Novedades

Wrangler 1941: el héroe de Jeep está de vuelta

Una costumbre típica de Estados Unidos es el gusto por la personalización. Y lo aplican a cualquier clase de producto... especialmente, coches. ¿Qué incorpora este nuevo paquete del Wrangler para hacerlo tan especial?

Imagen tres cuartos frontal del Mopar Wrangler 1941

En la historia de la automoción hay coches que simplemente nacen por necesidad. En torno a 1941 -con Europa en llamas- EEUU se estaba preparando para entrar en una guerra a la cual serían llamados poco después.

Pero hacía falta un nuevo tipo de vehículo ligero, capaz de desenvolverse por -casi- cualquier terreno, llevando con la mayor velocidad posible pequeños grupos de personas -u objetos- que podían causar a sus enemigos un daño muy por encima de sus dimensiones. Es decir, que cumpliera con esa filosofía tan americana de “marcar la diferencia”.

Y así surgió el Jeep Willis. Como buen automóvil militar, contaba con extras nada tecnológicos pero necesarios para el combate. Por ejemplo, el capó era mucho más que una plancha de chapa: al ser perfectamente plano se utilizaba como ‘mesa’ improvisada para casi cualquier cosa, desde planificar estrategias con un gran mapa… hasta operar de urgencia a un herido. Si necesitabas luz adicional bastaba con extraer los faros del frontal y abatirlos a contramarcha, gracias a las bisagras que incorporaban.

En 1945 el fascismo cayó… pero el viejo Willis siguió defendiendo la libertad unos cuantos años más, hasta que el Humvee lo ‘licenció’. Entonces pasó a una prolífica vida civil bajo el nombre de Renegade y, más tarde, con la denominación que todos conocemos: Wrangler.

Se suele decir que los héroes vuelven siempre en las horas oscuras. Tal vez, por ello, los chicos de Mopar -la división de recambios y preparaciones de FCA- han decidido preparar a este mítico ‘asaltaprados’ para el combate… del día a día.

El guerrero pacífico

Básicamente, el contenido del kit se centra en una renovación total de la suspensión, con nuevos amortiguadores específicos para ‘offroad’, muelles más largos y rótulas reforzadas. También se incluye una toma de aire sobreelevada -tipo ‘snorkel’-, muy útil para vadear ríos.

Imagen lateral del Mopar Wrangler 1941

Sin embargo, este enfoque ‘radical’ no está reñido con la tecnología ya que el paquete se instala sobre el acabado Rubicon, el más equipado de la gama. De serie incorpora diferenciales electrónicos, control de crucero, faros full Led y asistente de aparcamiento trasero.

Y en el interior tienes a tu disposición -en el centro del salpicadero- el sistema multimedia Uconnect, con pantalla de 8,4″. Gracias a él disfrutarás, entre otras funciones, de su cámara de visión trasera y la telefonía ‘manos libres’ a través de Bluetooth. Claro que, si buscas más conectividad, siempre puedes acoplar tu smartphone mediante Apple CarPlay o Android Auto.

Detalle de la puerta en el Mopar Wrangler 1941

Desde su reciente presentación en el último Camp Jeep, muchos teníamos una pregunta importante -sobre todo, tratándose de Europa-: ¿este kit está homologado para la calle? Por suerte, desde la marca aseguran que podrás circular con él sobre el asfalto. Así que si este ‘veterano’ te ha llamado la atención, sólo tendrás que esperar al otoño.

Diego García
Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.