Personas

Alissa Knight, de ser arrestada por cracker… a proteger los coches conectados

Redimirse es posible, y Alissa Knight es un buen ejemplo de ello. Esta experta tuvo unos inicios 'rebeldes', pero ahora está volcada en un objetivo: hacer que los coches sean más ciberseguros.

Alissa Knight lleva más de 20 años trabajando como especialista de ciberseguridad… y eso que estuvo a punto de decantarse por el ‘lado oscuro’ en la guerra informática.

Su andadura comenzó muy pronto. Ya con solo 13 años empezó a hacer pequeños hackeos por curiosidad. No tenía malas intenciones detrás, solo quería comprobar qué era capaz de hacer.

Unos inicios traviesos

Pero fue capaz de demasiado… y llegó demasiado lejos. Tanto que acabó en los calabozos. Knight fue arrestada con 17 años porque pirateó una red informática del Gobierno de los EE.UU. Sin embargo, los policías cometieron un error en el interrogatorio que supondría un auténtico golpe de suerte para esta hacker: la interrogaron sin que sus padres estuvieran delante, un fallo procedimental en el caso de que los arrestados sean menores. Por eso, a Knight, que le faltaban dos semanas para cumplir los 18 años, se le retiraron los cargos.

Pero, a pesar del golpe de suerte -y del aumento de su popularidad en el instituto tras saber sus compañeros sobre su detención-, el susto la hizo reflexionar: ¿era esa la vida que quería llevar? Y no, no lo era. Knight escogió ponerse el sombrero blanco, ese con el que se denomina a los hackers éticos. Y nunca se lo ha quitado.

Knight comenzó sus primeras actividades legales diseñando páginas web. Sin embargo, ahí se encontró con un problema. Sus sitios web estaban siendo atacados por ciberdelincuentes y no sabía cómo evitarlo.

Por eso, decidió formarse en ciberseguridad. Fue así cómo entró en el mundo del hacking, del cual ya no ha salido. Se dio cuenta de que se la daba bien… y encima la pagaban muy bien por ello.

Poniendo a prueba a los coches

Para ella, el hacking es enviar estímulos que el desarrollador no esperaba para ver cómo reacciona el sistema. Y lleva varios años haciendo esas pruebas a los dispositivos conectados más veloces del mundo: los coches. Knight lleva varios años haciendo hacking de vehículos. Incluso ha trabajado para algunas marcas alemanas, cuando vivió en Stuttgart durante más de dos años.

Todo ese bagaje le ha dado los conocimientos suficientes para ser considerada una gran experta en el hacking de vehículos.

Y una de sus últimas aventuras en ese sentido ha sido publicar… un libro. Se titula Hacking Connected Cars y, en él, Knight demuestra cómo se pueden atacar las vulnerabilidades más comunes en los coches… y cuáles son algunas medidas que podrían aplicar los fabricantes para evitarlas. Un libro donde examina esos problemas en profundidad, proporcionando tácticas preventivas de vanguardia que los profesionales de la seguridad, los investigadores y los proveedores pueden utilizar para mantener seguros los automóviles conectados sin sacrificar la conectividad.

¿Por qué ha centrado su carrera en la ciberseguridad de los coches? Ella explica que es ahí donde ha encontrado los mayores desafíos a la hora de hacer pruebas de penetración. Además, tiene la motivación de que los ciberataques en los vehículos conectados pueden acabar poniendo en peligro la vida de los pasajeros.

He estudiado Periodismo para aprender cada día algo nuevo y Humanidades para pensar por mí mismo. Después de ponerme tras los micrófonos de COPE, estoy dispuesto a pasar página en el periodismo del motor. Desde bien pequeñito, los coches han estado en el centro de mis intereses y (según cuentan mis padres) ya con 3 años dejaba alucinada a la gente porque sabía reconocer la marca y el modelo de los coches que veía. La curiosidad es algo fundamental para un periodista, y ¡cómo no iba a sentir curiosidad por los coches del futuro y las tecnologías que los harán posibles!

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.