Tecnología HC

Este McLaren es tan rápido que lo han llevado a la NASA

Si hace un cuarto de siglo la cifra mágica en cuanto a velocidad máxima eran los 300 km/h, en la actualidad la barrera ya es la de los 400 km/h. Alcanzarla no es fácil. Este McLaren ya puede presumir de ello.

Imagen tres cuartos delantero del McLaren Speedtail en parado

Hace ya más de 10 años que se empezó a hablar de los 400 km/h; todo, gracias al Veyron, un modelo que suponía la vuelta de Bugatti y que también presumía de ser el coche fabricado en serie con el motor más potente: 1.001 CV. Ahora, a punto de entrar en 2020, McLaren quiere repetir la hazaña y, de hecho, ya la hecho oficial.

El protagonista, en este caso, es el modelo Speedtail. Si lo miras bien, verás ciertas reminiscencias parecidas a las del modelo P1… pero la parte trasera es muy alargada y estilizada. Y es que el objetivo era conseguir el menor coeficiente aerodinámico posible para que, en combinación con el motor más potente de McLaren se alcanzase -o rebasase- la cifra mágica de los 400 km/h. Y vaya si lo han conseguido.

Ha habido que ‘estirar’ el coche hasta unos enormes 5,2 metros de largo, de tal forma que los diseños habitualmente compactos de los McLaren se han convertido en un largo idéntico al de una berlina de lujo, como el Mercedes Clase S. La carrocería es de fibra de carbono y no faltan unos alerones en la parte posterior, rematando la cola… pero son completamente distintos a todo lo visto. Aquí no hay bisagras, sino que la propia carrocería ‘se dobla’, con el fin de buscar la mejor aerodinámica según la velocidad.

Imagen interior del McLaren Speedtail

Tampoco se ha querido interrumpir el flujo del aire alrededor del coche con espejos retrovisores, que han sido reemplazados por unas diminutas cámaras emergentes cuando el coche está en marcha y que muestran sus imágenes en el cuadro de mandos. Eso por no hablar de las espectaculares cubiertas de 20″ que hay en las ruedas… pero que no giran con éstas, sino que permanecen fijas.

Un interior pensado para tres

Al igual que la solución empleada por el Gordon Murray T.50, este Speedtail deja un lugar privilegiado para el conductor, sentado en posición central y flanqueado por los dos pasajeros. Frente a él hay un total de cinco pantallas, que eliminan casi cualquier mando o botón. Las dos superiores, como comentábamos antes, son para las imágenes de los retrovisores; la que hay tras el volante hace del clásico cuadro de mandos. La de la izquierda permite gobernar funciones y controles del vehículo, mientras que la de la derecha corresponde al sistema de infoentretenimiento.

El habitáculo también es sofisticado por los detalles; por ejemplo, el techo es de cristal y lleva incluido en el vidrio todo el sistema de iluminación ambiental. En la parte superior también se emplaza una consola -según la marca, inspirada en el mundo de la aviación- con mandos como el botón de arranque, los elevalunas eléctricos, el selector del ‘Active Dynamics’ o el cierre centralizado. Por otro lado, y como una forma de ahorrar valiosos gramos de peso, la tapicería de cuero empleada es la más fina del mundo.

Pero… ¿a qué hemos venido aquí?

Evidentemente, uno de los aspectos fundamentales de un coche así tiene que ver con su velocidad máxima. El Speedtail ha homologado la marca de 403 km/h; en concreto, ha sido el piloto de pruebas de McLaren, Kenny Brack el encargado de llevar al modelo a su velocidad máxima… y lo ha hecho en un lugar acorde a las prestaciones del modelo: el Centro Espacial Kennedy en Florida, Estados Unidos.

Imagen tres cuartos trasero del McLaren Speedtail en marcha

En concreto, las mediciones se llevaron a cabo con el prototipo Speedtail XP2, que se encargó de superar los 400 km/h en más de 30 ocasiones, todas ellas llevadas a cabo en la mismísima pista de aterrizaje de los transbordadores espaciales de la NASA. Como curiosidad, el coche también realizó otro tipo de pruebas de puesta a punto en instalaciones de todo el mundo, incluyendo el Idiada en España.

¿Y qué potencial hace falta para conseguir que las 106 unidades que se van a fabricar a mano de este modelo -y que comienzan a entregarse en febrero de 2020- superen los 400 km/h? Pues básicamente se han necesitado nada menos que 1.055 CV -para un peso de 1.430 kg-, resultado de una parte mecánica híbrida que combina un propulsor de gasolina 4.0 V8 biturbo y otro eléctrico. No sólo es veloz, sino que también es capaz de acelerar muy rápido, como demuestran los menos de 13 segundos que necesita para pasar de 0 a 300 km/h.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.