Prueba a fondo

Ford Fiesta Active

La nueva generación del mítico urbano de Ford viene más cargada de sistemas que nunca. La guinda de su pastel tecnológico la pone el nuevo SYNC 3.

Imagen de un Ford FIesta de tres cuartos delantero

Antes de empezar, qué debes saber sobre el Fiesta Active

Que es la séptima generación del modelo urbano de Ford: con sus 4,06 m de largo, 1,75 m de ancho y 1,49 de alto es el Fiesta más grande de la historia. Ofrece espacio interior para cinco plazas y un maletero de 311 litros de capacidad.

Que el sistema SYNC 3 está disponible como opción para los acabados más equipados: se ofrece en combinación con otros extras como el equipo de sonido B&O Play o el navegador. Los precios de estos packs varían entre los 950€ y los 1.250€.

Que la versión probada ya no está disponible en el catálogo: el Active+ ha desaparecido del configurador de Ford, al igual que el motor TDCi de 120 CV y transmisión de seis velocidades. El precio actual para un Active equivalente -añadiendo el equipamiento de esta unidad- sería de, aproximadamente, 23.215€ sin descuentos.

El Fiesta es un veterano que ha sabido siempre adaptarse al ritmo de cada época. En la era de la tecnología a bordo, ha tomado lo mejor que Ford ofrece en este campo

Decir ‘fiesta’ en nuestro idioma evoca diversión, descanso… alegría de vivir, en definitiva. Pero es también un nombre con mucha historia automovilística.

Desde que los lápices del diseñador Tom Tjaarda lo dibujaron en 1976 hasta nuestros días, el Ford Fiesta ha tenido tiempo para cambiar hasta siete veces de forma, convertirse en el mejor aliado de los jóvenes conductores, aparecer en canciones populares, consumir poco y correr mucho… tanto como para proclamarse, incluso, Campeón del Mundo de Rallyes.

En su actual generación, el signo de los tiempos sigue sin pillarle desprevenido, ya que viene cargado con la tecnología heredada de sus compañeros de marca -como el Focus o el Mondeo-.

El protagonista de este CarLab es un Fiesta Active. Esta versión se diferencia del modelo ‘normal’ gracias a una serie de piezas en plástico negro que se distribuyen en torno a los paragolpes y los pasos de rueda, creando una estética que imita la de un SUV.

Tecnología que te lleva ‘en volandas’

Gracias a la llave inteligente, acceder a su interior es sólo cuestión de tirar de la manecilla de la puerta. Cuando quieras cerrar, bastará con ‘acariciar’ el tirador. También te permite, con dos pulsaciones, abrir el maletero.

Una vez sentados y en marcha, la tecnología de este Fiesta comienza a envolverte. La alerta de tráfico cruzado te avisará, con tiempo más que suficiente, de cualquier coche que se aproxime por tus flancos mientras retrocedes para salir del estacionamiento.

Imagen interior del Ford Fiesta Active

Ya en carretera, los ángulos muertos en los retrovisores están cubiertos con los radares que incorpora a cada lado. En nuestras pruebas, sólo pasaban dos segundos desde la aproximación del otro coche hasta la iluminación del testigo en el espejo, lo que puede considerarse un tiempo de reacción normal.

Con el control de crucero adaptativo, no volverás a pasar miedo en situaciones de tráfico intenso. Después de seleccionar la velocidad, podrás programar la distancia de seguridad con el vehículo que te precede, ofreciéndote varios niveles de proximidad.

Y todo ello sin soltar las manos del volante, gracias a unos controles que están bien distribuidos y -una vez superado un breve ‘aprendizaje’- son fáciles de alcanzar.

Detalle de la instrumentación del Ford Fiesta Active

En la oscuridad, el sensor de luces activará los llamativos faros Led. La luz de posición -que es, al mismo tiempo, diurna- envuelve con su halo los conjuntos de diodos que producen los haces de cruce y carretera.

No es sólo diseño, ya que cumplen de sobra en conducción nocturna. Tal vez podrías echar en falta una mejor colocación del interruptor en el salpicadero, ya que al principio cuesta un poco encontrarlo.

Llega el momento de volver al garaje… y de beneficiarte de la magnífica cámara de visión trasera, que se conecta automáticamente al introducir la marcha atrás. Su buena calidad de imagen se deja notar en la pantalla de 8 pulgadas del sistema multimedia.

Tu nuevo amigo se llama… SYNC

De entre todas las tecnologías que atesora el Fiesta el nuevo SYNC 3 es, precisamente, el gran protagonista. Esta versión supone un gran paso adelante sobre las anteriores, sustituyendo los ‘bosques de botones’ del anterior modelo por la magia de la función táctil.

