Novedades

Valhalla: el último Aston Martin digno de Bond

Serán las últimas en hacerlo, pero tarde o temprano tendrán que pasar por el aro: nos referimos a las firmas de superdeportivos y a la electrificación. Mientras tanto, sigamos disfrutando de superderpotivos como el propuesto por Aston Martin.

Imagen tres cuartos delantero Aston Martin Valhalla

Hay muchas cosas que se asocian al agente ‘007, el conocido James Bond, cuando aparece en la pantalla; su impecable aspecto, su éxito con las mujeres, los gadgets con los que le provee ‘Q’… y, cómo no, su Aston Martin. Unos modelos que representan bien a este espía británico ‘al servicio de su Majestad, por su glamour, su sonido, el lujo que les rodea y, cómo no, por sus prestaciones.

Evidentemente, quien se imagina a Bond lo hace a bordo de un modelo con un generoso motor de gasolina, y costaría mucho verle a bordo de un eléctrico. Pero si sigue apostando por Aston Martin, al personaje de Ian Fleming no le quedará otra que terminar aceptando la realidad: que poco a poco la electricidad será la gran protagonista de los coches, sean del segmento y categoría que sean.

Por lo pronto, afortunadamente, el próximo Aston no será un coche eléctrico; o, al menos, no lo será del todo, pues va a ser un híbrido enchufable -al estilo Toyota Prius PHEV, salvando las distancias- con un motor principal de gasolina apoyado por dos eléctricos.

Con todo, antes de entrar en materia, hay que valorar la apariencia del Valhalla, que está inspirada en el superdeportivo Valkyrie, y que se caracteriza por emplear elementos de aerodinámica activa -básicamente el alerón trasero y zonas de la parte delantera del coche-,es decir, que cambian de posición según la velocidad. ¿El resultado? Aseguran que a partir de unos 250 km/h, el viento ‘presiona’ al coche contra el suelo con una fuerza de unos 600 kg, lo cual siempre ayuda a mejorar la estabilidad a alta velocidad.

Aparte de eso, la carrocería hecha en su mayoría de fibra de carbono destaca por sus puertas de apertura vertical, la toma de aire situada encima del techo, las salidas de escape sobre la parte posterior del coche y apuntando hacia el cielo, las grandes tomas de ventilación en la parte posterior y trasera… Además, como detalle tecnológico hay unos faros delanteros de leds adaptativos, capaces de cambiar entre cortas y largas de manera automática.

En cuanto al interior, la marca comenta que se podrá elegir con volante a la izquiera o la derecha, con un estilo que aseguran ‘se inspira’ en la F1 -competición en la que la marca cuenta con una escudería- y en el que se han centrado en el conductor. El estilo general es minimalista, siendo lo más llamativo y la principal novedad un nuevo sistema multimedia con pantalla táctil y que es compatible con Android Auto y Apple Car Play. Como detalle que demuestra el carácter radical del vehículo, en este coche no es el asiento lo que se regula, sino el volante y los pedales para ofrecer la mejor postura al conductor.

Y aquí viene lo importante

El nuevo Valhalla recurre a un potente motor 4.0 V8 biturbo ubicado en situación central-trasera, que aseguran que es el más ‘avanzado y de mejor rendimiento jamás instalado en un Aston Martin’. Con una potencia de 750 CV, y capaz de alcanzar las 7.200 rpm, este propulsor envía su fuerza en exclusiva al eje trasero y se combina con un sistema de escape ligero y con un sonido regulable a través de sus cuatro salidas de escape.

Imagen tres cuartos traseroAston Martin Valhalla

Este motor se complementa con un par de motores eléctricos que proporcionan otros 204 CV extra de potencia, de tal manera que la potencia combinada es de unos llamativos 950 CV. En este caso, cuando el coche funciona en modo eléctrico, los propulsores envían su fuerza a las ruedas delanteras, aunque en otros de modos de conducción la reparten entre los dos ejes.

Todo lo anterior, combinado con un cambio automático-secuencial de ocho velocidades -pero sin marcha atrás, ya que de sea operación se encargan los motores eléctriccos-, las prestaciones son notables, como lo demuestra la aceleración de 0 a 100 km/h en 2,5 segundos, con una velocidad máxima de 330 km/h -o 130 km/h en modo eléctrico-. Aseguran que este modelo puede hacer cosas tan contrapuestas como circular hasta 15 km en modo ‘cero emisiones’ o tener una media inferior a los 200 g de CO2 en un uso norma, como de lograr una vuelta en 6:30 al trazado alemán de Nürburgring Nordschleife.

En cuanto al chasis, también se emplea fibra de carbono -ligera, pero al mismo tiempo muy resistente-, suspensión regulable, selector de modos de conducción -incluyendo un modo ‘track’ para circuito-, frenos también de carbono, neumáticos específicos de Michelin, un diferencial electrónico de deslizamiento limitado en el eje trasero… Por cierto, que el peso final son unos ajustados 1.550 kg, que no está nada mal para un híbrido enchufable de este tipo.

Todavía queda para que el modelo se haga una realidad; de hecho, se espera que las entregas del modelo comiencen para el año 2023, con unos precios que rondarían los 700.000 euros más impuestos.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.