Prueba a fondo

Volkswagen Passat GTE

Todo el mundo sabe que el VW Passat es una opción magnífica entre las berlinas medias y un puente interesante entre generalistas y premium. La variante GTE es todo eso, pero con un extra de tecnología en su parte mecánica. Aún así, ¿es el mejor Passat de la gama?

Imagen tres cuartos trasero VW Passat GTE

Qué debes saber del Passat GTE de la prueba

Que es un modelo híbrido-enchufable resultado de combinar un motor 1.4 turbo gasolina con cuatro cilindros y 155 CV con otro eléctrico de 115 CV para ofrecer una potencia total combinada de 218 CV. Este Passat, únicamente disponible con cambio automático de seis marchas y tracción delantera, tiene un consumo medio homologado de 1,1 l/100 km cuando la batería eléctrica va completamente cargada. En cuanto al consumo eléctrico, está cifrado en 15 kWh.

Que es un coche que tiene un buen rendimiento, con una velocidad máxima de 222 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos. Son prestaciones notables para un coche que pesa 1.730 kg. Su interior dispone de cinco plazas, mientras que el maletero, con 402 litros, es más pequeño que el del resto de Passat por la presencia la batería eléctrica.

Que su precio de tarifa es de 50.225 euros, de tal manera que es la variante más cara de la gama -la siguiente sería el 2.0 TDI de 200 CV con acabado R-Line por 46.975 euros-. En estos momentos, para quien lo financie con la marca y se acoja a posibles subvenciones, el coche puede consguirlo con casi 5.000 euros de ahorro, de tal manera que el precio final queda fijado en 45.310 euros.

Que sólo se vende en un único acabado exclusivo llamado GTE, que cuenta con los siguientes elementos tecnológicos: faros de leds delanteros y traseros, detector de fatiga, frenada automática en caso de riesgo de colisión, servicios conectados, climatizador automático, sistema de aparcamiento automático, sistema multimedia con pantalla de 9,2″, cuadro de mandos digital con pantalla de 10,25″, acceso y arranque manos libres, cámara de visión trasera, control de velocidad activo, cargador inalámbrico para el móvil, compatibilidad con Android Auto y Apple Car Play, selector de modos de conducción, llamada de emergencia…

Que, entre las opciones, un Passat GTE también puede disponer del pack ‘Hola Confort’ con techo panorámico o iluminación ambiental por 1.870 euros, asientos en cuero y climatizador en la parte trasera -1.640 euros-, asientos con regulación eléctrica -1.285 euros-, cortinillas con accionamiento eléctrico en la luneta trasera y manual en las ventanillas laterales traseras -440 euros-, cámaras de visión periférica -290 euros-, paquete deportivo R-Line para suspensión regulable -1.525 euros-, pack con sistema de proyección de datos en el parabrisas, faros de leds matriciales y portón trasero eléctrico por 3.225 euros, pack con airbags laterales traseros, airbag de rodilla para el conductor, asistentes más completos de ayuda a la conducción -1.735 euros- y cristales insonorizantes -705 euros-.

“El Passat siempre ha tenido muy buenos motores. ¿Realmente la fórmula ‘híbrida enchufable’ puede ser más interesante que un buen propulsor con las siglas ‘TDI’ o ‘TSI’?”

El Passat es uno de esos coches que siempre ha estado ahí, casi desde siempre. Es lógico, si tenemos en cuenta que la primera generación data de los años 70, cuando Volkswagen era una cosa muy diferente a lo que hoy conocemos. En sus casi 50 años de existencia, tanto la propia marca como el modelo han ido evolucionando. Y, si bien es cierto que después han ido llegando otros modelos que le han ido superando en popularidad y ventas -sin ir más lejos, el Golf o el Polo-, siempre ha sido un muy buen referente de lo que representaba una marca como VW dentro del mercado. De cuál era la imagen que quería para sus modelos, de cuál era la la tecnología que iban a incluir.

También marcaba el paso de las firmas generalistas, al tiempo que era de las primeras en replicar a un precio más ajustado lo que ponían sobre la mesa las marcas premium. A día de hoy, este Passat GTE representa un poco todo eso. De hecho, la variante híbrida enchufable es una buena respuesta a los modelos equivalentes del Audi A4, BMW Serie 3 o Mercedes Clase C, al tiempo que pone tierra de por medio respecto a los Opel Insignia, Ford Mondeo, Mazda 6, Alfa Giulia… siendo el único que puede ofrecer algo similar el Peugeot 508.

