Prueba a fondo

Suzuki Swift 1.2 SHVS

El urbano de Suzuki tiene una tarjeta de presentación muy tentadora: ecológico, práctico y con -exactamente- la tecnología que necesitas, ni más ni menos. ¿Qué tal funciona este cóctel?

Imagen del nuevo Suzuki Swift aparcado

Antes de empezar, qué debes saber sobre el Suzuki Swift SHVS

Que es un coche urbano: mide 3,84 m de longitud, 1,73 m de anchura y tiene una distancia entre ejes de 2,45 m. El espacio interior está muy bien aprovechado para cuatro ocupantes, aunque a costa de un maletero algo escueto, con sólo 265 litros.

Que tiene etiqueta ‘ECO’: gracias a un sistema de microhibridación -que apoya al motor en situaciones puntuales-, la DGT le ha otorgado la calificación de vehículo ecológico, siendo uno de los más económicos con este distintivo. La unidad que hemos probado contaba con el 1.2 Dualjet SHVS, la variante híbrida de menor potencia.

Y que es relativamente barato: El acabado GLX de nuestra unidad puede casi considerarse como un ‘full equipe’. Incorpora elementos como el control de curcero adaptativo, detector de fatiga, cámara de visión trasera y llave inteligente. Actualmente puedes adquirirlo a un precio promocional de 16.170 euros.

El Swift es un gran desconocido en nuestro país. Y es una lástima, pues ofrece la tecnología que muchos buscan… al precio que, tal vez, podrían pagar

Ser periodista del motor es una profesión que, con frecuencia, te pone en situaciones curiosas. Acostumbrado -tal vez, mal- a vehículos de alta gama con mucha tecnología, sueles pensar que un coche barato no te va a sorprender.

Y es entonces cuando aparece algo como el Suzuki Swift, y echa por tierra todos tus esquemas. Estrenada en 2016, su actual quinta generación no es uno de los coches más vistos entre el tráfico -nunca lo ha sido- pero, como verás más adelante, es una extraña y buena combinación de tecnología y ‘pensamiento ecológico’. Y todo ello, a un coste muy razonable.

Semihibridación

Bajo el capó, este Swift está animado por un 1.2 de cuatro cilindros y 90CV de potencia. Pero no está solo. Como empieza a ser habitual en la marca japonesa, Suzuki acompaña a sus motores de combustión con un pequeño sistema híbrido para ayudar a rebajar el consumo, las emisiones… y lograr la deseada etiqueta ECO de la Dirección General de Tráfico. Se denomina SHVS –Vehículos Híbridos Inteligentes de Suzuki, por sus siglas en inglés-.

La parte eléctrica del sistema de hibridación es bastante sencilla. Está compuesta de dos elementos. Por un lado, un dispositivo que hace las veces de generador y de motor eléctrico. Se llama ISG y proporciona una potencia de 3CV. Por otra parte, está la batería de ion-litio de 12 voltios, que recupera energía gracias a la frenada regenerativa.

Al circular, no se nota mucho cuándo entra en acción la parte eléctrica. Y no sólo porque lo haga poco –únicamente en aceleraciones fuertes, como cuestas, o al arrancar-. Es porque supone una pequeña -e imperceptible- ayuda para el motor térmico, ya que el Swift no puede circular en modo 100% eléctrico.

Por tanto, sólo se nota a la hora de analizar el consumo, que en verdad es contenido. Unido al cambio manual de cinco marchas que equipaba esta unidad y al sistema Start-Stop, logramos en la prueba unos consumos de entre 4,5 y 5,5 litros a los 100 km.

Imagen tres cuartos posterior del Suzuki Swift SHVS

Esta combinación de motor y cambio nos ha parecido acertada para el uso al que está destinado el Swift: la ciudad. El motor es suave, tiene una potencia suficiente y el cambio no necesita más marchas. En general, es cómodo de utilizar en entornos urbanos.

Además, en nuestra prueba también llevamos el Suzuki por autopistas y carreteras de circunvalación, siendo también agradable de utilizar en esos entornos y no necesitando más potencia si la intención es hacer un viaje relajado.

