Movilidad

Así es el primer coche de hidrógeno que se vende en España

¿Gasolina, diésel, gas natural, gas licuado...? Todos estos carburantes están muy bien, pero sólo hay uno capaz de hacer funcionar un coche eléctrico: el hidrógeno.

Hyundai Nexo

Hyundai lo emplea en uno de los coches más revolucionarios del mercado: el Nexo. ¿Un eléctrico que no tiene ninguna de sus pegas? Pues sí… siempre que tengas cerca una hidrogenera, algo que de momento en España no es algo sencillo como veremos.

La primera vez que observas el Nexo piensas… lo evidente: que es un SUV llamativo, original, algo así como un cruce entre un Kona y un Tucson -sus dos hermanos de gama-. Sin embargo, dejando de lado la estética, lo que tenemos aquí es el primer coche que, de manera oficial, ha comenzado a venderse en nuestro país.

¿Su precio? 69.000 euros. Posiblemente pensarás que es una cantidad muy elevada por un todo camino de 4,67 m de largo, pero… ¿y si te contásemos que hay algo que justifique que cueste el doble que un Tucson equivalente?

Es rápido, es eléctrico, llega lejos… ¿cuál es el truco?

La razón es sencilla: este modelo es eléctrico… pero sin prácticamente ninguno de los inconvenientes de este tipo modelos y sí todas sus ventajas. Por ejemplo, es muy silencioso y sus emisiones contaminantes son nulas; además, es tan sencillo de conducir como otros eléctricos -sólo cuenta con acelerador y freno-, su respuesta al acelerador es instantánea e, incluso, su velocidad máxima es superior a la de otros modelos eléctricos: alcanza los 179 km/h -no está mal, aunque el coche tiene un motor de 163 CV-.

Pero lo mejor de todo es que su autonomía media -según datos oficiales- es de 666 km y ‘recargar’ el Nexo apenas lleva cinco minutos. ¿Dónde se supone que está el truco?

Mientras que en los coches eléctricos convencionales la electricidad procede de unas enormes baterías eléctricas -que exigen un enchufe y varias horas para estar completamente llenas-, este Hyundai recurre a una pila de combustible, capaz de generar su propia electricidad y generando, como único elemento… agua.

El gran ‘pero’ es que para que funcione, el Nexo debe repostar hidrógeno -dispone de tres tanques que suman 156,6 litros en total, situados bajo los asientos traseros y el maletero-, algo que en estos momentos no se puede conseguir a la vuelta de la esquina. Para conocer la red de puntos de suministro convenientemente actualizada, hay que entrar en la web del Centro Nacional del Hidrógeno.

El resto del coche también acompaña

No es la única tecnología de la que presume el coche; por ejemplo, dispone de múltiples sistemas de ayuda a la conducción, como su dispositivo de aparcamiento autónomo a distancia, para que el coche pueda salir o entrar de una plaza de parking de forma automática, incluso sin necesidad de que el conductor se encuentre a bordo.

Asimismo, cuenta con asistente de mantenimiento en el carril, avisador de obstáculos en el ángulo muerto y también detecta la cercanía de otros coches en caso de que salgamos marcha atrás de una plaza de aparcamiento con poca visibilidad.

En el habitáculo cuenta con dos grandes pantallas: en la consola central, una de 12,3″ para el sistema de navegación, la conectividad del coche, la parte de infoentretenimiento… mientras que la instrumentación propiamente dicha es otra pantalla de 7″: refleja informacion de la velocidad, el nivel de combustible…

¿Tiene algún inconveniente un coche así? Según Hyundai, su pila de combustible tiene una vida estimada de, al menos, diez años o 160.000 km.

  1. Impresionante. Esperemos que esta tecnología, que es el futuro y no los coches eléctricos, se desarrolle cuanto antes y no perdamos el tiempo en I+D con los coches eléctricos. ¿Qué hay de llegar a casa, poner el coche en el garaje y alimentar la vivienda con electricidad generada en el coche?

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.