Y es en la parte mecánica en la que más nos vamos a centrar. Vamos a recordar cómo la tecnología y la electricidad contribuyen a que un modelo grande y pesado pueda ofrecer una interesante combinación entre prestaciones y consumos. La actual generación del Passat ya es la octava, y vio la luz a finales de 2014. Considerado uno de los saltos más grandes experimentados por el modelo, al año siguiente de su llegada se estrenaba por primera vez una variante híbrida enchufable que lucía las siglas GTE.

Una denominación acertada, pues pretendría reflejar que era un modelo de cierto carácter deportivo y buena potencia, con su condición de vehículo en el que la electricidad juega un papel importante. Pues bien, esta generación del Passat tuvo su primer restyling en 2019 para volverse más sofisticado y tecnológico. Y quien más se benefició de ello fue -precisamente- la variante GTE que, aparte de los progresos en los sistemas multimedia o de ayudas a la conducción, que luego analizaremos, también estrenó un nuevo pack de baterías.

Ha habido mejora, sí, pero queda claro que los progresos en este último tema todavía no son espectacularmente rápidos. Así, mientras que el primer GTE llevaba un pack de 9,9 kWh brutos -alrededor de 8,7 aprovechables-, en la nueva versión se ha incrementado su capacidad hasta los 13 kWh -la capacidad útil es de 10,4 kWh-. Teniendo en cuenta que el tamaño de la batería es el mismo, pero el peso del coche se ha incrementado en ocho kilos, tal vez se deba a un incremento en la densidad de la batería.

En términos prácticos, la autonomía media anunciada en modo exclusivamente eléctrico ha pasado de 50 a 57 km, casi un 15% de mejora. Y al tener más capacidad, el tiempo de carga en un enchufe clásico también se ha incrementado, pasando de cuatro a cinco horas en una toma de 2,3 kW. Con todo, la mayor capacidad de batería también han servido para homologar un consumo medio más reducido, que pasa de 1,8 a 1,1 l/100 km, cifras ambas muy buenas.

Aunque, precisamente, por ese tema queríamos empezar. Este tipo de tecnología híbrida enchufable se suele decir que está muy bien porque, si realizamos recorridos cortos -hace poco comentaba Mercedes que el 90% de los desplazamientos diarios de los conductores son inferiores a los 50 km de media-, basta una carga nocturna para volver a tener la batería tope al día siguiente y, de esta manera, preservar mucho más tiempo los 50 litros que caben en el depósito de carburante -que, por cierto, son nada menos que 16 litros menos respecto a una variante de gasolina ‘convencional’-.

Pero claro, es muy posible que no todos los días carguemos la batería, bien sea porque se nos olvida, porque el precio de la luz a según qué horas es caro, porque nuestros trayectos son largos o porque no tenemos acceso diario a un punto de carga. ¿Qué es lo que sucede, entonces? Porque todo el mundo sabe, más o menos, lo que es circular en un vehículo en modo completamente eléctrico.

Aceleración instantánea, enorme agrado de conducción, ahorro en carburante, nulas emisiones por uso -sin contar con las ventajas de la etiqueta cero, como la que lleva este coche-. Pero… ¿Y cuando los kilowatios se acaban y el Passat GTE tiene que funcionar bastante tiempo con el motor térmico, mientras que la batería del eléctrico se queda entre el 1 y el 2% de su capacidad? ¿Dónde saca ventaja este modelo cuando la propulsión eléctrica ya no es constante, pero el coche debe ‘cargar’ con el sobrepeso -unos 300 kg respecto al Passat 1.5 TSi ‘convencional’- de esa tecnología?

detalle etiqueta cero VW Passat GTE

Pues lo cierto es que el resultado también es interesante. En ese momento, el Passat se convierte en un híbrido ‘clásico’, que aprovechará la mínima ocasión, bien sea a base de la energía que genera el motor de gasolina, bien de la que consigue en frenadas o deceleraciones, para mantener un mínimo de carga en la batería y, de esta forma, aunque sea durante pequeños intervalos de tiempo, permitir que el motor eléctrico actúe, mueva al coche en circunstancias favorables -los primeros metros tras arrancar, en las maniobras de aparcamiento, en una cuesta abajo para circular ‘a vela’- y ahorrar combustible.

Está claro que no van a ser los 1,1 litros declarados para esta versión. Pero, circulando de manera normal, las cifras se moverán entre 5,5 y 6,5 litros, que no está mal para un coche que sigue teniendo un motor principal de gasolina, cambio automático -de seis velocidades- y que ya hemos visto que no es ligero. Y si eres extremadamente cuidadoso con la conducción, podrás dejar el consumo en cifras que empiecen por cuatro. Además de en el ordenador de a bordo, puedes ver tus progresos y evaluar cómo de eficiente es tu conducción gracias al ‘Think Blue Trainer’, que se muestra en uno de los menús del sistema multimedia.

