Novedades

Volvo EX90: ¿el primer coche a prueba… de accidentes es ciberseguro?

Desde hace mucho tiempo, Volvo siempre ha sido una marca sinónimo de seguridad. Pues bien, ahora va un paso más allá con su nuevo EX90, que es el primer vehículo que muestra todo lo que quiere ser la marca en los próximos años.

Imagen frontal del nuevo Volvo EX90 durante su presentación

Hace un par de años, Volvo contaba lo que eran sus objetivos a medio plazo. Un conjunto de medidas ambiciosas que, de llevarse a cabo, iban a suponer un cambio importante para el fabricante… y quizá un ejemplo a seguir por otros constructores de renombre.

Así, hablaban de contar con modelos exclusivamente eléctricos, prescindir de pieles en el interior de sus coches, vender por Internet, acabar con todo tipo de descuentos… y todo ello antes del 2030. Pues bien, este nuevo EX90 es la fiel plasmación de todos esos objetivos y también de alguno más.

Con echar un vistazo al exterior se puede comprobar que este modelo viene a ocupar el sitio del exitoso XC90; y en los años sucesivos, cada integrante de la gama Volvo irá dejando su lugar a un modelo completamente eléctrico, a razón de un lanzamiento por año.

Por lo pronto, después de los XC40 y C40, será el tercer SUV de la marca con ese tipo de propulsión de cero emisiones. Previsiblemente, será el modelo más grande de la gama, pues sin anunciar todavía sus dimensiones, lo más probable es que ronde los cinco metros de largo.

El diseño exterior, aparentemente, es continuista…si bien no tiene nada que ver con su predecesor… y ya desde la apariencia se adivinan tecnologías sorprendentes. Por ejemplo, el acceso al interior se puede hacer a través del teléfono móvil, que se usa como mando a distancia; una vez cerca de la puerta se deben accionar unas manecillas que van enrasadas para mejorar la aerodinámica general del vehículo.

A ello también contribuirá un frontal con menos entradas de aire, unos faros más afilados… y eso permitirá compensar un nuevo elemento que surge en el techo, cerca del parabrisas, y que al observarlo por primera vez en las imágenes oficiales da la sensación de ser como la capilla que llevan los taxis. En realidad, es la ubicación del nuevo radar Lidar del que contaremos todos sus detalles más adelante.

Imagen interior del nuevo Volvo EX90

Por supuesto, otras cualidades que definen al modelo con solo ver su aspecto son la ausencia de una salida de escape o, por el contrario, la presencia de una tapa en la parte posterior izquierda donde se oculta la toma de carga del vehículo… y que, por cierto, puede ser bidireccional, de tal manera que en un momento dado, el EX90 puede actuar como ‘batería’ para suministrar de electricidad a un equipo, una casa, algún electrodoméstico…

El interior da el siguiente paso en cuanto a simplificación para asemejarse bastante a lo que se puede encontrar en los modelos de su firma hermana Polestar. Así, casi todo el protagonismo se lo lleva la gran pantalla del dispositivo multimedia, con un tamaño que alcanza las 14,5″.

Este sistema lleva Google integrado, de tal manera que muchas de las ventajas que puedes encontrar en un teléfono móvil de Android también las puedes tener a bordo del coche. Por ejemplo, es posible disponer de Google Maps, el mejor navegador para conocer el estado del tráfico en un viaje largo o en tu ruta corta del día a día.

También dispone de Google Assistant, de forma que interactuar con el coche mediante mandos vocales resulta especialmente sencillo. Además, también puede disponer de tiendas de aplicaciones desde las que te descargues apps útiles durante la conducción.

Esta gran pantalla no solo destaca por tamaño o por todo lo que encierra; además, junto con la de la instrumentación, también recurre a tecnología gráfica de la plataforma Qualcom Snapdragon, lo que junto con la herramienta Epic Games 3D -desarrollada para videojuegos- debería permitirle ofrecer una calidad insuperable en cuanto a visualización.

Por supuesto, hablamos de un modelo permanentemente conectado a Internet mediante conexión 5G, capaz de recibir actualizaciones remotas -OTA- y que resulta compatible con los protocolos Android Auto y Apple Car Play -aunque solo este último de manera inalámbrica-.

