Empresas

¿Por qué censura Cadillac a los conductores del Lyriq?

El Cadillac Lyriq es un SUV eléctrico con el que la marca estadounidense se juega buena parte de su futuro… ¿Es esa la razón por la que censura a 20 de sus conductores mediante un acuerdo de confidencialidad?

Cadillac Lyriq tres cuartos frontal

El Cadillac Lyriq ha comenzado a circular por las carreteras estadounidenses… pero apenas podremos oír opiniones sinceras de sus conductores.

General Motors les ha ofrecido una oferta difícil de rechazar: un descuento a cambio de firmar un acuerdo de confidencialidad. Si acepta el trato, el comprador se compromete a no hablar con nadie externo a la compañía acerca de su experiencia con el Lyriq.

El descuento es de nada menos que 5.500 dólares -casi 5.400 euros-. Según la empresa, la oferta sólo se realizó a 20 clientes de Detroit, Nueva York y Los Ángeles, y comprendía igualmente aceptar que GM realizara un seguimiento del uso del vehículo.

Mejor los clientes que los probadores

Desde Cadillac, insisten en que revisarían con estos clientes aspectos como el proceso de entrega, el tiempo de carga o su experiencia con la app de la marca. Pero lo más interesante de todo es el registro de los patrones de conducción.

Eso es lo que, según el portavoz de Cadillac, aportan los usuarios frente a las pruebas habituales de unidades de preproducción por parte de empleados de la marca. Por lo tanto, independientemente del acuerdo de confidencialidad, hablamos de un grupo de clientes que han aceptado participar en un estudio de primeros usuarios.

Sin embargo, esta política de GM preocupa enormemente a muchos expertos, quienes temen que así sea más difícil descubrir fallos de seguridad en este eléctrico. De hecho, la NHTSA -la autoridad nacional para el tráfico en EE.UU.- ya está en contacto con la compañía para aclarar este extremo. La portavoz de la NHTSA, Lucía Sánchez, recuerda que su organismo “confía en informes de los consumidores como una importante fuente de información para evaluar los potenciales defectos de seguridad”.

Vía libre para hablar con el gobierno

“Cualquier acuerdo que disuada a los consumidores de reportar problemas de seguridad es inaceptable para la NHTSA”, concluye Sánchez. La respuesta de Cadillac ha sido asegurar que el programa no impide a los usuarios informar de cualquier problema a las autoridades reguladoras.

Es más, a la luz de la polémica, GM se ha puesto en contacto con los propietarios que se han acogido al programa, para dejarles expresamente claro que no tienen prohibido ese extremo.

Aunque no está disponible en nuestro mercado, en EE.UU. el Cadillad Lyriq es un serio rival para los BMW iX y Mercedes EQS. El Lyriq monta las baterías Ultium que ha desarrollado GM. En Norteamérica, se comercializan dos versiones: una con tracción trasera, de 340 CV de potencia y 440 Nm de par.

La autonomía de este Lyriq es de 500 km aproximadamente, y cuesta 62.990 dólares -unos 61.800 euros al cambio actual-. La otra opción es el Lyriq con tracción total y 507 CV, por 64.990 dólares -unos 63.750 euros-. Cadillac tiene previsto ofrecer una gama totalmente eléctrica para el año 2030.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.