Luego, lo que ya es el funcionamiento en sí de esta tecnología, lo cierto es que nada que objetar. El vehículo dispone de tres modos de conducción, siendo el ‘EV’ el completamente eléctrico -y que se puede seleccionar siempre que haya carga suficiente en la batería; en cualquier caso, la velocidad máxima en este modo es de 140 km/h-, modo ‘Hybrid’ que busca siempre el mejor equilibrio en su motor gasolina y motor eléctrico… Y el modo ‘GTE’, que pone a disposición del conductor la potencia de sus dos propulsores, y que es donde este Passat puede marcar sus registros de aceleración de 0 a 100 km/h en 7,4 segundos o su velocidad máxima de 222 km/h.

salpicadero vw Passat

¿Una curiosidad? Si durante un viaje quieres almacenar una parte de electricidad en la batería para usarla, por ejemplo, cuando llegues a un entorno rural o un sitio cerrado en modo cero emisiones, tienes que elegir el modo ‘Hybrid’. En ese momento, verás en la pantalla multimedia una batería dividida en diez segmentos y que puedes utilizar para seleccionar cuánta carga de la batería quieres reservar.

Por ser híbrido enchufable tienes más ventajas

El hecho de que este Passat tenga una parte eléctrica le convierte, sin duda, en el más avanzado y tecnológico de la gama. Eso se nota también en detalles secundarios, pero interesantes. Por ejemplo, lo percibes en que cuentas con una funcionalidad llamada ‘gestor de energía eléctrica’, que te sirve para gestionar la forma en la que se recarga el vehículo y así aprovechar los periodos de tarificación que sean más favorables. También puedes elegir cómo debe ser la corriente de carga o puedes preacondicionar la temperatura en el interior del vehículo.

Por otra parte, desde el indicador de energía puedes comprobar cuántos kilómetros puedes recorrer según la carga que tengas en la batería o conocer información interesante, como que incluso con la batería al mínimo -como comentábamos antes- puedes recorrer un elevado porcentaje de tus desplazamientos en modo eléctrico, así como la distancia en cero emisiones. Para hacerte una pequeña idea, en un pequeño trayecto de circulación urbana de 14 km, el indicador marcaba que un 62% habían sido sin emisiones, es decir, ocho km… y eso sin apenas batería-.

Y por último, una ventaja adicional es que la aplicación para el móvil que ofrece la marca añade más funcionalidades en el caso de combinarse con un modelo híbrido enchufable como este Passat. De esta manera, por ejemplo, puedes activar el aire acondicionado o la calefacción, comprobar el estado de la batería cuando dejes el coche cargando…

Una gran novedad desde 2019: la pantalla

No es algo sorprendente: los restyling en cuanto a diseño interior de las marcas siempre suelen añadir como elemento principal una mejorada parte de infoentretenimiento. En el caso del Passat, los cerca de cinco años que discurrieron desde la presentación del modelo hasta su primer restyling se han traducido en mejoras de conectividad. Y eso se aprecia, principalmente, en la pantalla que encuentras en la consola central.

Comenzando por su apariencia, de momento VW no ha optado por cambiar su ubicación ni convertirla en ‘flotante’ -como la que lleva un Golf 8, por ejemplo-, sino que sigue incrustada en la consola y, por lo tanto, ligeramente baja. Con todo, su tamaño en las versiones más completas -como la que lleva el GTE- ha crecido hasta unas interesantes 9,2″ en el caso del denominado ‘Discover Pro’ que, sin ser la más grande de la categoría, en realidad cumple de sobra.

“La introducción de una tarjeta SIM virtual incrementa mucho las posibilidades del Passat, que ahora ya no necesita un ‘Data-Plug’ en el OBD para estar en contacto con su propietario”.

Aunque más que por la apariencia -muy correcta y que, en este caso, prescinde de botones físicos de ningún tipo-, este Passat destaca porque fue el primer modelo de la marca en estrenar el dispositivo conocido como MIB3, o la tercera generación del ‘Modular Infotainment Matrix’. Lo más significativo es, sin duda, su mayor conectividad por el hecho de que, ahora, el coche viene con su propia tarjeta eSIM integrada… Con la cual, y tal como asegura la marca, “el propietario, si lo desea, puede hacer que su Passat esté permanentemente online, una vez que se haya registrado en la plataforma de VW”.

Precisamente, el empleo de las palabras “si lo desea” hace referencia a que el dispositivo, como todos los los modelos del Grupo VW de nueva generación permiten al usuario ‘regular el nivel’ de privacidad del que disfruta. Y que, normalmente, se traduce en que a mayor número de datos permitidos y compartidos, mayor número de funcionalidades disponibles, y viceversa.