Ayuda para la jungla de la ciudad

A pesar de su condición de coche destinado a la ciudad, el Swift cuenta con numerosas ayudas a la conducción pensadas para hacer más fácil la circulación más allá de vías urbanas. El acabado GLX de nuestra unidad de pruebas ofrece, de serie, control de crucero adaptativo, limitador de velocidad, alerta de cambio involuntario de carril, alerta de fatiga y asistente de luces de largo alcance.

Además, de cara a hacer más amena la vida en la ciudad, equipa elementos como el control predictivo de frenada, cámara de visión trasera y sistema de apertura y arranque sin llave.

Interior del Suzuki Swift SHVS

¿Qué tal funcionan estos sistemas? En general, cumplen con su cometido bastante bien. El que peor nos ha parecido ha sido la alerta de cambio involuntario de carril.

Se trata de un aviso mediante vibración en el volante y alerta en el cuadro de mandos si se pisa una línea de la carretera sin haber puesto el intermitente -a partir de 60 km/h-. Pero es bastante suave. De hecho, en autopista apenas se nota la vibración y es difícil percatarse de ella.

El funcionamiento del resto de sistemas sí es bastante satisfactorio. El control de crucero adaptativo funciona por encima de 40 km/h. Al bajar de esa velocidad, se desconecta avisando con un pitido y mediante un testigo en el cuadro de mandos.

¿El problema? Si hay una retención en la carretera y hay que frenar de golpe, el coche lo hace hasta 40 km/h, dejando la función al conductor por debajo de esa velocidad. Si no estás atento para tomar el control rápido, podrías tener un susto.

Detalle de mandos en el volante del Suzuki Swift SHVS

A la hora de aparcar, la cámara de visión trasera es tu mejor aliada. Su resolución no es muy buena, pero sí suficiente para poder ajustar aparcamientos estrechos.

No cuenta con la ayuda de sensores de aparcamiento, ni delante ni detrás, pero dadas las dimensiones del coche y la visibilidad que hay a través de las ventanillas, no se necesita más. El único problema que te encontrarás será apurar los últimos centímetros con el coche de detrás… situación que resuelve la cámara.

Hablando de visibilidad, la iluminación que proporcionan las luces LED es muy buena. Emiten un haz blanco que funciona bastante bien. Además, cuentan con el sistema de cambio automático de luces largas, muy útil para la carretera.

Por último, el Swift cuenta con sistema de apertura y arranque sin llave. No hace falta sacar la llave del bolsillo: con llevarla encima y pulsar el botón de las puertas y el de arranque basta. Aunque la comodidad de este sistema se ve afectada por un detalle: si solo das un toque al botón de la puerta, se abre la del conductor, pero no las demás. Para abrir todas, es necesario pulsar dos veces.

Un auténtico ‘micromundo’ multimedia

En cuanto al infoentretenimiento el Swift se pone en manos de un sistema fabricado por la alemana Bosch, el cual comparte con otros modelos de la gama como los Jimny o Vitara.

Imagen del sistema multimedia del Suzuki Swift SHVS

Su pantalla de siete pulgadas está acompañada, a ambos lados, por botones capacitivos que te permiten acceder a los ajustes generales, activar el asistente vocal o regular el volumen. Esta última función es precisa, pero puede llegar a distraerte si la utilizas mientras conduces. Es mejor recurrir a los mandos en el volante, que son muy intuitivos.

Y ésa es, sin duda, la clave de su planteamiento: prácticamente, en dos tardes puedes llegar a dominar la interfaz. Ésta está dividida en cuatro áreas, cada una de ellas identificada con un color. Gracias al generoso tamaño de los cuadrantes, es muy fácil tocar donde debes para acceder a la función que quieres.

En el centro de este menú principal, tienes un botón -con el icono de una estrella- que despliega una rueda de ‘acciones favoritas’: cambiar de emisora -o canción-, seleccionar tus destinos preferidos en el navegador, activar o desactivar la información del tráfico, acceder a la agenda y las últimas llamadas de tu móvil…

“El que todo lo lee”

La cualidad más sorprendente del menú de audio es la gran cantidad de fuentes que puede reproducir. Aparte de los habituales USB, puedes conectar un iPod o insertar una tarjeta SD. Aunque esta última no es una solución muy práctica, ya que tendrás que retirar primero la que contiene los mapas del navegador.

