Consejos HC

¿Eres una marca de coches? ¡Que la nube te proteja!

Cada vez más fabricantes de coches y personas guardan en la nube información privada. Pero, aunque es un método seguro de almacenamiento, todavía puedes dar un paso más para proteger los datos que guardes. ¿Sabes cuál es?

Fabricar coches en serie es difícil. Mucho. Se necesita coordinar mucha información y actualizarla de forma constante. Por eso, algunos fabricantes de vehículos están recurriendo al almacenamiento en la nube para guardar y centralizar los datos disponibles. Es el caso de Volkswagen, por ejemplo.

Pero estos servicios en la nube no son solo cada vez más populares para las grandes empresas. También el público general los usa con frecuencia. ¿O es que de verdad nunca has utilizado Google Drive, Dropbox o One Drive? Su éxito radica en que permiten alojar gran cantidad de información que no se quiere perder con la tranquilidad de que siempre va a estar ahí. Pero, a veces, surgen fallos de seguridad que ponen en riesgo la privacidad, al poder quedar expuesta buena parte de la información allí almacenada.

Imagina el drama que supondría que alguien accediera a documentos personales que tengas almacenados. Fotos de tus viajes, información privada… Si eso le pasa a una gran multinacional que almacene en la nube documentos de trabajo, como es el caso de un fabricante de automóviles, el problema podría costarle muchos millones de euros.

¿Cómo cifrar archivos en la nube?

Para evitar problemas, la Oficina de Seguridad del Internauta -OSI- recomienda cifrar los archivos antes de subirlos a la nube.

Hay varias herramientas para hacerlo, como Veracrypt, pero OSI usa como ejemplo la Cryptomator. Este instrumento de cifrado le resulta a OSI interesante porque es de código abierto, gratuita y multiplataforma.

Para cifrar archivos con Cryptomator antes de subirlos a la nube, sigue estos pasos:

Instalación de Cryptomator. Una vez descargada de su web oficial, tienes que seguir los pasos del asistente de instalación.

Creación de una “caja fuerte”. Tienes que guardar en la caja fuerte los archivos que quieras proteger. Para generarla, haz clic en el botón de “+” y pincha en “Crear una nueva caja fuerte”.

  • Elige un nombre para la misma, por ejemplo: Caja fuerte vacaciones.
  • También tienes que seleccionar una ubicación. Pero no una física, sino virtual: dónde quieres que esté la carpeta dentro de tu equipo informático.
  • A continuación, pide que elijas una contraseña. Recuerda que debe ser lo suficientemente robusta. OSI recomienda utilizar un gestor de contraseñas, ya que por seguridad, no hay manera de recuperar la contraseña en caso de pérdida u olvido de la misma.
  • Al hacer clic en “Crear caja fuerte”, el icono del candado se cerrará automáticamente. Si vas a la localización donde creaste dicha caja, verás que contiene archivos sin sentido. Esta carpeta y sus archivos no deben ser modificados nunca.
  • Para almacenar o ver archivos de tu caja fuerte, debes abrir la aplicación, seleccionar la caja fuerte en cuestión y desbloquearla con la contraseña. Al hacerlo, aparecerá una nueva unidad virtual, que funciona igual que un Pendrive o un disco duro externo. Puedes arrastrar o copiar y pegar los archivos, fotos o documentos que quieras cifrar.
  • Una vez finalizado, deberás bloquear la caja fuerte. La unidad virtual desaparecerá y el único rastro que quedará serán los elementos cifrados.

Subir la caja fuerte a la nube. Ya sabes crear cajas fuertes en las que almacenar tus archivos cifrados. El siguiente paso será subir tu “Caja fuerte vacaciones” al servicio en la nube que utilices. De este modo, si el servidor sufriese un ataque y tus archivos acabasen en manos de los ciberdelincuentes, éstos no podrían acceder a ellos, ya que estarían cifrados.

Ventajas de usar la nube

  • Respaldo de archivos: la principal ventaja es la posibilidad de tener una copia de todos tus archivos en un lugar externo a los dispositivos. De esta forma, te aseguras que, pase lo que le pase a tu equipo informático, siempre vas a poder recuperar esa información.
  • Disponibilidad: puedes acceder a los archivos siempre, sin importar el lugar, la hora o el dispositivo que utilices.
  • Reducción de costes: La mayoría de los servicios de la nube cuentan con opciones gratuitas, con capacidad de almacenamiento limitada, y de pago, con mayor capacidad de almacenamiento y precios asequibles para los usuarios.
  • Colaboración: la nube ofrece la posibilidad de trabajar intercambiando información e ideas sin importar la distancia entre los participantes.
  • Actualización constante: los servicios en la nube permiten desprenderse de la necesidad de actualizar tanto hardware como software, ya que es el proveedor quien se encarga de esto.

A pesar de sus numerosas ventajas, no hay obviar que los servicios en la nube son susceptibles de sufrir ataques que pongan en riesgo nuestra información. Por ello es tan importante el cifrado de la información.

J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.