Movilidad

¿Un coche autónomo será menos ciberseguro? Esta es la respuesta de Audi

El estudio de &Audi “SocAIty” ha querido responder a las dudas sobre los vehículos autónomos, incluyendo el tema de la ciberseguridad. ¿Es cierto lo que dice la marca alemana al respecto?

Imagen interior de un concept de Audi
Interior

Con todas aquellas tecnologías novedosas y revolucionarias que llegan al mercado, lo normal es que el gran público, de inicio, se muestre reacio a su aceptación… y que surjan todo tipo de dudas. Es lo que está pasando con el vehículo eléctrico y es lo que algo más adelante sucederá, incluso en mayor medida, con el vehículo completamente autónomo.

No en vano, hablamos de dos de las ‘tendencias’ que van a cambiar el futuro de la movilidad antes de que finalice esta década y que se terminarán por consolidar y expandir en la siguiente. Como es lógico, siendo las propias marcas las grandes valedoras de dichas tecnologías, es lógico que dediquen parte de sus esfuerzos a comunicar acerca de ellas, vendernos sus ventajas y asegurarnos que suponen un punto de inflexión en positivo.

Y eso es lo que ha hecho Audi, que ha publicado una tabla con ocho mitos acerca de la conducción autónoma. Incluso, hay un apartado que es al que le daremos más importancia, que es el relacionado con la ciberseguridad.

Mito N.º 1: Los coches autónomos serán como los coches convencionales, pero sin conductor.

No del todo; es cierto que, contemplando el exterior de los modelos autónomos, en realidad no van a suponer un cambio radical, si bien es cierto que habrá una fase para ir integrando cada vez mejor los diferentes radares, cámaras, sensores… para que el vehículo pueda ‘ver’ lo que sucede a su alrededor. Lo que sí es evidente es que cambiará notablemente el interior del vehículo, dando mayor prioridad la comodidad de los pasajeros. Hay que tener en cuenta que en un vehículo autónomo de nivel 5 -el más alto-, no hará falta que un vehículo tenga volante, pedales… o un salpicadero clásico.

Además, la distribución interior va a cambiar; por ejemplo: el diseño de los asientos ya no estará necesariamente orientado en el sentido de la marcha, permitiendo experiencias personalizadas a bordo de comunicación o relajación, trabajo o descanso.

Mito N.º 2: Una vez que el software esté desarrollado y disponible, los coches autónomos podrán circular por cualquier lugar.

En realidad es necesario ‘algo más’. De hecho, para que los coches autónomos circulen por las carreteras hará falta un software totalmente fiable y seguro, no solo para el vehículo, sino para todo el entorno. Esto cambiará progresivamente el aspecto de nuestras ciudades. Incluyendo semáforos inteligentes y sensores de carretera.

Las urbes se volverán más digitales, proporcionando un ecosistema adecuado para un número cada vez mayor de coches automatizados. Esto hará que las ciudades sean más seguras y ordenadas, y el tráfico podrá fluir sin interrupciones ni congestiones.

Mito N.º 3: Los coches autónomos harán que conducir sea menos divertido.

Este mito es una de las grandes preocupaciones para los amantes del automóvil. Algunos temen que su coche les impida atravesar el país y disfrutar del placer de sentir la conducción, con el pie en el pedal y las manos en el volante. Y eso sería así en los modelos autónomos de nivel 5, si bien es cierto que esos modelos serán más habituales en flotas tipo ‘taxi’… es decir, coches en los que nunca te ibas a poner al volante.

Sin embargo, en los coches autónomos de nivel 4 -es decir, capaz de conducirse por si solos, pero que mantienen todos los elementos de control: volante, cambio, pedales…- ningún fabricante impedirá a sus clientes conducir sus propios coches si así lo desean. En el futuro, los propietarios de los vehículos seguirán teniendo la opción de conducir ellos mismos el coche o cederle el control en situaciones como, por ejemplo, en el tráfico denso en autopista.

 Mito N.º 4: Los coches autónomos necesitarán menos plazas de aparcamiento

No, en realidad los coches autónomos no necesitarán menos espacio de aparcamiento; pero lo utilizarán de forma mucho más eficiente. Además, si cada vez se emplearan más coches de manera compartida, la densidad de vehículos en las áreas metropolitanas podría disminuir.

Mito N.º 5: La tecnología ya está desarrollada, pero aún faltan leyes que regulen la conducción autónoma

Es cierto que el desarrollo tecnológico en países como EE.UU. o China parece avanzar más rápidamente que en Alemania y Europa. Sin embargo, también es cierto que los legisladores alemanes crearon desde muy pronto un marco legal que da prioridad a la seguridad en el desarrollo e introducción de la tecnología de conducción autónoma.

