Prueba a fondo

Land Rover Defender 110

Un coche mítico es una fuente de prestigio para su marca... y un quebradero de cabeza cuando toca renovarlo. ¿Qué tal ha superado Land Rover este 'trance'? ¿Está el nuevo Defender a la altura de su leyenda?

Imagen frontal del Land Rover Defender

Qué debes saber sobre el Land Rover Defender:

Que es una interpretación completamente nueva… de todo un veterano. El primer Land Rover Defender surgió en 1983, ya como una evolución de la Serie III del Land Rover original. Ello vuelve complicado catalogar su antigüedad: si atendemos a su denominación, sería de unos 33 años. Pero, si tomamos a la primigenia Serie I como punto de partida, obtendremos que este concepto de todo terreno tiene casi siete décadas de historia. ¡Por cierto! Justo antes de convertirse en parte de Suzuki Ibérica, Santana Motor -licenciataria de la firma británica desde 1961- llegó a fabricar en Linares -Jaén- su propio Defender.

Que es uno de los últimos ‘TT’ puros que quedan. La presión de las normativas anticontaminación ha reducido la oferta de todo terrenos a una ‘Santísima Trinidad’, dentro de la cual el Defender comparte ‘mesa y mantel’ con otros mitos supervivientes como el Jeep Wrangler o el Mercedes Clase G. Y, al igual que sus viejos rivales, el británico recurre a variantes electrificadas -que ya están a la venta- para aliviar dicho condicionamiento administrativo.

Que puede equipar -casi- todo lo imaginable. La unidad de la prueba pertenece al acabado de lanzamiento del modelo, denominado ‘First Edition’ y dotado de serie con la mayoría de tecnologías que ofrece. Entre estas últimas figuran el control de crucero, los detectores de ángulo muerto, las ayudas y controles para la conducción ‘offroad’ o su suspensión neumática autoajustable. Si quieres uno equivalente, te tocará preparar unos 83.449€.

“En la enciclopedia del motor, Defender significa aventura, trabajo y servicio; valores inabarcables para los actuales SUV. La nueva generación tiene ‘tablas’ para crear su propia leyenda”

A decir verdad, debemos estar agradecidos con Land Rover. No ya por habernos cedido la unidad protagonista de esta prueba sino, por encima de todo, por haber brindado a quienes formamos parte de las nuevas generaciones del periodismo automovilístico la oportunidad de conocer a toda una leyenda.

Ya lo es por nombre: Defender, en la enciclopedia del motor, es un nombre que evoca tanto largas jornadas de ‘safari’ en la lejana África, como el manojo de rutinas diarias propias del -más cercano- medio rural. Y sin olvidar tampoco el sinfín de ocasiones en que este vehículo ha contribuido a preservar los valores de la civilización allí donde no los comprenden. Aventura, trabajo y servicio. Términos atemporales, en definitiva, que el ‘espíritu SUV’ imperante no puede asimilar.

Imagen posterior del Land Rover Defender

Aun a riesgo de haceros un ‘spoiler’, tras pasar una semana ‘mágica’ con el Defender 110 que veis en las imágenes, me atrevo a decir que la nueva generación no pasará desapercibida bajo la sombra de su antecesor. Más bien, será capaz de crear su propia leyenda. Hechuras para ello, tiene. Seguid leyendo, y entenderéis por qué.

Un gigante con mucho ‘ingenio’…

A diez pasos de distancia, su presencia es inconfundible. A menos de cinco, se vuelve intimidante. Su altura de 1,96 m le convierte en el ‘coloso’ de los vehículos analizados por HACKERCAR, y su longitud -cinco metros, contando la rueda de repuesto- tampoco se queda lejos. Subirse a él es casi ‘escalar’, aunque la suspensión neumática -regulable en varias alturas- lo pone relativamente fácil.

Iluminación de bienvenida del Land Rover Defender

Esta tecnología que, de alguna manera, procede del Range Rover -su eterno pariente ‘fino’-, contribuye a ‘civilizar’ su comportamiento en los entornos que no le gustan. Aun así, tampoco hace milagros: conduciendo por la ciudad, transmite la sensación de no caber por ningún sitio; amén de una aparente ‘pereza’ en la respuesta del acelerador al arrancar constantemente desde parado. La ‘culpable’ es la transmisión -automática de ocho relaciones-, cuya primera marcha está más pensada para sortear los obstáculos de la naturaleza. No, desde luego, los que el hombre se inventa…

Pero esta incomodidad termina con tan sólo salir de la urbe. Lanzado en carretera abierta, el Defender da buena cuenta de sus recién estrenadas capacidades ruteras. Así, el Ingenium 2.0 D pone sus 240 CV al servicio de un crucero legal -120 km/h- que sostiene sin dificultad, y a unas revoluciones mínimas. De igual modo, la altísima rigidez del nuevo monocasco en aluminio muestra sus bondades en cada curva, permitiendo un guiado preciso con una dirección ‘de fiar’, gracias a su tacto firme.

