Tecnología HC

Este Toyota Supra sabe derrapar por sí mismo

Toyota y la Universidad de Stanford están usando un GR Supra para desarrollar un sistema autónomo de control de derrapajes. ¿Confiarías en este coche antes que en un conductor humano?

¿Quién dijo que los coches autónomos no serían emocionantes? El Instituto de Investigación de Toyota (TRI, Toyota Research Institute) y científicos de la Universidad de Stanford están trabajando en una versión del Toyota GR Supra capaz de hacer los derrapajes más espectaculares… por motivos de seguridad

Este GR Supra puede derrapar de manera autónoma, sin aportes del conductor. El proyecto forma parte de la plataforma Toyota Guardian. Dicho conjunto de dispositivos recurre a “sofisticados algoritmos de control, que amplían las capacidades humanas y mantienen a la gente segura”. Así lo explica Gill Pratt, CEO del Toyota Research Institute y científico jefe de la Toyota Motor Corporation.

Si bien es cierto que la mayoría de los accidentes se producen en situaciones cotidianas, nadie está a salvo de tener que efectuar un derrapaje repentino; como, por ejemplo, si el asfalto está muy resbaladizo, o si se nos cruza un animal. Cuando eso ocurre, las maniobras evasivas llevan al vehículo “a exceder los límites normales de la manejabilidad”, continúa Pratt. ¿Cuál es la solución de Toyota? Caminar hacia vehículos que corrijan los derrapajes por sí solos, sin intervención del conductor; en otras palabras, un nuevo sistema de conducción autónoma. Así, cuando no queda más remedio que derrapar, el software del Supra controla el régimen de revoluciones, la dirección y los frenos (incluido el freno de mano).

El DeLorean, ¡antecesor del Supra!

Para este proyecto, el instituto TRI ha unido sus fuerzas con el Laboratorio de Diseño Dinámico de la Universidad de Stanford, capitaneado por Chris Gerdes. El grupo de Gerdes lleva trabajando desde el año 2008 en una colección de algoritmos, para que los coches del mañana respondan autónomamente las emergencias más delicadas. De hecho, a Toyota le inspiró su artículo académico sobre planificación de los movimientos del vehículo, y el control de éstos mediante los frenos. En aquella investigación, los hombres de Stanford usaron un DeLorean al que bautizaron como MARTY, para probar un sistema de gestión electrónica de frenos y dirección en un vehículo de tracción trasera.

El GR Supra autónomo cuenta con toda una configuración de competición, incluyendo unos ejes más anchos. En el proyecto ha colaborado incluso la división de competición de la marca, Toyota Racing Development (TRD). Al fin y al cabo, ellos deben saber algo sobre “drifting”… Y es que la marca siempre se ha inspirado en los pilotos de carreras para desarrollar los dispositivos Toyota Guardian. Es más, para el Supra de “drifting” se ha beneficiado directamente del asesoramiento de pilotos profesionales.

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor, escribe tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.