Movilidad

¿Nos van a obligar a tener un coche eléctrico en 2025?

El coche eléctrico va abriéndose cada vez más hueco en las ciudades. Sin embargo, hay quien piensa que no lo hace lo suficientemente rápido... ¿Qué medidas se podrían barajar para 'forzar' su penetración?

Imagen de un Vehículo Eléctrico

Ya lo has oído cientos y cientos de veces… pero he aquí una vez más: el futuro de la automoción -y el de la movilidad– es eléctrico. Así lo dictan, por un lado, las restricciones de circulación que cada vez alcanzan a más ciudades. Y, por el otro, lo fomentan el auge de las nuevas alternativas -vehículos compartidos, micromovilidad…-, que se vuelven más numerosas y variadas con cada día que pasa.

No obstante, el ritmo que está manteniendo esta transformación no parece terminar de ajustarse a lo que buscan las autoridades europeas. Muchos fabricantes ya están ‘sudando tinta’ para cumplir con los requerimientos que entraron en vigor con el nuevo año. Y, para 2025, Bruselas les obligará a reducir sus emisiones declaradas en un 15% con respecto a sus niveles de 2021. Es decir, que tienen que trabajar en base a unos datos que no conocen… porque aún no existen.

Un futuro distinto… pero no muy distante

Aun así, los expertos continúan mostrándose optimistas. Un reciente estudio de MSI -encargado por Sumauto– predice que, dentro de cinco años, un 55% de las ventas de vehículos nuevos corresponderán a variantes híbridas y eléctricas de los mismos.

Dentro de este grupo, los híbridos -incluyendo híbridos enchufables y microhíbridos- ocuparán la mayor cuota de mercado, con un 40%. Los eléctricos puros -lastrados por la problemática de la recarga- tendrán que conformarse con un 14,5%.

Pero, en su caso, la conducción autónoma acudiría en su rescate a largo plazo. En 2025, los vehículos con esta tecnología ocuparían ya un 7,3% del mercado. Un aumento de mucho calado en comparación con el 0,1% actual.

¿Hace falta un ‘empujón’?

En Sumauto creen que el cumplimiento de los objetivos marcados no depende únicamente de la materialización de estas previsiones de ventas. También debe existir -afirman- un fomento de la retirada de los vehículos más antiguos.

La entidad sugiere que un plan de achatarramiento -vinculado a un control preciso y exhaustivo de emisiones a través de las ITV- permitiría retirar hasta medio millón de coches. Según sus cálculos, una medida así contribuiría a dinamizar el mercado, pues el 20% de los propietarios afectados adquiriría -como reemplazo- uno de menor edad y, por tanto, menos contaminante.

¿Se convertirán propuestas como ésta en leyes firmes? Bien es cierto que el ‘achatarramiento forzoso’ es una idea que lleva tiempo rondando entre los agentes de la industria automotriz pero, en esta cuestión, la última palabra está en manos de las autoridades. Y, aunque de momento no nos obliguen a ‘pasarnos’ a la electricidad, parece -a tenor de estas previsiones- que será el propio rumbo del mercado el que nos deje sin alternativas.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.