Prueba a fondo

Honda Civic Executive

Hablar del Civic es hacer referencia a su larga tradición o a sus excelentes motores. ¿Pasará a la historia esta décima generación por su nivel tecnológico?

honda civic tres cuartos delantero

Antes de empezar, qué debes saber de este Civic

Que es un compacto de cinco puertas, es decir, es uno de los coches con más competencia del mercado; entre otros, se las tiene que ver frente a alemanes -VW Golf, Opel Astra, Mercedes Clase A, BMW Serie 1, Audi A3-, franceses -Renault Mégane, Peugeot 308-, japoneses -Mazda 3, Toyota Corolla-, coreanos -Hyundai i30, Kia Ceed-, un español -Seat León-, un estadounidense -Ford Focus-…

Que nuestra unidad equipa el propulsor gasolina básico de la gama, un tres cilindros 1.0 de 129 CV. El modelo analizado lleva cambio manual de seis velocidades y tracción delantera, pero quien lo desee lo puede adquirirlo con caja automática por variador continuo -supone un incremento en el precio de 1.300 euros-.

Que su precio es de 27.600 euros, pero que con su actual promoción de 1.700 euros se queda en 25.900 euros.

Que es de los modelos más grandes de su segmento: Mide 4,51 m de largo, 1,79 m de ancho y 1,43 m de alto. Tiene cinco plazas y un maletero de 477 litros.

Que su velocidad máxima es buena: Alcanza 203 km/h, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 11,2 segundos. Declara un consumo medio de 5,1 l/100 km, que equivale a unas emisiones de 117 gramos de CO2 por km. Como el depósito de combustible es de 46 litros, su autonomía media rondaría los 900 km.

Que hemos probado el acabado Executive: No es el más completo de la gama Civic -por encima se emplaza el conocido como Prestige, aunque la tecnología de ambos es básicamente la misma-, pero sí el más equipado que ofrece la mecánica 1.0.

Dispone de serie de sistema de acceso y arranque manos libres, sistema Honda Connect con navegador y pantalla táctil de 7″, cámara de visión trasera, sensores de parking delanteros y traseros, suspensión regulable, lo que la marca denomina ‘tecnologías de seguridad Honda Sensing’ -y que engloba sistema de prevención y mitigación en caso de impacto, aviso de cambio de carril, reconocimiento de señales de tráfico…-, luces que cambian de forma automática entre cortas y largas…

Cómo única opción tecnológica para esta versión destaca el cargador inalámbrico; lo malo es que viene incluido dentro de un pack -denominado Premium- que cuesta 900 euros, al incluir tapicería de cuero y calefacción para los asientos traseros.

Algo muy habitual -y en este caso beneficioso para la tecnología- en los coches japoneses: que los acabados más completos vengan equipados de serie con prácticamente todo

Seguramente bastarían unos pocos datos para pensar que el Honda CIvic que se comercializa en la actualidad es un coche muy avanzado. Hay varios motivos que así lo avalan. Por ejemplo, que es producto de una marca japonesa, y precisamente el campo de la tecnología lo tienen muy dominado.

Por otro lado, que es un vehículo que cuenta con nueve antecesores a sus espaladas -esta es la décima generación- y 46 años de historia. Casi medio siglo es tiempo suficiente para dotarle de todos los avances que ha vivido el mundo del automóvil. Por último, y aunque sea como curiosidad, si abres la guantera del actual modelo, hay algo interesante.

Te encuentras con un manual del usuario que supera las 700 páginas. O en Honda son expertos en literatura… o realmente hay mucho que contar de su compacto. Pues bien, eso es lo que hemos querido averiguar.

Sistema multimedia: de qué es capaz su Nvidia Tegra 3

La consola central del Civic tiene como elemento protagonista un sistema multimedia denominado Honda Connect. Se trata de un dispositivo dotado de una pantalla táctil a color de siete pulgadas desde la que se visualiza la información del climatizador -pero no se controla desde ella, porque el clima tiene sus propios botones físicos-, el sistema de infoentretenimiento -música, aplicaciones, teléfono…- así como la imagen de la cámara de marcha atrás.

