Movilidad

La bicicleta eléctrica más higiénica del mundo

Si el problema con el uso de vehículos de movilidad urbana como patinetes, bicis o coches eléctricos está en el riesgo de contagio, Wheels ha hecho desaparecer esta excusa. ¿Cómo?

bicicleta eléctrica coronavirus
Fuente: Wheels

Una de las primeras medidas de las ciudades españolas fue la total prohibición de los vehículos de micro movilidad compartida. Ya fuesen bicicletas, patinetes eléctricos o coches de car sharing. Pero en algunas ciudades estadounidenses, este tipo de transportes ha sufrido un repunte en su uso. Aún así, puede existir cierta duda sobre la seguridad de conducirlos durante el coronavirus. Unas dudas que la bicicleta eléctrica de la empresa Wheels está dispuesto a borrar.

El vehículo es fruto del cambio de estrategia de esta compañía especializada en el leasing y los servicios de transporte compartido para empresas. El coronavirus había obligado a pausar sus servicios de bicicleta eléctrica compartida. Para subsanar este parón, pensaron en fabricar una e-bike cuyo fuerte fuese mantener la higiene del usuario.

El proyecto está pensado para ser utilizado por repartidores de mercancías o alimentación que no han parado su actividad. El punto diferencial de esta bicicleta eléctrica sin pedales -lo que la convierte en una especie de híbrido de patinete y bici- es su manillar. Él cual es capaz de desinfectarse a sí mismo y a la mano del que lo maneja.

Nanotecnología de la higiene

Esto es posible gracias a la tecnología de NanoSeptic, que utiliza unos nano cristales que aprovechan el sol para crear una oxidación más potente que los productos desinfectantes tradicionales. La útil tecnología ‘nanoséptica’ se está comenzando a implementar en objetos de uso cotidiano como pomos de puertas, ratones de ordenador, barandillas, etc.

Si el problema con el uso de vehículos de movilidad urbana como patinetes, bicis o coches eléctricos está en el riesgo de contagio, Wheels ha hecho desaparecer esta excusa. ¿Cómo?
Fuente: NonoSeptic

Esto es especialmente interesante en dichos agarres, pues los plásticos de los que suelen estar hechos los manillares de una bicicleta eléctrica son una superficie propicia para la propagación del coronavirus.

El riesgo es aún mayor en servicios de entrega, ya que las mercancías que transportan los repartidores pasan por varias manos hasta llegar a los hogares. Y aunque estos sean sus principales clientes, cualquier usuario puede adquirir una mediante alquiler -unos 27€ semanales- o compra -917€-. Siempre y cuando en su ciudad se siga permitiendo la circulación de estos vehículos.

Aún así, los servicios de esta y otras empresas que operan con la bicicleta eléctrica seguirán reducidos por el coronavirus. El movimiento de Wheels puede ser de gran ayuda para muchos trabajadores y mostrar algo de luz a otras compañías, pero no hará que recuperen su actividad normal.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.