Imagen interior de un concept de Audi

Mito Nº 6: En casos extremos, los vehículos autónomos tendrán que tomar decisiones de vida o muerte

En cuanto a la conducción autónoma, el factor decisivo desde la perspectiva actual es el siguiente: no es el propio vehículo el que decide, sino los humanos que programan el vehículo, que solo puede reflejar lo que el software especifica. Y todas las investigaciones anteriores lo demuestran: los coches son mucho menos susceptibles de cometer errores que los humanos, por ejemplo, debido a su inmunidad al cansancio incluso durante los viajes largos.

Mito N.º 7: Los coches autónomos serán tan caros que pocas personas podrán permitírselo

El desarrollo de los vehículos autónomos es una tarea que requiere una gran inversión. A corto y medio plazo, por supuesto, esto repercute en los costes del producto. Pero a largo plazo, es decir, cuando estén listos para la producción en serie y se hayan amortizado los costes de desarrollo, aseguran que los precios disminuirán. También es verdad que en los próximos años se va a extender la idea de no adquirir un vehículo, sino suscribirse a él cuando lo utilices.

Por lo tanto, puede que incluso el hecho de tener un vehículo en los próximos años termine siendo más ventajoso, económicamente hablando, porque muchos usuarios preferirán no pagar el importe total del vehículo, sino utilizarlo como ‘servicio’ -VaaS, Vehicle As A Service-.

Mito N.º 8: Los coches autónomos tienen un gran riesgo de sufrir ciberataques.

Aquí viene el asunto más ‘espinoso’. Según Audi, eso no es cierto. De hecho, aseguran que los vehículos autónomos no serán más vulnerables que los coches convencionales.

Sin embargo, la consecuencia de un ataque de crackers en los sistemas relacionados con la seguridad de un vehículo autónomo puede ser más grave. Audi también asegura que los fabricantes desarrollan de manera constante medidas de protección contra los ciberdelincuentes y mejoran los mecanismos de protección, tanto en el interior del vehículo como en el exterior.

Pero esa es, lógicamente, la postura y punto de vista de Audi… ya que, de momento, no ha hecho público que alguno de sus modelos disponga de un certificado de ciberseguridad. De hecho, en la nota de prensa no hay una mención expresa a un texto fundamental como es la UNECE/R155, normativa que entró en vigor en enero de 2021 y por la cual, todos los modelos de nueva homologación desde julio de 2022 -en regiones como la Unión Europea, Corea o Japón- y todo modelo nuevo que se venda desde julio de 2024 tendrá que demostrar que es ciberseguro y que cumple con una serie de hasta 70 requisitos.

Esa certificación la tendrá que obtener de una entidad u organismo independiente, como es el caso de la empresa tecnológica EUROCYBCAR, que está reconocida como la primera -de hecho, lo hizo antes, incluso, de la entrada en vigor de la mencionada R155- en desarrollar un test que mide y certifica el nivel de ciberseguridad de un vehículo, mediante el empleo de la metodología ESTP y de acuerdo a la normativa UNECE/R155.

Hay que recordar que, hasta ahora, el primer modelo que lo puede demostrar es una moto eléctrica, la Nuuk Cargopro -una firma también vasca-, que ha obtenido el certificado en ciberseguridad en vehículos de AENOR, tras superar el test EUROCYBCAR -cuya CEO y fundadora es Azucena Hernández– que aplica la metodología ESTP y según los requisitos de la normativa UNECE/R155. Un certificado que fue entregado de manera oficial a Nuuk hace ahora un mes y medio.

Soy un alma libre en busca de mi crecimiento personal y profesional. Sé que somos aves de paso y mi plan es vivir para dejar huella. Estudié ciencias de la comunicación en la Universidad Nacional de Piura, en Perú. Mis ganas por saber que hay más allá de mi zona de confort siempre me empujan en busca de nuevos retos y conocimientos, es así que trabajé en distintos sectores de la comunicación formando un perfil multidisciplinario. Actualmente pertenezco a la Asociación Mundial de Mujeres Periodistas y Escritoras, me encuentro en Italia finalizando mi segunda maestría, esta vez en Marketing e investigación de mercados y redacto para HackerCar, lo más resaltante sobre motores, tecnología y ciberseguridad, como parte del periodismo especializado. Me encanta el cine, la buena música, la moda, los autos de lujo y la manera en cómo los medios de comunicación influyen en las decisiones de compra de las personas.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.