Expertos HC

¿Tienen los coches la culpa del calentamiento global?

Es el principal sospechoso, pero ¿es el principal culpable? Esta es la reflexión de Bill Gates sobre cómo contribuyen los vehículos al cambio climático. ¿Qué otros elementos contribuyen al problema y en qué medida?

Rápido: piensa en algunos inventos que ayudan a combatir el cambio climático.

¿Qué te ha venido a la mente primero? Apuesto que pensaste en paneles solares y turbinas eólicas. En mi experiencia, eso es lo que señalan las personas cuando piensan en reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

No estás equivocado. Las energías renovables son cada vez más baratas y muchos países se comprometen a confiar más en ellas y menos en combustibles fósiles para sus necesidades de electricidad. Es una buena noticia, al menos en lugares con mucha luz solar o viento. Todos los que se preocupan por el cambio climático deberían esperar que sigamos descarbonizando la forma en que generamos electricidad.

La producción de electricidad es responsable de solo el 25% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero cada año.

Ojalá fuera suficiente para resolver el problema. Desafortunadamente, no lo es.

La producción de electricidad es responsable de solo el 25% de todas las emisiones de gases de efecto invernadero cada año. Por lo tanto, incluso si pudiéramos generar toda la electricidad que necesitamos sin emitir una sola molécula de gases de efecto invernadero -lo que estamos muy lejos de lograr-, reduciríamos las emisiones totales en solo un cuarto.

¿De dónde vienen las emisiones?

Para evitar los peores efectos del cambio climático, debemos llegar a cero emisiones netas de gases de efecto invernadero en todos los sectores de la economía dentro de los 50 años, y como recientemente descubrió el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático -IPCC por sus siglas en inglés-, debemos estar en el camino de hacerlo en los próximos 10 años. Eso significa lidiar con la electricidad, y el otro 75% también.

¿De dónde vienen las emisiones de gases de efecto invernadero? Me gusta dividirlo en cinco categorías principales, lo que llamo los grandes desafíos para detener el cambio climático:

  • Electricidad: Supone el 25% de las emisiones. Aunque ha habido avances en el mercado de las energías renovables, todavía necesitamos más progresos. Por ejemplo, el viento y la energía solar necesitan fuentes de respaldo que tampoco emitan carbono para los días sin viento, los largos períodos de tiempo nublado y la noche. También debemos hacer que la red eléctrica sea mucho más eficiente para poder entregar energía limpia donde se necesita, cuando se necesita.
  • Agricultura: Supone el 24% de las emisiones. El ganado es una gran fuente de metano; de hecho, si fueran un país, ¡serían el tercer emisor más grande de gases de efecto invernadero! Además, la deforestación, como la limpieza de la tierra para los cultivos, elimina los árboles que extraen el CO2 del aire y, cuando se queman, liberan todo su carbono a la atmósfera.
  • Fabricación: Supone el 21% de las emisiones. Mira el plástico, el acero y el cemento a tu alrededor. Todo ello contribuyó al cambio climático. La fabricación de esos materiales requiere mucha energía de los combustibles fósiles, e involucra reacciones químicas que liberan carbono como subproducto. Así que, incluso si pudiéramos hacer todas las cosas que necesitamos con energía de cero carbono, todavía tendríamos que lidiar con los subproductos.
  • Transporte: Supone el 14% de las emisiones. Los automóviles con bajas emisiones son excelentes, pero en realidad los coches representan poco menos de la mitad de las emisiones relacionadas con el transporte en la actualidad, y esa participación se reducirá en el futuro. La mayoría de las emisiones provienen de aviones, buques de carga y camiones. En este momento, no tenemos opciones prácticas que no emitan para ninguno de estos.
  • Edificios: Supone el 6% de las emisiones. ¿Vives o trabajas en un lugar con aire acondicionado? El refrigerante dentro de su aparato de aire acondicionado es un gas de efecto invernadero. Además, se necesita mucha energía para hacer funcionar los acondicionadores de aire, los calentadores, las luces y otros aparatos. Cosas como ventanas más eficientes y aislamiento ayudarían. Esta área será más importante en las próximas décadas a medida que la población mundial se traslade a las ciudades. El inventario de edificios del mundo se duplicará en el área para el año 2060. Es como agregar otra ciudad de Nueva York cada mes durante 40 años.

El 10% final es una sexta categoría miscelánea que incluye cosas como la energía que se necesita para extraer petróleo y gas.

Varios frentes para un solo desafío

Creo que estos grandes desafíos son una forma útil de pensar sobre el cambio climático. Muestran que la energía no es solo lo que maneja tu casa y tu coche. Es fundamental para casi todas las partes de tu vida: los alimentos que comes, la ropa que usas, el hogar donde vives, los productos que usas. Para evitar que el planeta se caliente sustancialmente, necesitamos avances en la forma en que hacemos las cosas, cultivamos alimentos y movemos personas y bienes, no solo la forma en que alimentamos nuestros hogares y automóviles.

Lo más probable es que necesitemos varias soluciones para cada desafío. Es por eso por lo que ahora tenemos que invertir en mucha investigación y desarrollo en las cinco áreas.

Estos desafíos son cada vez más urgentes. La clase media del mundo ha estado creciendo a un ritmo sin precedentes, y a medida que asciende en la escala de ingresos, su huella de carbono se expande. En lugar de caminar por todas partes, el ciudadano medio puede pagar una bicicleta -que no usa gasolina pero que probablemente está hecha con metal de alto consumo energético y llega a usted a través de barcos de carga y camiones que funcionan con combustibles fósiles-. Finalmente, obtienes una motocicleta para que puedas viajar más lejos de casa para conseguir un mejor trabajo y poder enviar a tus hijos a la escuela. Su familia come más huevos, carne y productos lácteos, por lo que obtienen una mejor nutrición. Busca un refrigerador, luces eléctricas para que sus hijos puedan estudiar por la noche y una casa sólida construida con metal y concreto.

Todo ese nuevo consumo se traduce en mejoras tangibles en la vida de las personas. Es bueno para el mundo en general, pero será muy malo para el clima, a menos que encontremos formas de hacerlo sin agregar más gases de efecto invernadero a la atmósfera.

Este es, sin duda, un problema difícil. No es obvio cómo serán los grandes avances. Lo más probable es que necesitemos varias soluciones para cada desafío. Es por eso por lo que ahora tenemos que invertir en mucha investigación y desarrollo en las cinco áreas.

*Este artículo fue publicado originalmente en el blog personal de Bill Gates.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.