Pero el interior de este SUV será avanzado también por incluir otros elementos novedosos, como el que chequea el estado de la persona al volanta con la ayuda de la Inteligencia Artificial, para decidir si quien conduce se está durmiendo, distraído… o, incluso, si está sufriendo algún tipo de percance médico para, en ese caso, ayudar a detener el vehículo y evitar que sufra un accidente.

El tema, precisamente, de los accidentes es uno de los que más se habla en la información preliminar de este modelo, al asegurar entre otras cosas que «la seguridad de serie en el EX90 es superior a cualquier Volvo». Pero no solo eso: confían en que el vehículo, gracias a su aprendizaje, a los datos que vaya recopilando en el uso o a las actualizaciones remotas que reciba, se irá volviendo cada vez «más inteligente y seguro».

Eléctrico con autonomía… casi de récord

Y llega el momento de lo que tiene que ver con el funcionamiento del modelo en marcha. Aquí hay dos consideraciones; la primera es que se trata de un vehículo 100% eléctrico que se podrá elegir en dos variantes bimotor, una con 408 CV y otra de altas prestaciones con 517 CV. En ambos casos, los motores -que pesan en conjunto 130 kg- recurren a una de las baterías más grandes del mercado, con una capacidad de 111 kWh brutos y 107 kWh netos.

La autonomía sería de 600 km en la versión menos potente y 590 km en la ‘performance’, siendo ambas compatibles con ciclos de carga de hasta 250 kW. Eso permitiría pasar del 10 al 80% ‘en condiciones óptimas’, así como ganar unos 180 km de autonomía con apenas 10 minutos de carga.

El otro aspecto diferenciador de este coche es, sin lugar a dudas, lo relacionado con las ayudas a la conducción. No faltan todo tipo de cámaras, radares, sensores -todos ellos transmitiendo información a ordenadores centrales de alto rendimiento «donde NVIDIA DRIVE ejecuta el software interno de Volvo Cars-… pero lo novedoso, como comentábamos al principio, es la existencia de un lidar en el techo, con el que el coche complementa una visión en 360º y en tiempo real de todo lo que le rodea.

De hecho, con la tecnología embarcada, aseguran que el Volvo puede ver objetos pequeños, aunque estén a cientos de metros, y que gracias a esa afilada vista es capaz de actuar mejor, con más tiempo y evitar los peligros. Por el momento, serán el punto de apoyo primordial para que los asistentes a la conducción hagan su trabajo, pero más adelante ya podrían utilizarse para un nivel 3 de conducción autónoma… o tal vez un nivel 4.

¿Qué pasa con la ciberseguridad?

Los coches se vuelven cada día más complejos y sofisticados; de hecho, Volvo dice que su nuevo EX90 «no es solo tu nuevo automóvil, sino un avanzado ordenador sobre ruedas». Por lo tanto, cuenta con un elevado número de dispositivos que, en caso de no estar bien ciberprotegidos, podrían constituirse en puntos de entrada para que un cracker atacase el vehículo.

¿Es el nuevo EX90 ciberseguro? De momento no se especifica nada al respecto en la información facilitada. Y en realidad, una marca puede decir que sus modelos son ciberseguros… pero eso no bastaría, ya que es necesario que sea una entidad independiente quien lo declare. De hecho, así lo marca la propia normativa UNECE/R155, al asegurar que los vehículos deberán contar con un certificado de ciberseguridad.

Imagen trasera del nuevo Volvo EX90

A día de hoy, el único certificado de este tipo que existe es el que ofrecen AENOR y EUROCYBCAR, esta última, una empresa tecnológica de Vitoria-Gasteiz famosa por haber desarrollado el primer test en el mundo que mide la ciberseguridad de los vehículos… y si alguno de sus modelos cumple con otra normativa aún más importante: la UNECE/R155, que determina que los vehículos deben ser ciberseguros por Ley. Es decir, si cuenta con las medidas oportunas para no sufrir un ciberataque, algo que puede ser un factor especialmente delicado en un automóvil con este nivel de automatización.

Respecto a este último punto, hay que recordar que hasta ahora, el primer modelo que lo puede demostrar es una moto eléctrica, la Nuuk Cargopro -de una firma también vasca-, que ha obtenido el certificado en ciberseguridad en vehículos de AENOR, tras superar el test EUROCYBCAR -cuya CEO y fundadora es Azucena Hernández– que aplica la metodología ESTP y según los requisitos de la normativa UNECE/R155. Un certificado que fue entregado de manera oficial a Nuuk hace ya cerca de tres meses.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.