Movilidad

La última apuesta de China por los vehículos autónomos

China da otro paso al frente para ser la primera nación que implemente la conducción autónoma a gran escala. No es el país con la tecnología más avanzada, pero, ¿por qué posee el liderazgo mundial en el sector?

China vehículos autónomos

Alemania fue el primer país del mundo en legalizar los vehículos autónomos -al menos, de hasta cierto nivel de autonomía-. Estados Unidos fue el primero en comercializarlos. Sin embargo, China podría ser el primer país en implementarlos de manera masiva. Hace unas semanas, la compañía china de Servicios Baidu mostró su intención de reforzar su flota de «robotaxis», por todo el país. La empresa dice que cada ejemplar de su «robotaxi», para su distribución a gran escala, crearía cada unidad con unos costes de 61.500 euros.

¿Qué implica esta iniciativa de China?

El Gobierno Chino ya ha estado ayudando a Baidu a la hora de implementar sus nuevos vehículos eléctricos -EVs-, pero también a otras compañías como a su principal rival en el campo de la conducción autónoma, Didi Chuxing. Esta rivalidad es una muestra de la rápida escalada de este tipo de automóviles en China, en comparación con países donde la tecnología está más avanzada y probada, pero su gobierno titubea con respecto a su postura. Concretamente se está comparando a China con EE.UU.

Con respecto al coste de fabricación de cada «robotaxi» chino, un vehículo con nivel 4 de conducción autónoma -aquellos que pueden circular por si solos, pero en los que el conductor puede decidir si en algún momento desea retomar el control- cuesta tres veces más. La compañía asegura que la diferencia de precio es crucial para lograr la deseada implementación a gran escala por el «Gigante Asiático». Así, y aunque Baidu ya posee actualmente una flota de «robotaxis», sus planes incluyen producir 1.000 unidades más para 2024, gracias a su colaboración con el fabricante chino BAIC.

BAIC y su apuesta para luchar contra el Covid-19

Muchos de los vehículos introducidos por las marcas en las últimas décadas poseen sus propios filtros. Sus filtros actúan de «mediadores» entre los aireadores de fuera y los conductos interiores. Pero, al haber sido pensados para bloquear partículas contaminantes y otras como el polen, que son alérgicas o molestas, no aseguran un escudo contra un patógeno.

Aquí es donde entra la marca china BAIC, colaboradora con Baidu en este nuevo proyecto para impulsar la movilidad eléctrica y autónoma. Su modelo SUV X7, recientemente lanzado al mercado, incorporará el llamado Sistema Hi-Me, cuyo núcleo es un filtro electrónico de aire CN95. Básicamente, se trata de un filtro parecido al de la mascarilla que lleva la misma denominación. Tiene una eficiencia probada del 98,5% de filtración de patógenos como virus o bacterias. También busca garantizar una gran calidad del aire dentro del automóvil.

El dominio del calendario del automóvil

No solo con respecto a la movilidad autónoma, China demuestra iniciativas para liderar el mundo del motor en su totalidad. En este segundo año marcado por la pandemia del SARS-CoV-2, los salones del automóvil europeos vuelven a salirse de escena, debido a las complicaciones que causan las restricciones sanitarias. En la otra punta del mundo, el país que primero sufrió la pandemia tiene otros planes, que no son bloqueados ni atados por la situación epidemiológica.

Los eventos de vehículos de China ya eran internacionalmente reconocidas antes del virus. Hoy, en una clara posición de ventaja con el resto de países anfitriones de estas grandes citas, busca convertirse en el principal foco de la industria del motor. Las marcas occidentales ya asistieron al cartel de novedades del Salón de Shanghái. Allí es donde las marcas chinas siempre buscan resaltar.

Sin embargo, en esta cita -que abrió sus puertas a finales de abril- también actuaron marcas europeas como Lamborghini, Mercedes-Benz o Volkswagen. La primera quiso presentar algunas grandes novedades que había preparado para la temporada. La segunda presumió de avances en la electrificación de sus vehículos. La tercera quería mostrar el «techo» de su gama eléctrica, con un modelo que de momento no saldrá de China. Mercedes quiere así competir con Tesla, pero mientras tanto China parece servirse de la pandemia para tomar la delantera.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.