Empresas

Seat y Telefónica quieren que los coches vean el futuro

¿Cómo puede ayudar el Internet de las cosas a los automovilistas y a los ciclistas que circulan por la carretera? Conectando a ambos con la ayuda de... drones.

Imagen de un vehículo circulando en paralelo con un ciclista en carretera

Nos dirigimos hacia un futuro en el que todo está cada vez más conectado; cualquier dispositivo, por pequeño y sencillo que sea, podrá comunicarse con otros aparatos o con las propias personas para compartir todo tipo de información útil para quienes los utilicen.

Un buen ejemplo de este Iot es la solución que están desarrollando Seat y Telefónica, cuyo fin es aprovechar las virtudes que brinda la tecnología para conseguir que conductores y ciclistas circulen más seguros. ¿Cómo lo van a conseguir?

La premisa de la que se parte es que, de los muchos imprevistos y situaciones complicadas y peligrosas que te puedes encontrar día a día en la carretera hay dos que, al cabo del año, suponen numerosas víctimas de tráfico.

Una es la presencia de ciclistas en la vía -sólo en 2018, un total de 36 ciclistas murieron en accidentes de tráfico- y, la otra, al aparición de vehículos parados en la carretera, sea por una posible avería o cualquier otro tipo de incidente… sobre todo si te los encuentras súbitamente tras una curva, un cambio de rasante, un lugar con escasa visibilidad…

Para anticiparse al riesgo, tanto Seat como Telefónica y la DGT han presentado una solución tecnológica mediante la cual, un dron con cámara que sobrevuela una zona capta imágenes de la carretera que discurre por ese lugar, y las envía en tiempo real -utilizando la red móvil de Telefónica- a un servidor que se espera que, próximamente, esté conectado con la plataforma 3.0 de la DGT.

Imagen en la instrumentación de la presencia próxima de un ciclista

Allí se procesa la imagen, se detecta la posible presencia de ciclistas o vehículos parados y toda esa información -junto con la ubicación donde se encuentra el peligro- es enviada en forma de alarma a los coches de Seat.

Para que todo esto funcione, el vehículo debe estar conectado a una unidad telemática conocida como Telematic Control Unit, a través de tecnología C-V2X -coche conectado a todo-. Para comunicarse recurre a un software que es el que logra que se entiendan el coche y todo su entorno, ya sea la mencionada plataforma 3.0 de la DGT -que, en breve, permitirá informar a los conductores de otras muchas cosas, como el estado del tráfico en tiempo real, la situación de los carriles reversibles, la entrada en vigor de los protocolos anticontaminación, presencia de obras…- o bien sistemas de señalización, infraestructuras y, por supuesto, otros vehículos.

Todo esto, en conjunto, lo que logra es que todos aquellos coches conectados que circulen por la vía y en la misma dirección en la que se ha detectado el obstáculo, reciban una alarma preventiva del peligro que les espera más delante, y de esta forma puedas anticiparte y tomar decisiones con margen de maniobra, con la idea de evitar posibles accidentes.

Para el desarrollo de esta tecnología, Seat ha aportado un Ateca blanco muy tecnológico, ya que ha contado con la ayuda de Ficosa para el desarrollo de la unidad TCU y el software que permite que el coche se comunique con lo que le rodea; por su parte, la firma Aeorum ha diseñado y desarrollado los drones con cámara y dotados de la inteligencia suficiente como para identificar los obstáculos que aparece en la vía.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.