Información de ángulos y alturas en el Land Rover Defender
Información de vadeo en el Land Rover Defender

Llega el momento de abandonar la protección del asfalto, y me veo obligado a confesar: soy un negado para el ‘offroad’. Y, sin embargo, recorro tranquilo el pequeño camino que me he propuesto tomar, porque voy bien informado en todo momento. Si un montículo -u hondonada- me suscitan dudas, dispongo de un menú interactivo para consultar los ángulos de ataque, ventrales y salida en función de la altura programada. Otro similar me aporta referencias sobre la profundidad de vadeo.

Mi tranquilidad no es sólo informativa: estos menús están vinculados a sistemas como el ‘Wade Sensing’ -que mide constantemente el nivel del agua mientras cruzas la superficie inundada- y el nuevo ‘Terrain Response’. Este selector de modos ‘todo terreno’ te permite cambiar manualmente el comportamiento del coche en función de lo que pisas ya sea arena, barro o nieve.

Información offroad en el Land Rover Defender

Pero quienes hemos convalidado la ‘mili’ comprando en Coronel Tapiocca agradecemos la posición ‘Auto’, y su capacidad para gestionar por sí solo el reparto de la tracción. Lo hace tan bien, que viene a ser -casi- como llevar contigo un instructor experimentado. Vamos, que solamente un auténtico ‘tenazas’ podría dejar ‘atascado’ al Land Rover Defender.

… y con vista para todo…

Evidentemente, para poder tomar tantas decisiones por ti, el Defender necesita conocer bien el entorno que le rodea. ¿Cómo lo consigue? Pues gracias a una vista virtual en 360º, con dos modalidades de visualización. En la ‘Todoterreno’, las cámaras que rodean la carrocería apuntan directamente al suelo, creando una ilusión de ‘transparencia’ para enseñarte lo que hay por debajo del coche.

Por su parte, la modalidad ‘Carretera’ -centrada en ayudarte con tus maniobras- incluye una perspectiva virtual, en la cual un renderizado 3D del vehículo se superpone a la imagen real, como si lo contemplaras desde el exterior. Es algo que ya hemos visto en otros modelos… mas nunca con esta fabulosa calidad, reforzada por la magnífica definición de las propias cámaras.

Vista 360º del Land Rover Defender

A la hora de maniobrar, ayuda mucho la precisión de sus sensores de aparcamiento. Con un pitido continuo, aún quedan -aproximadamente- unos 10 cm hasta topar con el obstáculo en cuestión. La asistencia de la dirección y su radio de giro ponen el resto, sin olvidar la alerta de tráfico cruzado posterior, imprescindible para evitar accidentes al desaparcar.

Por último, el retrovisor interior ‘ClearSight’ se vuelve necesario cuando necesitas ver lo que ocurre por detrás. Y, a diferencia de otros sistemas equivalentes, éste sí cuenta con la calidad de imagen necesaria para poder utilizarlo. Dicho esto, el paso entre la visión real y la de esta especial ‘pantalla’ supone un ligero ‘choc’ al cual debes acostumbrarte.

Mandos control de crucero del Land Rover Defender

Sigo en marcha con el resto de las ayudas a la conducción que ofrece el Defender, y percibo sensaciones encontradas en el control de crucero -que no es adaptativo-. Si programas una velocidad muy por debajo de la que llevas, acciona el freno con suma suavidad para disminuir la diferencia. En cambio, si la situación es la inversa, acelera con bastante brusquedad.

El asistente de mantenimiento de carril funciona aquí como una ayuda a la permanencia del coche en la trazada. Acompaña nuestros giros con el volante -aunque de forma leve- y opone resistencia si intentamos abandonar el carril sin indicarlo con el intermitente. Asimismo -con el control de crucero también conectado-, si ‘cree’ que entras demasiado rápido en una curva, aplica una ligera reducción de la velocidad.

Interior del Land Rover Defender

Una vez estacionados y con el motor apagado, los detectores de ángulo muerto aún tienen la misión de evitar que puedas golpear a un peatón o ciclista al abrir una puerta. Unos testigos en los paneles interiores se iluminarán para advertirte si alguien se aproxima al coche.

… y que, además, no ‘desconecta’

Hablamos de todo lo que sucede en el interior del Land Rover Defender… pero no del habitáculo en sí mismo. Vamos a ponerle remedio. Ciertamente, la marca británica ha logrado la curiosa proeza de crear una cabina lujosa… sin dejar de lado la personalidad ‘aventurera’ que siempre inspira el modelo. Lo primero es posible gracias a la sensación de gran calidad que emanan los materiales utilizados.