Presentada con un simpático toque ‘retro’, la pantalla de 8″ que lo contiene domina la parte superior del salpicadero. La sensación de los dedos al tocar es muy buena, y responde con agilidad a las pulsaciones. Sólo hemos notado un ligero retardo -de manera puntual- con temperaturas inferiores a 5º.

El menú principal plantea una mitad superior -la más amplia- para las funciones más utlilizadas, como el navegador. El resto se distribuyen en la barra de la parte inferior. En líneas generales, los menús son sencillos -lo que permite familiarizarse con ellos rápidamente- y la información, concisa.

Como viene ya siendo habitual puedes vincular tu smartphone a través de Bluetooth, o bien conectarlo por USB a los puertos del habitáculo y disfrutar de la compatibilidad con Apple CarPlay y Android Auto.

Asistente por voz

La asistencia vocal reacciona bien a las peticiones, permitiendo ‘jugar’ un poco. Por ejemplo, puedes decir “quiero comer”, y te mostrará los restaurantes más cercanos. También puedes preguntarle por un taller, y podrá llevarte al primer servicio oficial que encuentre. O incluso, con decir “me aburro” te propondrá lugares de ocio.

En el caso concreto de nuestro Fiesta, el asistente no reaccionó a las órdenes “tengo frío” o “tengo calor” -una función que actúa sobre el climatizador, y que sí está disponible en el Mondeo-.

En todo caso, el reconocimiento de la voz es muy bueno, lo que te librará de tener que repetir una y otra vez las órdenes. Desde luego, el SYNC 3 no está tan ‘sordo’ como algunos de sus rivales…

Navegación y mapas

El funcionamiento del navegador es también adecuado. ‘Sigue’ el movimiento del coche con suficiente soltura, y el guiado por voz actúa justo cuando debe hacerlo. Tampoco tiene problemas al adentrarse en túneles o pasos bajo tierra. En definitiva, si circulas dentro del límite de la vía, es muy difícil perderte.

Por su parte, el mapa ofrece las mismas posibilidades que las aplicaciones más conocidas del ramo: desplazamiento, zoom y señalización de un punto concreto con tocar sobre él. Una nota negativa es que, al no ofrecer Ford ningún servicio de suscripción, no señaliza los radares… algo que sí hacen los sistemas de otras marcas.

Teléfono y llamadas

Si bien el teclado virtual del teléfono funciona perfectamente, lo más seguro es que prefieras utilizar el asistente vocal. Una vez hayas emparejado tu smartphone con el sistema a través de Bluetooth, podrás dictar el nombre del contacto a quien quieres llamar, y él solo establecerá la llamada.

Gracias al buen aislamiento acústico del interior, la conversación con tu interlocutor será nítida y estará libre de interferencias o confusiones.

Aplicaciones

Del mismo modo que el R-Link de Renault, el SYNC 3 utiliza un sistema propio, denominado AppLink, para reproducir aplicaciones compatibles que lleves instaladas en tu móvil.

Aunque ofrece algunas ideas interesantes como Glympse -una app de geolocalización- o Cityseeker -un servicio de guías turísticas con más de 500 ciudades del mundo-, nos ha quedado la sensación de que Ford aún anda experimentando con esta faceta.

Sonido y ajustes

Para los audiófilos, no podemos dejar de recomendarte el magnífico equipo de audio Play de Bang & Olufsen que equipaba nuestro Fiesta de la prueba. Con un volumen mínimo, ofrece ya un sonido limpio, casi cristalino. Los graves son cuidados con mimo por el subwoofer del salpicadero, y los tweeters de los laterales canalizan las notas agudas a la perfección.

El bajo precio de este extra -unos 950€ en el paquete que no incluye el navegador- es otro aliciente más para añadirlo a tu pedido. Hay que irse a marcas ‘premium’ para encontrar equipos que igualen o superen la relación calidad-precio del sistema sueco.

Imagen tres cuartos trasero del Ford Fiesta Active

Por último, en la pestaña de ajustes encontrarás -junto a los típicos, como la fecha y la hora- la posibilidad de cambiar la iluminación ambiental del interior. Existen varias opciones, entre las cuales se incluye el ‘Azul Nitroso’ que la marca usa en sus decoraciones del Mundial de Rallyes.

En conclusión, el Ford Fiesta es una excelente opción como vehículo urbano… pero lo que más sorprende es, sin duda, por la gran cantidad de equipamiento opcional, que te permite configurarlo a un nivel similar al de los más caros del segmento.

VALORACIONES
Conectividad
8
Asistentes a la conducción
6
Tecnología de confort
8
Tecnología de entretenimiento
9
Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.