Para realizar ese ajuste, en la parte superior de la pantalla se ven los iconos de un pequeño globlo terráqueo y el de la silueta de una persona. Si expandes ese menú deslizando con el dedo de arriba a abajo sobre la pantalla, verás que aparece la opción de ‘ajustes’ -del perfil del usuario- y, su vez, la opción denominada ‘Privacidad y servicios’, donde encuentras hasta cuatro niveles de privacidad. En todo caso, también se especifica que, incluso en el nivel máximo de privacidad, “solo los servicios requeridos por motivos legales utilizan datos”.

Por lo demás, el sistema ha ganado fluidez en nuestra versión, los gráficos mostrados tienen más detalle e, incluso, aparecen nuevas funciones como la de poder desplazarse ‘lateralmente’ -en algunas pantallas- hacia los lados, pasando la mano por delante del display en un gesto muy de ‘maestro Jedi’. También son nuevos los colores, la organización de menús o la posibilidad de poder ‘diseñar’ pantallas principales instalando los widgets que desees para llevarte a tus funciones favoritas o más empleadas.

En todo caso, las funciones que se pueden controlar son las habituales de todo Passat, más algunas adicionales por la condición de híbrido-enchufable que tiene la variante GTE que hemos probado. Entre las primeras, lógicamente, el control de todas las funciones de sonido, telefonía -puedes vincular el móvil por Bluetooth o, si es compatible, situando el teléfono encima de la bandeja e carga inalámbrica-, navegación, acceso a Android Auto y Apple Car Play -por cable el primero, inalámbrico el segundo-, información del vehículo, información de los asistentes a la conducción, gestor de perfiles de usuario, ajustes generales, climatización, avisos legales, ajustes de sonido, ayuda…

También hay un apartado denominado ‘Tienda’ in-car. Es decir, puedes comparar y descargar funciones en el sistema multimedia directamente desde una tienda virtual, tal y como lo harías en el móvil. Por poner un ejemplo, incluso existe una que te informa de los resultados de los partidos de fútbol. Aparte de la tienda, el Passat puede contar con punto Wi-Fi a bordo para que los pasajeros conecten sus dispositivos. Evidentemente, necesitarás contratar un paquete de datos, que en este caso ofrece la compañía Cubic Telecom. Por ejemplo, tienes 2 Gb para 30 días por 7,95 euros o 25 Gb para gastar en un año por 72 euros. Para que lo pruebes, el primer giga de datos es gratis.

Entre las funciones específicas ya comentábamos más arriba que existe un gestor de energía eléctrica, la posibilidad de preacondicionar la temperatura interior del coche o los datos del ordenador de a bordo con información sobre la conducción totalmente eléctrica que hayas realizado.

Finalmente, no hay que olvidar echar un vistazo a todos los textos legales que se incluyen en el sistema y que pueden ser útiles para conocer exactamente lo que el Passat puede hace con tus datos. Dentro de uno de esos textos legales, el conocido como ‘Condiciones de uso de Volkswagen ID’ incluye un apartado, el sexto, que habla sobre ‘seguridad cibernética’ y que incluye frases como “recomendamos encarecidamente que utilice todas las medidas disponibles -por ej., la contraseña del dispositivo, el reconocimiento de patrones gráficos, etc- para proteger sus dispositivos contra el uso indebido o el acceso no autorizado por parte de terceros”.

Aparte del sistema multimedia, también ha mejorado y progresado lo que es el cuadro de mandos virtual, también de serie en el acabado GTE. En esta segunda generación, la pantalla no es más grande: pasa de 12,3 a 11,7″, debido a que ahora deja fuera el indicador de combustible y, en esta versión, el de nivel de carga de la batería. Pero gana en calidad de gráficos y fluidez -algo que percibes, por ejemplo, en el movimiento de las ‘agujas’ que marca la velocidad o los mapas del navegador-.

Esta pantalla es configurable, aunque en varias de las pantallas que ofrece la estructura es similar, con una estructura en tres partes. Eso sí, también hay distintos modos de visualización, cada uno mostrando un determinado tipo de información y estructura de la misma. Por ejemplo, está el modo ‘clásico‘, donde ese cuadro adopta la apariencia de un cuadro de instrumentos convencional, con dos relojes en el cual el izquierdo es un cuentavueltas -aunque por la condición híbrida del modelo, también informa de cuándo el coche está regenerando energía o utilizando fuerza del motor eléctrico-, y el derecho es un velocímetro.

