Empresas

El asombroso coste que supondrán los ciberataques en los próximos cinco años

Una buena política de ciberseguridad puede ahorrar mucho dinero a los fabricantes de automóviles. Un reciente estudio revela cuánto dinero pueden costar los "crackeos".

La buena salud de la economía de la industria del automóvil está muy ligada al nivel de ciberseguridad que esta tenga. Y es que los ciberataques podrían suponer un coste de 21 mil millones de euros hasta el 2023, según un estudio realizado por Upstream Security.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores han analizado más de 170 incidentes documentados entre 2010 y noviembre de 2018. Observaron la empresa objetivo, el tipo de organización, el vector de ataque utilizado, el daño causado y cómo se logró el ataque.

Número de ciberataques documentados año a año. Fuente: Upstream Security

Sin embargo, esos casos no son todos los que han ocurrido en este tiempo, ya que muchos ataques no se han difundido de forma pública.

La estimación del coste se ha hecho previendo que para el año 2023 estén en circulación 775 millones de coches conectados.

Un único fallo puede costar muy caro

Para las empresas de automoción, un ataque cibernético puede dañar la reputación e imagen pública y hacerle perder clientes y, por tanto, dinero. El riesgo es alto porque, como afirma el estudio, esta industria se sirve de unas pocas docenas de fabricantes de equipos originales de los que se sirven la mayoría de marcas. Por eso, un fallo en el diseño de uno de esos equipos puede poner en riesgo a un volumen enorme de vehículos.

Upstream Security explica que, a través de un único fallo de ciberseguridad, se pueden ver afectadas millones de unidades, por eso el coste es muy alto. Lo ejemplifica con el caso del Jeep Cherokee que fue hackeado por Charlie Miller y Chris Valasek en 2016. A través del ataque al sistema de info-entretenimiento de una unidad del todoterreno, la matriz de su fabricante, el Grupo FCA, se vio obligado a llamar a revisión a 1,4 millones de unidades de 7 modelos diferentes. Esto es casi la mitad de los modelos que se habían vendido ese año en los Estados Unidos.

Además, aparte del riesgo financiero, los ataques de este tipo pueden poner en riesgo la vida humana de los ocupantes del coche y de aquellos peatones que se crucen con él.

J.M. de la Torre
He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.