda media y dos para VHF. Pronto llegarían mejoras en los equipos de sonido del Golf, con la aparición del modelo «Ingolstadt Stereo CR», que aparte de sonar mejor, también permitía reproducir… ¡cassette! Nos recuerda VW que en aquel año, de haber hecho una playlist, la encabezarían temas como ‘Waterloo’ de los suecos de ABBA o ‘It’s Only Rock ‘n’ Roll’ de los Rolling Stones.

Imagen de la radio de un Golf II

La segunda generación del Golf, ya en 1983, se volvió ligeramente más digital. Como normal habitual en estas primeras generaciones, con consolas centrales aún poco pobladas, las radios podían ir situadas muy a mano del conductor, en una posición elevada. Aparte de eso, este Golf Mk2 ya vimos el modelo «Gamma», que ya podía mostrar la frecuencia de la emisora que escuchabas en una pequeña pantalla LCD de una línea. También contaba con funciones como el botón Dolby, que permitía reducir el ruido en cassettes. Otros progresos fueron el de las radios protegidas por código -para evitar que fuese robada, ya que sin el código que tenía el propietario, la radio no podía funcionar- y el aumento de las potencias de salida. Y es que este modelo ya podía ofrecer un equipo estéreo con 4 x 7 vatios de sonido. ¿Un gran éxito de estos años? El ‘I want to break free’, de Queen.

Golf III: 1991 – 1997

En la tercera generación del Golf, la que vio la luz en 1991, todavía eran muy populares las cintas de cassette… y aún habría que esperar para la introducción del CD. Lo que no se hizo esperar fueron innovaciones como la búsqueda automática de emisoras -la función conocida como ‘Scan’- y las funciones RDS de emisión de anuncios de tráfico y que podían también mostrar información del nombre de la emisora que estabas escuchando. En cuanto a la música, la canción que sonaba sin parar en esa época era el ‘Wind of Change’ de la banda de Hannover, Scorpions.

En la cuarta generación del Golf hay ya un cierto salto en varios aspectos de los equipos de sonido, que ya eran un reclamo importante en los nuevos vehículos que llegaban al mercado. El de este modelo alemán, concretamente en la radio ‘Gamma’ aparece por primera vez con una conexión para cambiador de CD; se mantenía el reproductor de cassettes, pero este soporte ya comenzaba a atisbar su final. Tanto en este formato como en radio o en compact disc, a finales del verano de 1997 se escuchó hasta la saciedad el tema ‘Candle in the Wind’, interpretada por Elton John -en homenaje a la fallecida Ladi Di-. En cuanto a la propia apariencia de los equipo, empieza a triunfar el formato de pantalla doble-DIN… e, incluso, había variantes que tenían una gran pantalla, el denominado Multi-Functional-Display’, que servía para controlar todas las fuentes de sonido, pero también para mostrar las indicaciones de los primeros sistemas de navegación.

Llegamos a la quinta generación del Golf; en el año 2003, el mínimo ya era contar con equipos de sonido dotados de pantalla doble-DIN, como era el caso del equipo denominado RCD 300, con su lector de CD… en una época en la que el reproductor de cassette ya pasó a la historia. A cambio, es el momento de la llegada del teléfono móvil -que se podía vincular por Bluetooth para utilizarlo de forma manos-libres-. Por otreo lado, el sistema de radionavegación conocido como MFD2 ya muestra, por diseño del aparato y tecnología, lo que estaba por venir. ¿Otro avance de esta época? La opción de escuchar música ‘comprimida’ en formato MP3 digital a través de una salida auxiliar. ¿Qué escuchar en ese año? Por ejemplo, ‘Numb’ de Linkin Park.

En la sexta generación, allá por 2008, asistimos a la llegada en el Golf de las pantallas, cada vez más grandes, y que se pueden manejar… con los dedos, ya que son táctiles. En concreto, el modelo ‘RNS 510’ del Mk6 tiene ese tipo de pantalla y también es capaz de reproducir DVD; en estos años ya empieza a utilizarse el término de ‘sistema multimedia‘ para hablar de unos dispositivos que son mucho más que reproductores de sonido. Poco a poco iremos viendo la aparición de los puertos USB a los que conectar memorias repletas de canciones, receptores de radio digital -DAB-, sistema de navegación dinámica y discos duros con capacidad de hasta 30 Gb, entre otras tecnologías. Al escuchar la radio en 2008, no dejaban de sonar temas como ‘Viva La Vida’ de Coldplay y ‘Valerie’ de la cantante Amy Winehouse.

Imagen del sistema multimedia de un Golf II

En cuanto a la séptima generación, la de 2012, aparece un sistema muy completo denominado Discover Media-System, que incluye visualización de mapas en 3D, Bluetooth y punto de acceso WLAN. También ofrece cosas como control de funciones por voz o sensores de proximidad. En 2016, el dispositivo evoluciona aún más, con la llegada del Discover Pro, que dispone incluso de control por gestos; además, asistimos a la desaparición de los botones físicos en la pantalla, y tanto las funciones como el diseño pasan a combinarse con las que ofrece el cuadro de mandos virtual. También es un sistema plenamente conectado que, de hecho, se puede vincular con el móvil del usuario a través de una aplicación.

Y llegamos a la octava y actual generación, que está a la venta desde finales de 2019 y que bate récords en cuanto a tamaño de la pantalla y número de funciones. Aquí usar la palabra ‘radio’ quizá ya pierde su significado y lo que tenemos es, como dice la propia marca, «un salto tecnológico comparable al debut de los primeros teléfonos inteligentes táctiles». Ahora, los sistemas de radio y navegación por radio que se ofrecen disponen de controles deslizantes táctiles para ajustar intuitivamente el volumen, por ejemplo. Además, se incrementa la conexión entre el vehículo y el usuario, con cada vez más funciones on line y apps de uso en el propio coche -por ejemplo, con elementos como la música o emisoras de radio en Internet-. Por último, estos sistemas permitirán recibir actualizaciones remotas para seguir mejorando con el tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.