La segunda viene dada por una estética llena de ‘guiños’ peculiares -como los remaches en los paneles de las puertas- y mucha practicidad. Dispones de puertos USB -algunos, de ‘tipo C’- en todas partes, y casi cualquier recoveco de los guarnecidos puede utilizarse como soporte o bandeja para depositar tus dispositivos conectados. Incluso, cuentas con un enchufe doméstico de 230 V en la zona de carga posterior.

Virtual Cockpit del Land Rover Defender
Navegador en Virtual Cockpit del Land Rover Defender

Aparte de práctico y bien rematado, el salpicadero del Defender es el más ‘inteligente’ de su historia, debido a que aglutina las dos ‘zonas clave’ de conectividad e infoentretenimiento. Comienza con un ‘Virtual Cockpit’ de planteamiento muy clásico, pero efectivo. Como ya viene siendo habitual, el espacio entre ambos relojes puede personalizarse con los datos del ordenador de a bordo… o el mapa del navegador, que incluye una ‘vista satélite’. Le faltaría un ‘Head-Up Display’ como complemento ideal.

En la parte central, la atención recae sobre el sistema multimedia Pivi Pro. Le da ‘cuerpo’ una espectacular pantalla panorámica de diez pulgadas, de tacto y respuesta exquisitos, al igual que los elegantes gráficos de sus menús. Presenta dos apariencias distintas -que podrían homologarse como modos ‘día y noche’-, en tonos negros o ‘beige’.

La razón principal de su fluidez -que se nota en todas sus funciones- se debe a que posee un doble módem 4G. Así, mientras una de las líneas se destina a los servicios conectados, la otra queda en exclusiva para la gestión de las actualizaciones ‘over the air’.

Menú Home del Land Rover Defender
Menú de funciones del Land Rover Defender

Al igual que sus rivales ‘premium’, el sistema te invita a crear un perfil de usuario. Dicho perfil podrás guardarlo en la nube de Jaguar Land Rover, junto con todos tus ajustes asociados -retrovisores, asiento, iluminación…-. De este modo, si en algún momento adquieres otro modelo de la marca -o te lo prestan-, tendrás la posibilidad de importarlo… y sentirte ‘como en casa’.

Con frecuencia, cuando analizamos coches de este tipo, no solemos prestar tanta atención a funciones como el navegador, pues son bastante comunes en la actualidad. Pero, esta vez, cabe reseñar su buen rendimiento. ‘Sigue’ el movimiento del vehículo con agilidad, sin trompicones en la imagen. Además, incorpora su propia base de datos de radares.

Otro aspecto a destacar son sus aplicaciones integradas, que operan además con ‘cuenta’ propia -un detalle que pocas marcas toman en consideración-. Una de ellas es TuneIn, que te permite escuchar en ‘streaming’ o descargar tus programas y ‘podcasts’ favoritos. Cosa que conseguimos, no obstante, tras armarnos de paciencia con las descargas de datos…

Reproducción de música en el Land Rover Defender

Y ya que hablamos de ‘sonoridad’, entraremos a valorar el equipo de audio. Viene firmado por el especialista Meridian, y dispone hasta 13 altavoces y un amplificador con 400 vatios de potencia. Su gran virtud es un sonido prácticamente cristalino; nos tenemos que remitir a los Burmester de Mercedes-Benz para encontrar un rival comparable. No obstante, si buscas quedarte ’embriagado’ por una experiencia envolvente, deberás jugar con los ajustes de nivel para los agudos, los graves y la ‘presencia’ del ‘subwoofer’.

Termina aquí la prueba del Land Rover Defender. Una larga y placentera ‘entrevista’ con un modelo que lleva la leyenda de su nombre a una nueva dimensión, donde la tecnología ya no es un estorbo para el buen aventurero. Aún queda para que las cifras de ventas dicten sentencia, pero no podemos pasar por alto el gran logro de la marca: hacer de un TT puro un vehículo tan sencillo de manejar como un SUV… y tan ‘digital’ y conectado como una berlina de postín.

DISPOSITIVOCUÁNTO CUESTA QUÉ TAL FUNCIONA¿DEBES PAGAR POR ÉL?
Interior del Land Rover DefenderRetrovisor ClearSight778€Bien
Navegador en Virtual Cockpit del Land Rover DefenderHead-Up Display1.578€BienNO
Imagen del nuevo Land Rover Defender descendiendo por una colinaAdvanced Off-Road Capability Pack*965€Muy bien
Interior del Land Rover DefenderFamily Pack**457€BienTÚ DECIDES
Imagen posterior del Land Rover Defender V8Secure Tracker Pro (3 años)772€Muy bien
*Pack compuesto por el sistema Terrain Response 2 y el control All Terrain Progress Control (ATPC)
**Pack compuesto por tercera fila de asientos, climatizador trizona, sensor de calidad del aire e ionizador.

VALORACIONES
CONECTIVIDAD
9.5
ASISTENTES A LA CONDUCCIÓN
8
TECNOLOGÍAS DE CONFORT
8.5
TECNOLOGÍAS DE ENTRETENIMIENTO
8.5
Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.