En cuanto a formatos, además de MP3 reconoce las listas de Apple y puedes -incluso- reproducir vídeos, siempre y cuando el coche esté parado y con el freno de mano echado. Si aflojas la palanca dejarás de ver la imagen, pero podrás continuar escuchando la pista de sonido.

Imagen del sistema multimedia del Suzuki Swift SHVS

Otro detalle curioso es que la radio incluye de serie el DAB. Esta tecnología digital suele ser un extra caro y más propio de vehículos de alta gama. Por ello, el hecho de que un generalista como el Swift lo ofrezca de fábrica es un punto importante en su favor.

Si pulsas el botón de ajustes mientras estás en este menú, accederás a los específicos del sonido, entre los cuales destaca un ecualizador básico con varios modos predefinidos: Pop, Rock, Clásica… Es una adición muy interesante ya que, aunque la calidad es buena, puede que sin esta función le falte ‘cuerpo’ a tu música.

Orientación sin complicaciones

Al seleccionar la función del navegador, te encuentras con un mapa de estética simple, pero suficientemente clara. De igual manera que en tu móvil, puedes desplazarlo con el dedo o, incluso, ‘pellizcar’ la pantalla para hacer zoom.

El guiado es muy correcto: no hay instrucciones a destiempo y, en caso de que pierda la cobertura de los satélites -por ejemplo, al cruzar un túnel largo- recupera la señal rápidamente y sin sobresaltos.

Pantalla del navegador del Suzuki Swift SHVS

La función que más nos ha sorprendido en este apartado ha sido, sin duda, el uso de las informaciones sobre el tráfico que capta a través de la señal TMC. Gracias a ella, es capaz de recalcular la ruta -en cuestión de segundos- para ayudarte a evitar atascos o situaciones de tráfico lento. Es curioso que, siendo una utilidad bastante generalizada, se note tanto su presencia en comparación con coches de precios y calidades muy superiores.

También cabe destacar las múltiples opciones de ruta que puedes escoger, en base a lo que quieras evitar en tu viaje: peajes, autopistas, ferries, carreteras secundarias…

Una extensión de tu teléfono

Si necesitas sencillez en alguna función esa es, sin duda, la conectividad con tu smartphone. ¿O no? En el caso del Swift estás de suerte, pues la vinculación por Bluetooth apenas tarda unos segundos. Una vez lo has hecho, si accedes al menú del teléfono tendrás a tu disposición tres pestañas.

En la primera de ellas, verás una lista de las últimas llamadas que has realizado, importadas desde tu móvil. Con una pulsación en cualquiera de ellas, marcará automáticamente el número y podrás devolver la llamada o recuperarla donde la dejaste.

La segunda es el típico listín de contactos, obtenidos también de tu teléfono -siempre que autorices al dispositivo para hacerlo. Como opciones, el sistema te permite organizarlos de manera alfabética, bien por el primer o el segundo apellido.

Detalle de los mandos telefónicos del Suzuki Swift SHVS

Al establecer una llamada, la calidad de sonido en la conversación es buena. Y si te envían un mensaje SMS, puedes pedir que el sistema te lo lea en voz alta. Además, los mandos específicos del volante funcionan bien para colgar y descolgar. Sólo podríamos pedir que estuvieran mejor integrados.

No es el más «hablador»… pero es fiable

El tercer botón de este mando satélite activa el control por voz. Éste funciona de manera correcta, y no tendrás que ‘pelearte’ demasiado con él para que te entienda. Eso sí, deberás seguir al pie de la letra las instrucciones -sobre cómo construir las frases- que aparecen en la pantalla mientras utilizas esta función.

Pantalla de comandos vocales del Suzuki Swift SHVS

Por último, el cuadrante amarillo del menú principal está dedicado a las plataformas de conectividad por cable. En nuestras pruebas con Apple CarPlay y Android Auto, el dispositivo ha funcionado a la perfección. Quizás, en el caso de la manzana, podrías echar de menos el icono que te devuelve a la ‘home’ original del coche. Aunque teniendo tan cerca el botón en el borde de la pantalla, se vuelve innecesario.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.