Hackerstyle

La peli que Hollywood se ha montado… con unos Citroën

El especial 'carácter' de Citroën es lo que tiene: que tus clásicos son los más buscados por los creadores de ficción. Ahora le toca a la última producción del reconocido cineasta Wes Anderson.

Wes Anderson en el set de The French Dispatch

No por nada, el cine está considerado como el ‘séptimo arte’. Y es que, en cada escena, no sólo cuentan los rostros de los actores, o la grandilocuencia de sus frases. La composición de la fotografía, de ese ‘marco’ que engloba los diálogos y las acciones, es también vital. O, al menos, debe ser un reflejo perfecto del contexto de la trama en cuestión.

Mismamente, dentro de nuestra afición por los coches, con seguridad rechinaremos los dientes cada vez que, en una película ambientada en el pasado, encontramos vehículos que, por ser más ‘recientes’, no deberían estar ahí. Anacronismos que nos ‘estropean’ algo la inmersión… Y, al contrario, nos hacen apreciar más aquellas producciones que sí cuidan este aspecto otorgándoles, incluso, cierto protagonismo.

Ahora, el cineasta ‘hollywoodiense’ Wes Anderson se descuelga con ‘The French Dispatch’. Se trata de una película muy ‘personal’, la cual nos lleva a un pequeño pueblo imaginario francés, y a una cuasi centenaria corresponsalía de una revista norteamericana. Tres historias, ambientadas en diferentes épocas, se entrecruzarán gracias a la labor de un amplio conjunto de personajes, interpretados -cómo no- por actores de renombre como Bill Murray, Benicio del Toro, Léa Seydoux o Mathieu Amalric.

En primerísimo plano

Filmar la vida de una localidad entera implica poner atención a un gran número de detalles. Entre ellos, el tráfico rodado. Y ninguna marca combina el ‘toque francés’ con una estética inconfundible -que siempre queda bien en cámara- mejor que Citroën.

Imagen animada de un Citroën en The French Dispatch

Así, algunos de los modelos más emblemáticos del chevrón se han convertido en ‘extras’, bien como parte del decorado -como es el caso de un buen puñado de 2 CV y Ami 6-, bien como aliados necesarios de algunos personajes -la marca nos deja un ‘spoiler’: ojo a la persecución de cómic que sufre un vetusto ‘Traction Avant’-.

Para Wes Anderson, director reconocido por su gusto por la estética, todo detalle es sumamente importante. Así lo recuerda, mientras posa con la Citroën HY que, en la cinta, reparte los ejemplares de la publicación recién salidos de la rotativa: «La base visual de la película, el vestuario, los lugares, todo… Todo eso sale de una investigación previa. Aunque esté muy modificado y tenga elementos ficticios, todo está basado en referencias reales».

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.