Concepts y prototipos

Confirmado: el Mercedes EQS eléctrico tendrá como rival al BMW i7

Después de una primera gran eclosión de modelos eléctricos con formato SUV, parece que ahora muchos fabricantes están desviando sus esfuerzos hacia las berlinas de superlujo. La que rompió el hielo fue Mercedes, pero BMW recogerá el guante en breve.

Imagen tres cuartos delantero BMW i7

Es un hecho que parece inevitable: la desaparición de los vehículos con motor térmico -gasolina, diésel o cualquier tipo de híbridos que recurren a ellos- y su reemplazo por los eléctricos, ya sean de batería, de pila de combustible o los que estén por llegar. Y aunque llevamos un tiempo viendo mucho eléctrico dentro del segmento SUV, lo lógico es que esa moda también termine pasando y los coches de cero emisiones comiencen a extenderse paulatinamente a otros segmentos del mercado.

Por ejemplo, uno de los más interesantes va a ser el de las berlinas de lujo con propulsión eléctrica. Hablamos de un tipo de vehículo que por sus características y gran tamaño se prestan a servir como excelente base para acoger un pack de baterías de gran capacidad que garanticen elevadas cifras de autonomía.

Hasta ahora, el mejor ejemplo lo hemos tenido con los Tesla Model S, aunque más recientemente, Mercedes dentro de una enorme ofensiva de lanzamiento de modelos presentaba su EQS, que por concepto vendría a ser algo así como un Clase S pero con motorización eléctrica. Un modelo que en sus versiones más ‘capaces’ ya está anunciando una autonomía récord por encima de los 700 km, lo cual comienzan a ser palabras mayores.

Imagen tres cuartos trasero BMW i7

Pues bien, BMW va a responder a corto plazo con un nuevo integrante de su familia ‘i’; se llama i7 y de momento la marca nos ha facilitado imágenes de los prototipos poniéndose a prueba en uno de los escenarios recurrentes para cualquier vehículo pero que cobra mayor importancia en aquellos que, como los eléctricos, son muy sensibles en cuanto a las bajas temperaturas, porque afectan mucho a sus cifras de autonomía: las heladas carreteras y pistas en Arjeplog, Suecia.

Lo que se ha visto rodando por allí durante estos días han sido varias unidades muy camufladas de lo que será el equivalente a un Serie 7 eléctrico. La marca dispone en esta zona tan inhóspita de un centro de pruebas de invierno y lo que está haciendo ahora mismo es que sus ingenieros de pruebas pongan a punto los sistemas de tracción, la dirección y suspensión, funcionando tanto de manera conjunta como por separado. Incluso es un buen escenario para comprar cosas interesantes en un eléctrico, como el funcionamiento de la frenara regenerativa o el freno hidráulico. El resultado, aseguran, será un modelo que marcará un nuevo listón en lo que tiene que ver con «el placer de conducción» entre los modelos de gran tamaño.

Lo que comenta BMW en su nota de prensa suena bien: «los componentes de la suspensión, los sistemas de dirección y de frenado, así como los de dinámica de conducción y de estabilidad desarrollados para la futura generación del BMW Serie 7 están diseñados para elevar a un nivel superior el equilibrio entre la deportividad y el confort de marcha tan típico de las berlinas de lujo de la marca».

Sin facilitar aún más datos, la marca asegura que toda la parte de motores eléctricos, batería, la electrónica o los sistemas de recarga ya pertenecen a la quinta generación de lo que llaman ‘tecnología eDrive’. Lo que sí han dado es un dato de gasto energético medio, anunciando unas cifras de entre 19,5 y 22,5 kW/h que, de cumplirse, sería de los valores más ajustados entre los eléctricos de gran tamaño y peso.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.