Movilidad

La DGT se pone seria con el carril izquierdo

En su última campaña, la Dirección General de Tráfico toma medidas contra el mal más común en autovías y autopistas: el uso indebido de los carriles a la izquierda.

Imagen de un coche en autopista

Lo dicen incluso las leyes de la química: dentro de un átomo cualquiera, un electrón siempre tenderá a ocupar una capa vacía de la corteza, en lugar de unirse a las ocupadas por otros electrones. Y forma parte también de nuestra psicología innata pues, en un lugar público, preferiremos siempre acomodarnos lejos de otros desconocidos.

Algo parecido ocurre si lo trasladamos a la carretera. Por algún motivo del subconsciente, muchos conductores no soportan circular cerca de otros vehículos. En vías convencionales, esta situación se resuelve con un adelantamiento… Pero, en autopistas y autovías, la solución para estos automovilistas es cambiarse al carril de su izquierda.

Esto, que también debería concluir en una maniobra de rebasamiento -y vuelta al carril derecho-, suele desembocar en un fenómeno curioso: ambos vehículos pasarán circulando en paralelo -o casi- durante varios kilómetros. Esto, evidentemente, puede entorpecer el tránsito del resto de usuarios -motocicletas, camiones, autobuses, otros turismos…- hasta extremos que rozan el absurdo. Si llevas años conduciendo, seguro que lo habrás ‘sufrido’ en múltiples ocasiones.

La DGT toma cartas en el asunto

La normativa es muy clara: este fenómeno supone una utilización indebida del carril izquierdo, sancionable según el el Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre. Dicho texto reza así: «Fuera de poblado, en las calzadas con más de un carril reservado para su sentido de marcha, se circulará normalmente por el situado más a su derecha, si bien podrá utilizar el resto de los de dicho sentido cuando las circunstancias del tráfico o de la vía lo aconsejen, a condición de que no entorpezca la marcha de otro vehículo que le siga».

Dado que ese ‘entorpecimiento’ de la circulación queda a la interpretación de las autoridades competentes, las denuncias formuladas en torno a esta infracción no son muy numerosas. Pero eso no ha impedido a la Dirección General de Tráfico enfocar su última campaña de vigilancia en torno a esta problemática. Así lo ha expresado a través de las redes sociales.

Según han recogido ya algunas redes de conductores, varios de éstos han recibido ya sanciones en firme en diversos puntos de España. Por el momento, se tratan de multas cuya cuantía queda en torno a los 100 euros -50 con pronto pago-. No obstante, conviene recordar que esta misma ley contempla sanciones de 200 euros en los casos más graves.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.