Concepts y prototipos

Mercedes Simplex: Un coche para viajar en el tiempo

¿Cómo mostrar al mundo la línea de diseño que tomarán tus futuros modelos? Si eres Mercedes, te basas en un vehículo que lanzaste hace ya casi 120 años, y creas el prototipo Vision Mercedes Simplex, todo un ejercicio de estilo retro.

Vision Mercedes Simplex tres cuartos

Por mucho que pasen las décadas, hay cosas que no cambian en la industria de la automoción. La presentación del Mercedes 35PS tuvo lugar en la primavera de 1901 en Niza, que sigue siendo uno de los enclaves preferidos por los fabricantes para dar a conocer sus nuevos modelos a la prensa. El 35PS era el primero de la saga de modelos Simplex. En aquella ocasión, se disputaba una carrera en la que se impuso como vencedor.

Posteriormente, los Mercedes Simplex se comercializaron entre 1902 y 1909. Inicialmente, el 35PS sorprendía por la instalación sorprendentemente baja del motor dentro del bastidor. Ello, naturalmente, proporcionaba un centro de gravedad más bajo y mejoraba su comportamiento. Para muchos, éste fue el primer coche moderno de la historia; el vehículo a motor que dejó atrás de una vez por todas la configuración de los carruajes de madera. El concepto lo propuso el diplomático Emil Jellinek, un cliente asiduo de Daimler-Motoren-Gesellschaft. Precisamente fue Jellinek quien dio a la marca el nombre de Mercedes. Cuando empezó a usar los vehículos de Daimler para disputar carreras, Jellinek bautizó a su equipo con el nombre de su hija.

Simplicidad por dentro y por fuera

El Vision Mercedes Simplex se mantiene fiel a la configuración del modelo original. Las cuatro ruedas están separadas de la carrocería, y persisten características como la ausencia de parabrisas. Gracias a este diseño, la línea de la carrocería se mantiene casi horizontal desde la parrilla hasta el habitáculo. En el lugar donde el clásico montaba un radiador, Mercedes ha instalado un gran panel LCD. Así, la parrilla delantera alberga una enorme pantalla 3D que, junto con su marco dorado rosáceo, genera un potente efecto estético. Pero no se trata sólo de apariencia… Esa misma pantalla muestra animaciones que informan sobre el estado del vehículo. Como se puede observar en las imágenes, no hay faros delanteros. Toda la iluminación recae sobre este display.

En el interior de este biplaza, los detalles clásicos se combinan con los futuristas. Entre los primeros, encontramos la columna de dirección al desnudo o la bolsa de cuero detrás de los asientos, cortesía de Louis Vuitton. Además, el volante luce un aro interior en madera. En cuanto a la tapicería, según la marca, es azul precisamente en honor a la costa francesa “Côte d’Azur”, donde ganó en su debut en competición. Por lo demás, toda la iluminación es LED, y el salpicadero está ocupado un cuadro de instrumentos digital, de nuevo con un marco dorado rosáceo. Dicho cuadro de instrumentos ofrece cuatro pequeñas pantallas; en ellas, el conductor recibe la información habitual sobre velocidad, autonomía, etc. Sin embargo, Mercedes asegura que el conductor sólo obtendría la información justa y necesaria para cada situación, evitando así distracciones y facilitando que se concentre en la conducción.

¿Quedará en una visión?

Cuando presentó este nuevo Simplex en el Salón de Los Ángeles, a finales de noviembre, Mercedes no facilitó detalles técnicos. No obstante, como era de esperar, el motor de esta reedición del clásico es eléctrico… En principio, nunca veremos al Vision Mercedes Simplex en la calle, aunque la marca no descarta una edición muy limitada para coleccionistas excéntricos. Por el momento, Mercedes tiene claro que es un ejercicio de estilo, y que no va a poner a la venta ninguna unidad.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.