Tecnología HC

¿Tiene el Autopilot de Tesla la culpa de 11 accidentes?

Esa es la pregunta sobre el sistema Autopilot a la que la administración de tráfico estadounidense -la NHTSA- quiere responder con sus últimas investigaciones. A pesar de esos accidentes, Tesla se sigue mostrando reacia a usar sensores LiDAR…

Conducción autónoma Tesla

Los siniestros de los Tesla están bajo la lupa de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras –NHTSA, por sus siglas en inglés-. En los últimos tres años y medio, el Autopilot de Tesla podría haber causado un fallecido y 17 heridos en 11 accidentes con vehículos de emergencia, por no haberlos detectado.

La investigación de la NHTSA abarca las 765.000 unidades que la marca ha producido durante los últimos siete años. Con ella, quiere averiguar cuál ha podido ser el denominador común de los accidentes mencionados, y si en ellos el sistema Autopilot tuvo algún fallo. Muchos expertos en vehículos autónomos creen que será determinante para el futuro de estas tecnologías.

El Autopilot no convierte a un Tesla en autónomo

En realidad, el dispositivo Autopilot de Tesla se compone de un control de crucero adaptativo basado en inteligencia artificial, para mantener la distancia con los vehículos de delante, peatones o ciclistas. Por otro lado, como parte del Autopilot, el sistema Autosteer vigila las líneas del carril para mantener el coche dentro de éste. Es decir, que Autopilot tan solo consiste en un conjunto de tecnologías avanzadas de asistencia a la conducción, no muy alejadas del equipamiento que podemos encontrar hoy en día en otros modelos.

En todo momento, Tesla ha advertido a sus usuarios que estas tecnologías no pretenden convertir al vehículo en un coche totalmente autónomo, sino que requieren de un conductor real a los mandos. Así, el Autopilot es sólo un sistema de conducción autónoma de nivel 2. Sin embargo, la falta de comprensión por parte de algunos usuarios sobre lo que esto supone estaría detrás de los accidentes investigados por la NHTSA.

Por otro lado, Autopilot no incluye ningún mecanismo para tratar de vigilar la atención del conductor; lo único que se requería era un movimiento de volante cada cierto tiempo, algo que puede llegar a hacerse incluso involuntariamente y dar la falsa sensación de que el usuario tiene el vehículo bajo control. Ésta es una de las cuestiones en las que la NHTSA tiene más interés.

¿Abocados al LiDAR?

Otro factor criticado de los dispositivos de Tesla es la ausencia de sensores LiDAR, que resultan especialmente precisos para detectar objetos y calcular distancias. MIentras que para casi todas las empresas implicadas en la conducción autónoma el LiDAR es básico, Tesla lo sigue evitando. Tesla sólo confía en cámaras, por lo que resultaría más fácil que el Autopilot fallara ante cambios en las condiciones de luz. De hecho, la NHTSA informa de que la mayoría de los accidentes ocurrieron después de noche… o bien las luces de los vehículos de emergencia jugaron un papel clave.

En función de los resultados del análisis de este organismo, se podría forzar una llamada a revisión de los Tesla; y, al final del día, podría consolidar a los sensores LiDAR como elementos indispensables de cualquier vehículo autónomo. De momento parece que, por si acaso, Tesla empezó a probar sus propios radares LiDAR en mayo de 2021… o, al menos, usándolos para validar la efectividad de sus cámaras. Sobre todo, cuando la marca está tan inmersa en presentar una tecnología de conducción autónoma total (“Full Self-Driving” o FSD).

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.