Empresas

Volkswagen vs Toyota: ¿hidrógeno sí o no?

Mientras el CEO del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, desecha totalmente el hidrógeno como energía alternativa para los automóviles, Toyota presiona en Washington para que la implantación de los vehículos eléctricos de baterías sea más lenta.

Toyota Mirai flota panorámica

En la industria del motor está habiendo más que palabras en cuanto a las energías alternativas con las que propulsar nuestros coches. La mayoría de las marcas apuesta por la electrificación convencional mediante baterías, pero todavía resisten algunos ‘disidentes’…

Un CEO sin pelos en la lengua

A este respecto, el CEO del Grupo Volkswagen, Herbert Diess, lanzó en mayo a través de Twitter un rechazo frontal a la pila de combustible de hidrógeno. Para apoyar su postura, acompañó su mensaje con un enlace a la publicación alemana ‘Handelsbatt‘, en la que se califica al hidrógeno como “falsa promesa” y “altamente ineficiente”.

A la vez, este medio citaba en el artículo un estudio del Instituto de Potsdam para la Investigación del Impacto Climático. Sus investigadores concluyen que, mientras no cambien los medios con los que actualmente se genera, los coches alimentados por hidrógeno serán negativos para el clima. Sostienen que, para la elaboración de combustibles basados en el hidrógeno, se requieren a su vez combustibles que necesitan mucha energía, hasta el extremo de generar más gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles tradicionales. Además, también lanzan un interrogante sobre la disponibilidad de las materias primas para fabricarlos.

“Se ha demostrado que el coche de hidrógeno NO es la solución climática”, afirma categóricamente Diess; “en el transporte se ha impuesto la electrificación. Los debates falsos son una pérdida de tiempo. ¡Por favor, escuchen a la ciencia!”. En el mensaje, Diess ha etiquetado al ministro alemán de Transporte e Infraestructura Digital, Andreas Scheuer. Anteriormente, Diess ya había declarado que el hidrógeno es “demasiado caro, ineficiente, lento y difícil de implementar y transportar”.

El cabildeo de Toyota en EE.UU.

Por el contrario, son muchas las marcas que se atreven con el hidrógeno: BMW, Mercedes, Hyundai, Toyota… En comparación con las otras, esta última está redoblando sus esfuerzos, y realiza una ferviente campaña por su utilización. Según publica el diario ‘The New York Times’, el ejecutivo de Toyota Chris Reynolds ha estado viajando a Washington D.C. para mostrarse en contra de que se favorezca radicalmente a los vehículos 100% eléctricos, y defender alternativas como los híbridos y los alimentados mediante hidrógeno. Los más cínicos ven en estas maniobras un intento de Toyota para ganar tiempo… La mayoría de sus rivales están mucho más avanzados en la implantación de gamas con eléctricos de baterías.

Las ventajas de los vehículos de hidrógeno residen en que son más ligeros, al no cargar con tantas pesadas celdas de las baterías; y sus repostajes son más rápidos que las recargas mediante enchufe. En un reportaje de la revista ‘Times’, un ejecutivo de Toyota declaró: “Se presta demasiada poca atención a lo que va a ocurrir entre hoy, cuando el 98% de los coches y camiones están alimentados en parte por combustibles fósiles, y ese futuro totalmente electrificado”.

Los defensores de los vehículos eléctricos han visto un intento claro de Toyota de defender sus intereses, mientras la marca trata de ponerse al día. No obstante, tal vez no todo sean conspiraciones y ‘lobbying‘. Este planteamiento de Toyota encaja con los recientes comentarios de Gill Pratt, CEO de su Instituto de Investigación, acerca de “permitir que los fabricantes innoven con una variedad de trenes de potencia, y que los conductores escojan el que se adapte mejor a sus circunstancias”; porque, según Pratt, no existiría una única solución tecnológica ideal para todos los usos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.