Viene rematada con una inserción en piano black, contando en su lado izquierdo con una fila vertical de botones para acceder rápidamente al encendido/apagado del equipo de sonido, el volumen, menú principal, menú general, botón para elegir entre configuración día y noche, y botón de dar un paso atrás -back-.

Para manejarlo, evidentemente se puede recurrir a los dedos, a los mandos del volante y también a un comando de funciones por voz -no confundir con un asistente virtual como los que ofrece Mercedes, por ejemplo, en el Clase A-.

Con él es posible hacer ajustes en el control de la temperatura del climatizador, gestionar llamadas del teléfono, manejar el equipo de sonido y el navegador… Incluso responde a comandos sencillos del tipo “¿qué fecha es hoy? o ¿qué hora es?”.

Cada vez que inicias la ayuda vocal -presionando el botón correspondiente en el volante-, el sistema ‘comenta’ algunas instrucciones básicas y las muestra en pantalla. A su vez, cuando eliges alguna de las funciones aparecen nuevos submenús; esto lo que quiere decir es que o eres muy preciso a la hora de dar una orden o el dispositivo no la reconocerá. Es por eso que en el caso del navegador, o bien introduces de manera muy exacta un posible destino -quiero ir a la calle tal, número tal, localidad tal- o le puede costar un poco más entenderte.

Respecto a dispositivos similares de sus competidores, se echa en falta que no puedas ‘pellizcar’ la pantalla para, por ejemplo, alejar o acercar un mapa del navegador, aunque sí se que se puede mover hacia los lados o arriba y abajo en varios de los menús del sistema.

En general, la resolución del sistema es buena, el manejo es sencillo y todo aparece muy ordenado en los menús, si bien puedes cambiar la apariencia de lo que ves en cuanto al fondo de pantalla, reemplazar los botones por widgets más vistosos -un poco al estilo del sistema operativo Windows actual-.

Para seleccionar con los dedos cualquiera de las funciones, no hace falta presionar con demasiada fuerza sobre la pantalla. Su visibilidad es buena siempre -además, de noche no molesta porque apuesta por los tonos oscuros en su presentación-, los gráficos presentan una resolución y una nitidez notables.

El ‘salto’ o transición entre pantallas y menús resulta ágil y fluido, algo a lo que contribuye que el sistema se mueva con la ayuda de un procesador de cuatro núcleos y alto rendimiento Nvidia Tegra 3.

¿Cómo se maneja el Honda Connect?

El menú principal está bien estructurado, ya que permite llegar a las funciones principales del vehículo: navegador, teléfono, equipo de sonido, conexión con el móvil, información del viaje -equivalente al ordenador de a bordo-, ajustes y acceso directo a alguna aplicación que hayamos descargado en el coche y que se utilice cuando tengamos una conexión de datos activada -como Aha-.

Al ser compatible con Android Auto y Apple Car Play podemos aprovechar algunas de las funciones de nuestro teléfono -Google Maps, Waze, información del tiempo, lectura de WhatApps, escuchar música…- y verlas reflejadas en la pantalla del Honda, además de poder manejarlas con los asistentes de voz Google Now o Siri -según el teléfono que conectemos al dispositivo-.

Todo es ligeramente personalizable y como en la pantalla de tu móvil puedes eliminar ciertos iconos y reemplazarlos -salvo los de las funciones principales, ya mencionados anteriormente- por otras funciones que te resulten más útiles, que utilices más a menudo…

Por supuesto, las mayores funcionalidades las ofrece, precisamente, cuando tienes el móvil conectado -puede ser vía USB, que es lo más práctico… o creando una red WiFI, ya que el sistema multimedia del Honda puede captar señales de este tipo y conectarse a ellas- con el Honda Connect, ya que entre otras cosas te permite descargar todo tipo de aplicaciones.

