Movilidad

En Estonia pagarás multas con tiempo de vida

El país con la administración digital más avanzada del mundo, presenta otra innovación. En vez de sancionar económicamente los excesos de velocidad, está probando a retener a los infractores... en los peores casos, durante toda una hora.

Imagen de la película IN time

Después de sufrir un alarmante repunte de los accidentes de tráfico en 2018, las autoridades de Estonia tomaron cartas en el asunto. Así, a principios de este otoño, han probado una nueva forma de combatir los excesos de velocidad. En vez de multar a los conductores infractores, el país báltico estudia impedir que circulen durante un periodo de tiempo. Mientras tanto, estos conductores tienen que esperar dentro del coche de policía, hasta que se les da luz verde para seguir circulando.

Cómo se ha puesto en práctica

Durante su programa piloto, la medida ha sido probada en dos ocasiones, en la carretera que une las ciudades de Tallín y Rapla. En realidad, los sancionados tienen la opción de escoger entre pagar la multa, o esperar entre 45 minutos y una hora. Los 45 minutos se aplican a quienes hayan superado el límite de velocidad por 20 km/h o menos; los 60 minutos son para quienes circulen entre 21 y 40 km/h por encima. En estos experimentos, se les permitía elegir la participación en el programa, siempre y cuando fuera la primera vez que les multaban por exceso de velocidad.

En dichas pruebas, la policía instaló una pantalla en la que avisaban a los infractores del momento en el que completaban el tiempo requerido y podían continuar su viaje. La policía paró a 15 conductores, de los cuáles 11 respondían al perfil que podía escoger la penalización de tiempo. De ellos, a su vez, seis infractores se decantaron por ella frente a pagar una multa de su bolsillo. De hecho, uno de ellos se libró de una sanción equivalente a 400 euros al cambio. Ahora bien, ¿realmente es el tiempo perdido un castigo mayor que la pérdida de dinero? Eso es lo que quieren averiguar las autoridades estonas en su investigación.

Beneficios y un obstáculo

Además, la policía estona confía en obtener valiosa información adicional acerca de los motivos por los que los conductores infringen las normas de tráfico. Y es que la medida propicia que los infractores conversen con los agentes durante el tiempo que permanecen retenidos. «Estamos investigando cómo perciben los infractores la multa y el impacto del tiempo perdido. Sabemos por las entrevistas con los conductores que algunas personas se plantean tener una conversación con el oficial de policía, y el tiempo que tienen para intervenir es más eficaz que con las multas», dice Elari Kasemets, asesor de innovación en la policía de Estonia. Kasemets añade que los conductores tienden a tomarse la multa como una factura más, que pagan para estar en paz; en cambio, la policía quiere comprobar si, efectivamente, perder tiempo les molesta de verdad.

Sin embargo, una de las desventajas de las que todavía se tienen que ocupar es del mayor número de agentes necesarios para controlar a todos los vehículos retenidos. En consecuencia, para implantar la idea a mayor escala, habría que hacer frente a este inconveniente.

Este proyecto forma parte de un programa de fomento de la innovación en los servicios públicos. En dicho programa, los equipos de las distintas áreas de gobierno proponen un problema que quieren resolver (en este caso, la conducción temeraria y los accidentes de tráfico). Para ayudarles en sus objetivos, reciben el apoyo de una unidad de innovación gubernamental, pero son los miembros del equipo quienes asumen el trabajo de campo de su propia investigación (entrevistas, experimentos, etc.).

e-Estonia, la sociedad digital modélica

Estonia es un estado que ha demostrado no temer a las innovaciones. Como no podía ser de otra manera en Estonia, las multas económicas se pueden pagar a través de la administración electrónica. Al fin y al cabo, el país fue pionero en estas soluciones, creando la “sociedad digital más avanzada del mundo”, en palabras de la revista Wired. El país báltico ha minimizado la burocracia en los trámites administrativos, hasta el punto de poder registrar una partida de nacimiento con su equivalente al DNI electrónico de uno de los padres. Es más, casi la mitad de los electores participan en los comicios mediante el voto electrónico, y el 99 % de los servicios estatales se encuentran disponibles a través de Internet. Por otra parte, de acuerdo con la ley estona, prácticamente sólo las bodas, los divorcios y los traspasos de propiedad deben celebrarse presencialmente.

Para gestionar todos estos servicios online, Estonia utiliza X-Road, un sistema de intercambio de información descentralizado que conecta diferentes bases de datos. También tiene varios servidores de respaldo en otros países, como Luxemburgo; una especie de embajadas digitales que protegen la información de incidencias o ciberataques. En cualquier caso, todos los datos están firmados digitalmente y encriptados, y el ciudadano tiene acceso a toda la información que las administraciones archivan sobre él.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.