Ataques

Coches gemelos: así ayudan a mejorar los vehículos

Imagina una réplica exacta de ti sobre la que pudieras hacer cualquier maldad para ver dónde está tu límite, sin sufrir ningún daño. Los gemelos digitales hacen eso posible en el mundo del automóvil.

Coches gemelos: dos bebés gemelos encima de sendos correpasillos
Foto: Cleyder Duque en Pexels

Al hablar de coches gemelos, probablemente pienses en vehículos que son exactamente el mismo modelo, pero que se comercializa bajo varias marcas. Es el caso de los clónicos Mitsubishi i-Miev, Citroën C-Zero y Peugeot iOn, o de los Seat Mii, Skoda Citigo y Volkswagen up!. Cada uno de esos tríos son el mismo coche, tanto por lo que se ve como por lo que no se ve. Solo los diferencian entre sí algunos mínimos detalles de diseño propios de cada marca.

Pero hay otro caso de gemelos dentro del mundo del automóvil que no son reconocibles a simple vista, aunque quizá son más importantes. Y es que juegan un papel decisivo para evitar problemas en los automóviles, como los cibertaques. Son los gemelos digitales.

Réplicas exactas para simular fallos

Ese tipo de gemelos son reproducciones virtuales exactas de un producto u objeto auténtico, o del software de un ordenador. A él se incorporan datos en tiempo real a través del Big Data para simular de forma predictiva diferentes condiciones de uso. De esta forma, se ve cómo responde el gemelo y qué medidas hay que tomar para mitigar los daños. Es decir, se trata de analizar las debilidades de un objeto o software real, pero sin dañarlo verdaderamente.

Así, los gemelos digitales pueden avisar de cualquier futura avería, incidencia o anomalía en su funcionamiento. Incluso pueden interactuar con los humanos o trabajar de forma autónoma al ser capaces de analizar una situación, proponer soluciones optimizadas y ponerlas en marcha.

Esta idea ya se está aplicando en numerosas industrias. Por ejemplo, según el portal Job Wizards, los puertos de Rotterdam y Hamburgo tienen ya en servicio gemelos digitales, en los que se replican aspectos relacionados con las operaciones. También el fabricante de aviones Airbus utiliza los gemelos digitales para coordinar a los proveedores necesarios para construir un A319.

Y también se está aplicando en la industria del automóvil. En Maserati se emplean gemelos digitales para reducir a la mitad el tiempo que le lleva desarrollar un nuevo vehículo y en Daimler utilizan un bloque de motor virtual para simular cómo se comportan las diferentes partes de un motor a distintas velocidades.

Ayuda para la ciberseguridad de los coches

Las aplicaciones sobre los coches de los gemelos digitales pueden ser muy amplias. Según Siemens, pueden ayudar al desarrollo de vehículos eléctricos y autónomos.

Y también pueden ser una solución a los problemas de ciberseguridad de los coches.

Eso es al menos lo que promete Cybellum con su Digital Twins for Automotive Software. Esta tecnología crea un gemelo digital de todos los componentes conectados a los coches y los escanea constantemente. Esto permite identificar, evaluar y remediar los riesgos en vehículos, tanto para los que aún están en la fase de desarrollo, como también en flotas operativas. También posibilita la monitorización de los coches una vez producidos y de los componentes que suministran los proveedores durante el proceso de fabricación.

Desde Techaeris afirman que «mantener gemelos de componentes de software para vehículos permite a los proveedores monitorear continuamente los riesgos relacionados con el software, tanto para los componentes en desarrollo como para los vehículos lanzados». Algo que debería repercutir en una mejora general de los coches, y también su ciberseguridad.

He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.