Las hay desde muy sencillas, como una calculadora, hasta un navegador web para consultar cualquier tipo de página que desees o la popular Aha, que ofrece miles de emisoras de radio, música de todo tipo, noticias, podcasts y audiolibros. También puedes descargar información del tiempo, la mencionada app ‘My Honda’ de la que hablábamos al principio para controlar funciones del coche desde el móvil…

Al ser compatible con Android Auto y Apple Car Play podemos aprovechar algunas de las funciones de nuestro teléfono -Waze, información del tiempo, lectura de WhatApps…- y verlas reflejadas en la pantalla del Honda

Esto nos ha parecido curioso

El CIvic es uno de los modelos que mayor número de fuentes de audio puede reproducir; no sólo emisoras de radio en FM, onda corta y onda media, sino también aquellas que emiten en digital -DAB.

También puedes escuchar música almacenada en una memoria USB, hacerlo desde tu móvil vía bluetooth, se puede conectar un iPod, también dispositivos HDMI, recurrir a aplicaciones de audio de tu teléfono…

El navegador, desarrollado por Garmin, dispone de un gestor de eficiencia -conocido como EcoRoute-, que nos ayuda a consumir menos combustible y analiza nuestro estilo de conducción.

Una demostración de que se trata de una funcionalidad del navegador y no del propio sistema multimedia del Honda es que, para activar esta función, te pide que “configures el perfil del vehículo”, para saber cómo es el coche -consumos oficiales, tipo de carburante, kilómetros que haces al año…-.

Desde el sistema de info-entretenimiento puedes variar el diseño de la instrumentación, aunque no cambia mucho -no tanto como, por ejemplo, el cuadro de mandos digital de un Mercedes Clase A o un VW Golf-.

Basta con acceder a ‘Ajustes del vehículo’, luego a ‘Configuración cuadro instrumentos’ y desde ahí mostrar o no el tacómetro, ver o no las instrucciones paso a paso del sistema de navegación, enseñar o no las notificaciones de mensajes nuevos…

Qué es el Honda Sensing y qué puede hacer por ti

Dentro de los ADAS -dispositivos de asistencia a la conducción-, la nueva generación incluye numerosos sistemas para incrementar la seguridad y comodidad al volante.

Incluidos de serie en el acabado Executive de nuestra prueba, son ayudas interesantes -y desconectables para aquellos conductores que, puntualmente, no desean que intervengan- que nos pueden salvar de alguna situación de riesgo.

Es cierto que su funcionamiento se hace, en ocasiones, muy evidente -por ejemplo, porque frenen el coche más de la cuenta-, pero su principio es el de actuar siempre, incluso en caso de duda.

Uno de los más prácticos es el monitor que controla el tráfico cruzado: eso significa que si estamos desparcando marcha atrás desde una plaza con visibilidad reducida -por ejemplo, porque hemos estacionado en batería y a ambos lados han aparcado dos vehículos voluminosos que nos impiden ver el tráfico-, el Civic monitoriza que no se aproximen coches por ninguno de los dos lados. Si percibe algo, emitirá un pitido e, incluso, llegará a frenar el coche.

Otro gagdet es el sistema de prevención y mitigación de impactos, capaz de aplicar los frenos de manera automática para evitar un choque por alcance contra otro vehículo… o, si este se produce, al menos que se minimicen sus consecuencias.

Cuando el coche ‘detecta’ que nos aproximamos demasiado rápido a un obstáculo -imagina que te encuentras en medio de un atasco. El vehículo de delante comienza a moverse, nosotros también, nos distraemos ligeramente y el coche que nos precede se ha vuelto a detener-, emite una señal acústica y sonora, aplicando en último término los frenos para evitar males mayores, al tiempo que aplicará tensión en los cinturones delanteros.

Lo bueno es que no sólo detecta vehículos, sino también peatones -en este caso, para la circulación en pueblo o ciudad– por lo que se pueden evitar atropellos.

