Novedades

Zéda, el modelo que da paso a los Maserati del futuro

La firma del tridente está a punto de afrontar grandes cambios... Pero, antes, han querido rendir un último homenaje a uno de sus 'superventas'. ¿Perdurará su esencia en los futuros modelos de la marca?

Imagen frontal del Maserati GranTurismo Zeda

Definitivamente, la revolución tecnológica que está viviendo la industria automotriz no deja a nadie al margen. Da igual generalista que ‘premium’, de gran volumen o artesanales. Todos ellos -a su manera, cada uno- buscan su manera de renovarse para afrontar los retos que trae el nuevo paradigma de la automoción sostenible y conectada.

En este proceso, las marcas se ven obligadas también a cuestionar muchas de sus tradiciones. Esta última parte es especialmente dura… sobre todo, si te llamas Maserati. La mítica firma boloñesa -propiedad del grupo FCA- se encuentra a las puertas de un importante salto tecnológico. Aún se desconoce qué modelos lanzará, o qué política tomará con respecto a fenómenos tales como la electrificación.

Lo que sí sabemos es que algunos de sus modelos más veteranos -entre ellos, el cupé GranTurismo- dejarán de fabricarse en breve. De hecho, su factoría de Módena está sumida en una profunda renovación -a nivel de maquinaria y arquitectónico- en aras a recibir adecuadamente los nuevos tiempos. Pero no han querido dejar escapar la ocasión de despedir como se merece al último representante de su legendaria saga de ‘Grandes Turismos’.

Final… pero, también, principio

Como la mitológica serpiente Ouroboros, la última versión del GranTurismo -denominada Zéda– no sólo supone el broche a más de diez años de éxito comercial sino, además, el punto de partida para lo que está por llegar. Su diseño evoca esto mismo gracias a su peculiar pintura, que arranca en el vistoso azul de la parte frontal… y va degradándose mientras recorre la carrocería hasta desembocar en el blanco inmaculado de la trasera.

Imagen posterior del Maserati GranTurismo Zeda

Su mecánica, aun siendo ya conocida -un V8 de 4,7 litros, de origen Ferrari-, supone una ‘oda a los viejos tiempos’ con sus 460 CV de potencia a 7.000 RPM. Este ‘corazón’ le permite acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 4,8 segundos, y alcanzar una velocidad punta de 300 km/h.

Donde este Zéda ofrece su mirada al porvenir es, sin duda, en el capítulo de las tecnologías. Cuenta con ayudas a la conducción como el control de crucero, luces y limpiaparabrisas automáticos o el indicador de presión de los neumáticos. Y, en cuanto al entretenimiento, ofrece un completo sistema multimedia con pantalla táctil y compatibilidad con Apple Carplay y Android Auto.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.