Empresas

Volkswagen hace de su logística algo… ‘natural’

Lograr reducir las emisiones de su logística es uno de los retos actuales del gigante alemán. Así lo resuelve en el apartado del transporte marítimo.

Imagen de uno de los cargueros de VW propulsados con aceite

La carrera por reducir la llamada ‘huella de carbono’ ya se ha convertido, a estas alturas, en un desafío multidimensional. No sólo es necesario erradicarla en los productos y servicios… sino, también, en la manera de crearlos y proporcionarlos.

En una industria tan compleja como la automotriz, es preciso que los fabricantes cubran todas las vertientes. La primera -obviamente- ha sido la de sus productos, de ahí el gran aluvión de opciones electrificadas surgidas este año.

Ahora, toda vez que sus catálogos se van adecuando al nuevo paradigma, el siguiente paso es hacer lo propio en el terreno fabril. No son pocas ya las marcas que, en los dos últimos años, han transformado sus instalaciones -o alzado otras nuevas de acuerdo con los principios de la sostenibilidad.

El último paso se está dando en estos momentos, y es el de lograr reducir los niveles de contaminación de sus aparatos logísticos. Tan solo unos pocos constructores se encuentran en este tercer estadio… y uno de ellos es Volkswagen.

El poder del combustible alternativo

No en vano, el gigante alemán ya utiliza -en el ámbito continental europeo- las vías férreas cuando necesita mover los vehículos recién fabricados desde la factoría hasta sus centros de distribución. Sin embargo, parece que aún queda mucho por hacer en otros ámbitos, como -por ejemplo- los traslados marítimos entre países, una de las operaciones más contaminantes que existen.

En este caso, la rama logística de la firma tiene previsto emplear un carburante sostenible, procedente del tratamiento de residuos vegetales. Dicho ‘fuel-oil’ toma como base diversos materiales oleaginosos, tales como aceite usado procedente de los restaurantes y la producción alimentaria. Según declara VW, desde noviembre de 2020, son ya dos los cargueros que recurren a este combustible.

Así lo resume Thomas Zernechel, director de Volkswagen Group Logistics: «Somos el primer fabricante de automóviles en hacer un uso extensivo de este carburante. De esta forma, reutilizamos el aceite residual de una forma compatible con el medio ambiente. Con un 85% menos de emisiones de CO2 que con los carburantes fósiles convencionales, la contribución a la protección del medioambiente es enorme».

Imagen del futuro barco del grupo VW

Como complemento a esta estrategia, Volkswagen Group Logistics ha encargado otros cuatro buques a dos compañías navieras. A diferencia de los anteriores -que, a pesar de usar combustible sostenible, lo hacen con motores Diesel-, éstos emplearán gas natural licuado -GNL-. Dos de ellos comenzarán, en 2023, a operar transportando vehículos y componentes en la línea del Atlántico Norte.

Licenciado en Periodismo, comencé mi andadura en prensa local con el Heraldo de Soria y terminé haciendo labores de comunicación para la Biblioteca Digital del Ayuntamiento de Madrid. Agradecido de poder expresar con mi trabajo mi amor por los coches. Petrolhead a tiempo completo y, cuando no estoy trabajando, pilotillo en simuladores de conducción. Sólo estoy vivo cuando estoy en la carretera. Creo firmemente en un uso responsable de la tecnología. Por ello, mi cometido aquí es contribuir a que la sociedad pierda el miedo frente a los avances y cambios que trae.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.