No falta la conocida cámara que lee la señales de velocidad y muestra su indicación al conductor en la instrumentación; aquí, además, este dispositivo puede trabajar de manera conjunta con la bautizada como ‘función de seguimiento a baja velocidad’.

Una vez que el conductor establece una velocidad máxima en el control de crucero, el coche puede ajustarla a lo que marcan las señales de la carretera… algo a utilizar sólo en vías perfectamente señalizadas y en las que ciertas indicaciones -como las de los carriles de deceleración- no estén demasiado cerca de la vía principal.

Por cierto, que uno de los dispositivos que más nos han gustado por su buen funcionamiento -y porque es una especialidad en la que Honda lleva mucho tiempo trabajando, entre otras cosas, para el desarrollo de sus futuros vehículos autónomos- es el control de crucero adaptativo inteligente.

El principio básico es como el de otros sistemas que llevan las demás marcas, es decir, que una vez que el conductor ha elegido una determinada velocidad para su viaje -algo que se hace desde los mandos del lado derecho del volante- y establece un determinado margen de distancia de seguridad, el Civic mantiene el ritmo, frenando cuando se encuentra otro coche que va más despacio -y llegando a parar por completo si lo que hay es una retención- y recuperando la velocidad establecida cuando tiene terreno libre por delante.

Lo que le hace ‘especial’ es que la tecnología utilizada por el Honda, a base de cámara, radar y la aplicación de un algoritmo, tiene en cuenta no sólo lo que el Civic tiene por delante de su carril, sino que mira ‘de reojo’ lo que pasa en los carriles adyacentes, de tal manera que es capaz de ver y pensar si algún otro coche va a interponerse delante de nosotros… y no esperará al último momento para dar una brusca frenada, sino que ya irá ajustando su velocidad automáticamente.

Y lo cierto es que lo hace muy bien, mejor que otros dispositivos parecidos que sólo parecen darse cuenta de que algo pasa… cuando pasa delante de ellos.

La microtecnología del Civic

¿MÁS DEPORTIVO O MÁS ECOLÓGICO?
Situados junto al cambio se encuentran dos botones que permiten variar el carácter del coche; si accionamos el que lleva el dibujo de una pequeña planta verde, el Civic ajustará la entrega de potencia del motor y el funcionamiento de la climatización para ayudar a consumir menos. Si activamos la tecla que lleva serigrafiada un amortiguador, la suspensión se volverá más firme, haciendo que el vehículo tenga un tacto más deportivo.

UNA LUZ QUE PALPITA
Esta versión Executive cuenta con sistema de acceso y arranque manos libres; una vez en el interior, llama la atención el botón de puesta en marcha del motor. Situado a la derecha del volante, palpita en color blanco cuando accedemos al interior; si lo pulsamos brevemente para poner en marcha el contacto -pero sin llegar a arrancar- cambiará a color rojo.

CARGADOR INALÁMBRICO
Cada vez más habitual, es una superficie sobre la que si dejamos un móvil compatible, recargará por inducción, sin necesidad de cables, la batería de nuestro teléfono. Se trata de una superficie amplia, bien protegida y, además, dispone de un botón de encendido y apagado.

Cuando está listo para funcionar, se muestra una luz verde; si se está cargando el móvil, la luz será naranja -hasta que se cargue por completo y vuelva a ser verde-.

¿Recomendaciones de seguridad? No dejar al mismo tiempo un móvil… y unas llaves en esa superficie cuando se esté utilizando la carga inductiva. Esta tecnología viene en un pack y supone 900 euros.

VALORACIONES
Conectividad
7
Asistentes a la conducción
7
Tecnologías de confort
7
Tecnologías de entretenimiento
7
App
4
B. Rozas
Apasionada del movimiento, tenga la forma que tenga. Transportarme es un sueño. Los automóviles son los que mejor lo expresan. Periodista, conductora, correctora. Saber cada día un poco más y contarlo. HackerCar es el medio ideal para continuar creciendo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.