Tecnología HC

Volvo implementa una tecnología de seguridad para que sus coches ‘vean más allá’

Que la marca sueca siempre ha sido un referente en todo lo relacionado con la seguridad, es algo que ya sabíamos. Sin embargo, nunca como en el presente había tenido la tecnología de su lado como para ir un paso más allá. Y es que su última idea no es reducir las consecuencias de un accidente... sino 'predecirlo' para evitarlo.

Imagen de un vehículo que se aproxima a un accidente
Imagen generada por la IA de Bing

De acuerdo, no es que de repente los Volvo vayan a contar a bordo con un trío de ‘precog’ como en la película Minority Report. Ya sabes, esos hermanos capaces de tener visiones del futuro y evitar sus consecuencias negativas. Pero con la ayuda de esta tecnología de seguridad, es posible que los vehículos de esta marca no necesiten una bola de cristal… sino, simplemente, ‘ver más allá’.

La situación que se pone como ejemplo es la siguiente. Un conductor que va circulando por una carretera rural, lenta y llena de curvas cerradas. Entre eso y la orografía del terreno, no te permiten una visibilidad de largo alcance. Eso significa que no se puede ver qué sucede en el trazado unos metros más adelante. ¿Posible consecuencia? Que al salir de una de esos giros tan cerrados te encuentres, de repente, con un imprevisto. Y que eso te ponga en una situación delicada y que no tengas tiempo de reaccionar con seguridad.

Tiempo es, precisamente, lo que te da la tecnología de seguridad que propone Volvo. Éste, en la mencionada situación, antes de afrontar la curva previa a donde hay un accidente, te avisaría. Eso te permitiría reducir la velocidad con antelación e, incluso, prevenir a los que vienen detrás tuyo.

El nombre no podía ser más ilustrativo: “alerta de accidente delante”. La marca sueca lo considera una función de seguridad conectada. Y es que para que sus modelos puedan ‘anticiparse’, necesitan de la conectividad. ¿Con qué fin? Que los conductores puedan recibir, en tiempo real, datos de un centro de control de tráfico. Aseguran que la función la ofrecerán los Volvo compatibles -las series 40, 60 y 90 desde el año 2016- y que el servicio empezará a ofrecerse en Dinamarca.

La información, en el caso de cada país, no solo la facilitan las autoridades de tráfico locales. Además, otros Volvo que estén circulando por la zona también ejercen de intermediarios. El responsable del Centro de Seguridad de Volvo, Åsa Haglund, lo resume en pocas palabras. “La alerta de accidentes delante puede ayudar a los conductores de un Volvo a ahorrarse sorpresas desagradables, al tiempo que contribuye a hacer que las carreteras sean más seguras para todos”.

Lo cierto es que Volvo ya lleva probando esta tecnología desde hace algún tiempo. Concretamente, esta seguridad conectada data de 2016, y recurre a la propia nube de Volvo Cars con datos en tiempo real. En un primer momento, anunciaba que los Volvo se pueden comunicar entre sí para advertir, por ejemplo, de carreteras deslizantes y otros peligros. Los vehículos ’emisores’ de la alerta, simplemente, se percatan si el coche ha ‘patinado’ o perdido tracción.

Imagen cuadro de mandos de un Volvo lanzando una alerta

Con esa información, contactan con otros Volvo que estén por la zona. El usuario no tiene que hacer nada… salvo que acepte intercambiar datos cuando viaja al volante de su vehículo. La marca asegura que solamente la información esencial se compartirá con otros vehículos. También, que los datos se anonimizarán para garantizar la privacidad. En cuanto a los ’emisores’, reciben la alerta de forma visual en la instrumentación o también en el HUD, si lo tienen incluido.

Como es lógico, que esta tecnología llegue a ser realmente útil, dependería de que no solo los Volvo sean los que se compartan información. Por eso, la marca pide que más autoridades viales ‘compartan datos anónimos sobre accidentes de tráfico’. También le piden a otros fabricantes que se unan a la causa.

La nueva tecnología de Volvo, un reto para crackers

Que el dispositivo funcione y varios Volvo ‘hablen’ entre ellos requiere de dos cosas. Por un lado, sensores y dispositivos que capten información y la interpreten como una situación ‘de riesgo’. Por otro, que exista una comunicación fluida y veraz con otros coches. Por tanto, es aquí donde un cracker podría intervenir de dos formas.

Por un lado, falseando las lecturas de los sensores o directamente actuando sobre el software que interpreta la información. También sería posible que interrumpiera las comunicaciones entre coches. De esta forma, un aviso de alerta no llegaría a otros vehículos, que se encontrarían con el peligro sin advertencia previa.

Por suerte, parece que la marca sí está teniendo en cuenta la ciberseguridad dentro de la marca. De hecho, recordamos que en su informe anual de 2022 destacaban lo siguiente. “Ofrecemos perfeccionamientos en áreas como desarrollo de software, electrificación, ciberseguridad y ventas en línea”.

También reflejan que colaboran “con universidades, colegios técnicos y otras instituciones educativas, y evaluamos la inversión en programas de educación y capacitación sobre temas que incluyen tecnología de fundición, mantenimiento, desarrollo de software y electromovilidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.