Novedades

Un volante para competir con Tesla: así es el Toyota bZ4x

Poco a poco todos los fabricantes nos están mostrando sus modelos eléctricos de nueva generación realizados sobre plataformas inéditas y desarrolladas desde cero. La de Toyota sirve de base para este sorprendente SUV.

Imagen del nuevo Toyota bz4x tres cuartos delantero

Lo cierto es que hablar de ‘SUV’ y sorprendente’ en la misma frase puede resultar un poco contradictorio, porque la tendencia en el sector del automóvil es que todo, más tarde o más temprano, termine siendo SUV. En este caso, nos referimos más a ciertas cualidades que va a tener el primer eléctrico, desarrollado completamente desde cero, de Toyota -si exceptuamos el Mirai y su sistema de propulsión con pila de combustible-.

El nombre, aunque suene complejo de escribir y pronunciar, es todo un ‘código’ que habla de cómo es este vehículo y los futuros eléctricos que lance Toyota. Se llama bZ4x, y las dos primeras letras son las iniciales de ‘beyond zero’, que además de ser uno de los últimos eslóganes de Toyota también representa lo que es el nombre de la nueva gama de modelos eléctricos de la marca, desarrollados sobre una nueva plataforma de la que hablaremos más adelante.

Por otro lado, el número ‘4’ hace referencia a la ubicación del modelo dentro de esa gama bZ; es algo parecido a lo que ya emplean VW -con los ID-, Hyundai -con los Ioniq– o Kia -con los EV-. Eso quiere decir que el 4 servirá para identificar a un SUV de tamaño medio, que podría estar acompañado de modelos más pequeños -por ejemplo, un bZ3- o más grandes -bZ5-. De hecho, la marca dice que de aquí a 2025 habrá site eléctricos bZ basados en la plataforma e-TGNA -y, a parte, otros ocho eléctricos más-.

Por último, la ‘X’ hace referencia a que es un coche de tracción total. Es algo destacable porque hay rivales que cuentan con versiones de tracción a un solo eje o a los dos, pero Toyota de inicio dice que este bZ4x será un vehículo 4×4. Y eso tiene que ver con lo que es su parte mecánica, de la que de momento no han facilitado mucha información.

Se sabe que el modelo llevará dos propulsores, uno por eje; y se sabe que aprovechando su dilatada experiencia en modelos híbridos, la marca Toyota anuncia que toda la parte relacionada con los motores, la unidad de control y el sistema de gestión de la batería serán particularmente eficaces.

Imagen del nuevo Toyota bz4x por dentro

Habrá que ver si todo es cierto; pero, por ejemplo, para lograr la mejor autonomía, Toyota dice que el coche contará hasta con un sistema de carga solar que utilizará la energía del sol para ampliar el rango de utilización del vehículo y así poder cubrir más kilómetros. Una idea que también propone ya Hyundai.

De momento, céntrate en su diseño

Lo que sí ha contado -o, mejor dicho, mostrado- con todo lujo de detalles es la apariencia exterior e interior del bZ4x, este primer SUV eléctrico que llegará a los concesionarios a mediados de 2022 -y del que Subaru también ofrecerá su propia variante, aunque un año después-.

La estética es llamativa… y recuerda bastante a los Lexus, por su apariencia angulosa, afilada… Ya no hay parrilla convencional en el morro, sino un lugar donde colocar elementos como sensores o luces. Luego hay elementos que destacan, como las pinzas de freno en azul, el alerón sobre la luneta o la decoración bicolor para la carrocería.

La verdad que es que siguiendo el ejemplo de algunos de sus últimos modelos –Corolla, Yaris, CH-R– está claro que la marca ha encontrado un estilo con el que llamar la atención, y el resultado global es muy, muy bueno.

Y luego está el interior, que seguro que levantará mucha controversia. La ‘culpa’ de todo la tiene el diseño del volante, al estilo del que puede equipar el renovado Tesla Model S… y que recuerda al de mítico Pontiac de ‘El Coche Fantástico’. Tiene un diseño que carece del clásico aro en la parte superior… lo cual ha permitido situar la instrumentación digital en una posión más baja.

Imagen del nuevo Toyota bz4x tres cuartos trasero

Estarás pensado que cómo se puede girar un volante así más de una vuelta; pero es que la dirección del modelo es por cable, de tal manera que, como tal, no hay una conexión física entre volante y ruedas. Eso, dice Toyota, hace que cualquier bache o imperfección que absorban las ruedas delanteras no pase al volante… lo que aislará al conductor de lo que sucede en la carretera, algo que quizá no ayude, por ejemplo, a conocer dónde están los límites de adherencia de los neumáticos.

Con todo, al ser una dirección by wire, el giro del mismo se puede concentrar en un escaso movimiento de, como mucho, noventa grados hacia cada lado, así que no habrá que preocuparse mucho de cómo poner las manos en maniobras de aparcamiento o cuando se acumule el trabajo en un tramo de curvas muy complejo.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.