Novedades

Ineos Grenadier: cuánto cuesta el mejor -y menos tecnológico- de los todo terreno

Está llamado a ser uno de los pocos y auténticos TT que queden en el mercado del automóvil. Y los últimos años han sido un continuo goteo de informaciones sobre cómo iba a ser el modelo y sus características. ¿Lo último? El aspecto de su interior.

imagen salpicadero Ineos Grenadier

Lo cierto es que el Ineos Grenadier est uno de los coches que más expectación ha levantado en los últimos tiempos, seguramente por el hecho de que representa un tipo de vehículo en vías de extinción y porque va a constituirse como el heredero natural del mítico Land Rover Defender, ahora que este último se ha convertido en un 4×4 de lujo.

Una de las últimas cosas que se desveló del modelo fue… su interior. Después de la publicación de unas cuantas imágenes del mismo, lo cierto es que no decepciona. ¿Cómo lo tituló la propia marca el comunicado del interior? «Listo para cualquier cosa que el trabajo y la vida le depare».

En un mundo que tiende hacia los vehículos con salpicaderos esquemáticos, simplificados pero ‘apantallados’, el Grenadier es otra cosa. Presenta un cuadro de mandos repleto de botones, por el hecho de que, como veremos, hay muchos de ellos que tienen una única función. Lo primero que destaca es la presencia de una doble consola de mandos: la situada en el salpicadero y la ubicada en la zona del techo.

Comenzando por esta última, cuenta con mandos para controlar las luces del interior, seleccionar modos de conducción como el off-road o el de vadeo, desconectar ayudas a la conducción como el control de estabilidad o activar el control de descenso de pendientes, activar el bloque del diferencial… Incluso, no falta el botón del sistema e-call -hablamos de un modelo conectado por lo tanto- y, a modo de curiosidad, no falta un pequeño gráfico que muestra las dimensiones exteriores del vehículo.

Por otra parte, en esta zona se sitúa los mandos para el control de posibles fuentes eléctricas auxiliares, como pueden ser los faros auxiliares de techo, cabrestantes. Por cierto que en la zona del techo también se aprecia en algunas imágenes la presencia de dos ventanas practicables manualmente, al estilo de algunos TT clásicos.

Si bajamos a la consola central, en esta zona se ven algunas sofisticaciones, comenzando por lo que encabeza esta parte: la gran pantalla de 12,3″ del sistema multimedia. Bueno, en realidad, hace las veces de eso y también de instrumentación, porque su lado izquierdo muestra lo que es la velocidad, el cuentarrevoluciones, nivel de combustible, temperatura del motor, posición de la palanca del cambio automático…

Luego también sirve para manejar las clásicas funciones de estos sistemas, como son la navegación -de la marca Pathfinder, pensado para realizar rutas fuera de carretera-, la telefonía, los ajustes del vehículos, fuentes de sonido, información de conducción off road… Por supuesto, es compatible con Android Auto y Apple Car Play. Aunque la pantalla sea táctil, se puede controlar también desde un conjunto de mandos situados cerca de la zona de la palanca del cambio y al estilo del sistema MM-i de los Audi.

Imagen exterior Ineos Grenadier

Volviendo a la consola central, los múltiples botones que hay en ella sirven para controlar funciones del climatizador -velocidad del ventilador, temperatura, conectar el aire acondicionado o activar las recirculación-, activar el desempañado de luneta trasera y parabrisas, controlar la calefacción de los asientos, accionar el warning, desconectar el sistema stop/start o el asistente sonoro de ayuda al aparcamiento… además de disponer de la ruedecita para el volumen del equipo de sonido.

Al final, la situación de todos los mandos y el hecho de que cada uno de ellos aparezca etiquetado no ha sido un capricho: aseguran que se han inspirado en los puestos de mandos de aviones, barcos y hasta tractores, «donde los interruptores están ubicados para un funcionamiento óptimo».

Pero este interior tiene otras cuantas cosas interesantes. Por ejemplo, que se ha elaborado con materiales robustos y resistentes, que puedan aguantar un uso duro… y una limpieza con manguera. De hecho, los tapizados de los asientos -los delanteros, por cierto, los firma Recaro- o la presencia de salidas de desagüe en el piso demuestran que este no es un coche ‘normal’.

También va a contar con numerosos huecos donde depositar objetos e impedimenta. Por ejemplo, hay una caja de almacenamiento debajo del asiento posterior, también otra guantera con llave en la consola central, así como otro espacio protegido en uno de los laterales del maletero.

Lo último que ha trascendido de este Ineos son los precios para el mercado español. No va a ser un coche barato, porque es un modelo completamente especial; con todo, la escala de precios queda establecida entre los 62 y los casi 80.000 euros. La gama dispone de una versión gasolina de seis cilindros y 286 CV -que alcanza 160 km/h y acelera de 0 a 100 en 8,6 segundos-, y un turbodiésel de 249 CV -que pasa de 0 a 100 km/h en 9,9 segundos y es más aconsejable por su consumo más ajustado: 10,1 l/100 km-. Todas las versiones cuentan con tracción total y un cambio automático de ocho velocidades.

La gama para España queda configurada de la siguiente manera:

  • Utility Wagon 3.0 gasolina (2 asientos): 62.590 euros
  • Utility Wagon 3.0 diésel (2 asientos): 62.590 euros
  • Utility Wagon 3.0 gasolina (5 asientos): 63.560 euros
  • Utility Wagon 3.0 diésel (5 asientos): 63.560 euros
  • Station Wagon Trialmaster Edition 3.0 gasolina: 79.890 euros
  • Station Wagon Trialmaster Edition 3.0 diésel: 79.890 euros
  • Station Wagon Fieldmaster Edition 3.0 gasolina: 79.890 euros
  • Station Wagon Fieldmaster Edition 3.0 diésel: 79.890 euros

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.