La parte interior de ambas esferas puede mostrar información que el usuario puede configurar, ya sean datos del ordenador de a bordo, altímetro… Lo mismo se puede hacer con la pantalla que queda entre ambos relojes, que también puede albergar todo tipo de información -radio, telefonía, indicaciones del navegador o los asistentes…-.

En el modo ‘campos de información’, desaparecen los clásicos relojes, la información se vuelve digital y, de nuevo, se puede configurar todo lo que se ve en el cuadro. Finalmente, estaría el modo ‘pantalla completa’, que es particularmente útil para reproducir a un gran tamaño el mapa del navegador que normalmente se ve en la pantalla del sistema multimedia. En este caso, información como la velocidad se mantiene en la parte inferior y con formato digital. En conjunto, nada que objetar a este cuadro de mandos. Los modelos del Grupo VW fueron de los primeros en apostar por esta tecnología, la han ido evolucionando y aunque puede que no resulte tan llamativa como la de un Peugeot 508, cumple bien y aporta el toque tecnológico al interior.

tres cuartos trasero vw passat

Aunque no es el único. En el Passat GTE, como en el resto de la gama en sus acabados más completos, hay elementos interesantes que en este aspecto le sitúan en un buen nivel para ser un modelo con seis años en el mercado. Por ejemplo, ahora ya dispone del control por voz natural, que en este coche se activa cuando dices el comando ‘Hola Volkswagen’. Y aunque a través de él se pueden manejar funciones del navegador, la telefonía o la radio, aún no hablamos de un sistema tan evolucionado como el que, en su día, propuso Mercedes.

Por otra parte, este modelo también puede contar con un potente equipo de sonido firmado por el especialista danés Dynaudio y que ha sido adaptado para el Passat. Con una potencia total de 700W, hay un total de 12 altavoces repartidos por el habitáculo, principalmente en las puertas y se combinan con un amplificador de 16 canales.

Y hablar de tecnologia, por supuesto, también supone hablar de conectividad con el móvil. Disponible con la app denominada We Connect ID, permite usar el móvil, por ejemplo, para que sea un centro de información a distancia y que podamos tener datos del coche, como la autonomía restante, conocer su ubicación… además de efectuar órdenes remotas como el bloqueo y desbloqueo de las puertas. Además, la app puede estar conectada con la nube de la marca, de tal manera que si te subes en otro VW que también sea compatible con esta tecnología, puede aplicar en él todas tus preferencias -emisoras, destinos de navegación…-.

Como elemento positivo de cara a la ciberseguridad, concluir el proceso de emparejamiento entre app y coche sólo podrá ser realizado -en condiciones normales- por el propietario del vehículo, ya que como último paso hay que estar sentado dentro del Passat y con las dos llaves del coche.

Como dato interesante, para una empresa que disponga de varios Passat en una flota, también se ofrece el llamado We Connect Fleet, un sistema de gestión de flotas digital que incluye características como un libro de registro digital, también puede llevar un control de los repostajes, comprobar la eficiencia de la conducción, seguimiento por GPS… que pueden servir para ahorrar tiempo y dinero.

DISPOSITIVOCUÁNTO CUESTA QUÉ TAL FUNCIONA¿DEBES PAGAR POR ÉL?
Imagen de tres cuartos trasero del nuevo VW Passat 2019 en carreteraPack Hola Comfort*1.250€BienNO
Cámara periferica290€Bien
tres cuartos trasero vw passatPack R-Line*1.525€Muy bien
Pack tecno*3.225€Muy bienTÚ DECIDES
Pack seguridad*1.735€Muy bien
*’Hola confort’ ofrece techo panorámico e iluminación ambiental por 1.870 euros-, cámaras de visión periférica -290 euros-, pack deportivo R-Line para suspensión regulable -1.525 euros-, pack Tecno con sistema de proyección de datos en el parabrisas, faros de leds matriciales y portón trasero eléctrico por 3.225 euros, pack seguridad con airbags laterales traseros, airbag de rodilla para el conductor, asistentes más completos de ayuda a la conducción -1.735 euros.

VALORACIONES
CONECTIVIDAD
8.5
ASISTENTES A LA CONDUCCIÓN
8.5
TECNOLOGÍA DE CONFORT
8
TECNOLOGÍAS DE ENTRETENIMIENTO
8.5
APP
8.5
Llevo años dedicándome al mundo del motor; porque me gusta, porque es el único que he practicado y porque es un sector que no deja de evolucionar. Me gusta buscar la noticia -a veces es ella que me encuentra-, soy cotilla por naturaleza y creo que la exclusiva la puedes hallar muchas veces en el sitio más inesperado.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.