Movilidad

¿Y si pudieras suscribirte a tu próximo coche?

Las nuevas formas de movilidad están cambiando nuestro estilo de vida. Y también aspiran a transformar nuestra manera de utilizar el coche. ¿Funcionará este nuevo sistema de vehículos compartidos?

Imagen del prototipo Canoo

En la gran ciudad, el coche particular empieza a no ser tan bienvenido como antes. Los atascos y el problema de la contaminación llevan a sus habitantes -cada vez más- a optar por nuevas alternativas de movilidad.

De entre todas ellas, una de las más populares es el uso de los servicios de coche compartido. Existen ya multitud de empresas que los prestan siguiendo el mismo patrón: te registras en una aplicación -que descargarás luego en tu smartphone-, localizas el coche más cercano, te subes en él y conduces hasta tu destino.

Ahora, vamos a introducir una variación. ¿Qué pasaría si fueses el único usuario de ese coche, en lugar de estar a disposición de todo el mundo? ¿Y si pudieras tenerlo siempre a la espera en la puerta de tu casa? ¿Y si, además, no tuvieras que cargar con las responsabilidades -seguro, impuestos…- derivadas de su propiedad? Esto es, exactamente, lo que te propone Canoo.

Tu nueva habitación

Esta ‘startup’ californiana -creada por ex-directivos de Faraday Future- plantea, bajo el lema «membresía, y no propiedad», un método de uso por suscripción. Básicamente, una vez aceptada tu solicitud de alta, tan sólo deberás abonar una cuota mensual que no te compromete en absoluto. En cualquier momento, puedes cancelar el contrato. Asimismo, te facilitará todas las gestiones -como las operaciones de mantenimiento- a través de la misma app.

Imagen de dos prototipos Canoo

El servicio comienza cuando los empleados de la firma te envían a casa el coche. Aunque están previstos otros modelos a futuro, en esta primera fase la única opción es un monovolumen semiautónomo de nivel 2 con vistas a ofrecer asistencia de nivel 3. Es decir, que viene fuertemente equipado con múltiples ayudas a la conducción.

Interior del prototipo Canoo

Como puedes ver en la imagen, el habitáculo es especialmente diáfano, dejando tan sólo dos asientos delante -para conductor y pasajero- y obsequiando a los pasajeros con una butaca trasera que ocupa toda la mitad posterior.

Por descontado, se desplaza gracias a una pareja de motores eléctricos -uno por cada eje-, vinculados a una batería que ocupa todo el piso del vehículo. Con una capacidad de 80 kWh, está previsto que -según la marca- alcance una autonomía de 400 km. En cuanto a la recarga, mediante un conector rápido debería ser posible recuperar hasta el 80% de la energía en media hora.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.