Novedades

Actualización: por fin llega a España el Toyota Supra

Después de una larga espera, Toyota por fin reveló las imágenes y datos principales de un Supra completamente nuevo. Uno de los modelos que más debate han suscitado en los últimos años.

Imagen tres cuartos delantero del nuevo Toyota Supra GR de color amarillo

Ese debate tiene como punto de partida, básicamente, la esencia del producto. Durante décadas, el Supra fue un mito, un coupé llamativo, deportivo, creado en exclusiva por Toyota y con miles de seguidores por todo el mundo.

Sin embargo, después de casi un cuarto de siglo en el mercado y cuatro generaciones, en 2002 las circunstancias hicieron que la firma japonesa dejase de ofrecer en su catálogo el Supra. En realidad, muchos de los coupés japoneses de aquella época dejaron de fabricarse, entre ellos el Mitsubishi 3000 GT, los Nissan 200/300 SX, algo más tarde el Mazda RX-8…

Volviendo a Toyota, ha habido que esperar 17 años para volver a tener un Supra en los concesionarios de la marca. Un periodo de tiempo que, en un sector como en el automóvil, es casi equivalente a una era glaciar para la tierra.

Muchas cosas han pasado desde principios de este siglo; por ejemplo, las cada vez más habituales fusiones y acuerdos entre marcas de coches con el fin de subsistir a base de reducir costes e incrementar la competitividad y, por supuesto, la irrupción en todos los niveles, de la tecnologia aplicada a todos los componentes de un automóvil. Dos tendencias que han servido para revivir el ‘mito Supra’… o, tal vez, para enterrarlo.

Japonés que domina el alemán

En realidad, el Toyota Supra de quinta generación no es un desarrollo exclusivo de la casa nipona: es un proyecto con años a la espalda que se ha llevado a cabo de manera conjunta con BMW quien, a su vez, presentó hace uno meses el resultado de esta colaboración: un nuevo Z4.

Imagen interior del nuevo Toyota Supra GR de color amarillo

En palabras del ingeniero jefe del proyecto Supra, Tetsuya Tada, la idea era concebir un deportivo ‘en toda su pureza, sin ninguna concesión que pueda limitar el placer de conducción”. La cuestión es… ¿realmente se ha conseguido? ¿Supone un inconveniente trabajar junto con un socio -sobre todo si es de la talla de BMW- o representa una oportunidad de la que aprovecharse?

Si nos centramos en el diseño, no cabe duda de que estamos ante un coche llamativo y, en ese aspecto, cumple uno de los puntos del pliego de condiciones al que Tada parece referirse.

Puede que no sea tan exagerado como el modelo predecesor, pero sí que resulta original, diferente al resto de Toyota y tiene unas dimensiones contenida para que uso en el día a día no sea problemático -4,379 m de largo, 1,85 m de ancho y 1,29 m de alto-.

En ese exterior, el toque tecnológico lo ponen los faros delanteros compuestos por leds distribuidas en seis lentes; no hay estridencias aerodinámicas, colores chillones o sistemas de techo retráctil.

El interior no es tan mítico…

En cuanto al interior, aquí sí que se nota la mano de BMW. De hecho, elementos como el volante, la pantalla de 8,8”del sistema multimedia, los mandos de la consola central, la palanca del cambio y los botones que lo rodean… podríamos verlos en cualquier Serie 1.

Por suerte, la original instrumentación digital es exclusiva del Toyota. En todo caso, la tecnología ha hecho del habitáculo un lugar sofisticado, bastante alejado del toque simple y espartano de anteriores Supra.

Por lo que se refiere a dispositivos disponibles, no faltan elementos que nunca antes ofreció este coupé, como el climatizador bizona, el sistema de proyección de datos en el parabrisas -HUD-, un completo navegador, el acceso y arranque manos libres, la cámara trasera de ayuda al aparcamiento, un equipo de sonido con 10 altavoces…

También dispone de todos los asistentes a la conducción más conocidos del momento: detector de ángulo muerto para los retrovisores, avisador de cambio involuntario de carril, alerta por tráfico cruzado en la parte posterior del vehículo, control de velocidad inteligente… Todo viene de serie en la versión GR Sport con la que el coche inicia su venta en España.

Imagen tres cuartos trasero del nuevo Toyota Supra GR de color amarillo

Además, el Supra se suma a la tendencia de los coches conectados, al disponer en su sistema multimedia de la función ‘Supra Connect’ -para vincularlo con tu smartphone- y también dispone de su propia tarjera e-SIM integrada para contar con llamada de emergencia automática en caso de accidente.

Por último, la parte mecánica vuelve a tener acento germano: este coche se venderá con un motor 3.0 de seis cilindros en línea de gasolina, con turbo y una potencia de 340 CV -el mismo que equipan numerosos modelos de BMW-. Disponible únicamente con cambio automático de ocho marcas y propulsión a las ruedas traseras, será el Supra más rápido de la historia, con su aceleración de 0 a 100 en 4,3 segundos, si bien la velocidad máxima está autolimitada a 250 km/h.

En resumen, la tecnología y las sinergias han mejorado, indudablemente, a un coche como el Supra. También es verdad que ambos aspectos no contribuyen a reforzar su carácter de mito… pero pasando eso por alto, nos encontramos con un deportivo llamativo, razonable y sofisticado.

Estos días comienzan a llegar a España las primeras unidades; su precio es de 69.900 euros, con todo el equipamiento incluido… salvo la pintura metalizada. El único color sin sobreprecio es un llamativo amarillo, pero por otros 1.100 euros se puede escoger entre otros seis: rojo, azul, blanco, plata, gris y negro.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.