Ataques

El ciberataque por el que se roban casi todos los coches

Un informe ha concluido que casi todos los coches que se roban en Reino Unido lo hacen por culpa de un mismo problema de ciberseguridad. ¿Cuál es y cómo puedes prevenirlo?

Imagen de una calle por la noche, repleta de coches aparcados a ambos lados
Foto: Piqsels.

Las cifras de robos de coches por culpa de la llave manos libres -conocidas como sistema de apertura keyless– alcanzaron un récord en Reino Unido durante 2020. Y es que prácticamente todas las sustracciones de vehículos acontecidas en ese país durante el año pasado tuvieron lugar a través de un ciberataque que se aprovecha de una vulnerabilidad de esa tecnología.

Según los datos recogidos por Tracker, una empresa británica especializada en recuperación de vehículos robados, el 93% de los robos de coches en 2020 fueron por culpa del keyless. Este dato supone un aumento desde el 92% registrado en 2019, pero representa un aumento del 27% en los últimos 5 años.

Estas cifras coinciden con las que ofrece la empresa española EUROCYBCAR, en cuya base de datos, que recoge casos de ciberataques a vehículos en todo el mundo, se puede observar que los ataques realizados a través del keyless son de los crackeos más habituales en el mundo del automóvil.

Además, el informe de Tracker también detalla cuáles fueron los vehículos que más veces se robaron y, posteriormente, recuperaron en el Reino Unido. Parece que los ladrones tienen gustos locales, porque hay una predominancia de Range Rover. Los tres primeros lugares son para el Range Rover Sport -primero-, el Range Rover Vogue -segundo- y el Range Rover Autobiography -tercero-. El Land Rover Discovery, el Range Rover Evoque y el Land Rover Defender también se encuentran entre los diez primeros.  

¿Qué es el keyless y cuál es su peligro?

Las llaves keyless son una evolución de los tradicionales mandos a distancia: si con estos tienes que apretar un botón, con el keyless no. La llave cuenta con una pequeña antena que está esperando de forma constante una señal de radio del vehículo. Esa señal se envía cuando te acercas al coche, aunque, según el modelo, también es posible que necesites tirar de la maneta de la puerta o apretar un botón situado en la propia maneta. Si ambos elementos se encuentran y se reconocen, el coche se abre. Lo mismo sucede al apretar el botón de arranque.

Esta tecnología ya está presente en la mayoría de modelos del mercado. Pero, como ya han alertado múltiples estudios como el de Tracker, esta tecnología ha demostrado ser la preferida por los ciberdelincuentes para atacar los vehículos actuales -para acceder a su interior o robarlos-.

Y es que muchos ciberdelincuentes se han dado cuenta de que pueden abrir coches que equipen keyless mientras sus dueños están dentro de sus casas. Como este tipo de llave suelen emitir su señal de forma constante tratando de localizar su coche en todo momento, un cracker solo tendría que situarse cerca de la casa de la víctima con una antena que detectase la señal y enviarla a un receptor situado al lado del vehículo. Entonces, la señal se amplifica y el coche cree que la llave está cerca de él, así que los ladrones podrán abrirlo, arrancarlo y llevárselo.

¿Cómo solucionarlo?

Actualmente, varios fabricantes están trabajando en llaves inteligentes que ofrezcan las virtudes del keyless, pero eviten sus riesgos. Uno de ellos es Bosch, que hace dos años presentó su sistema Perfectly Kelyess.

Pero ¿qué sucede con aquellos vehículos ya en circulación que equipan un kelyess vulnerable? Pues este fallo de los sistemas keyless tiene solución. Basta con adquirir unas fundas inhibidoras que aíslan la señal de la llave para que no pueda ser detectada por los ladrones. Incluso con algo tan simple como papel te aluminio puedes evitar el problema. Tienes todos los detalles en el siguiente vídeo:

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.